“Soy Dios, puedo hacerlo” alega hombre empujó mujer a su muerte en el metro de Nueva York

El hombre acusado de empujar a una mujer asiática frente a un tren subterráneo en la ciudad de Nueva York tiene antecedentes penales que datan de 1998, dijo la policía a los periodistas.

El ataque fatal, que las autoridades consideraron “no provocado”, ocurrió en la estación de metro Times Square-42nd Street alrededor de las 9:40 am del sábado.

Michelle Alyssa Go, de 40 años, estaba esperando un tren R en dirección sur cuando Simon Martial, de 61 años, supuestamente la empujó hacia las vías.

Martial, de quien se informó que no tenía hogar, huyó de la escena pero se entregó menos de una hora después, informó CNN.

La policía acusó a Martial de asesinato en segundo grado. Cuando los reporteros le preguntaron sobre su motivo, dijo que la víctima “robó mi maldita chaqueta”, según el New York Post.

Marcial también afirmó ser dios. “Sí, porque yo soy Dios”, dijo. «Sí, lo hice. Soy Dios, puedo hacerlo”.

Sin embargo, el comisionado del Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York, Keechant Sewell, dijo que el incidente parece «no provocado». Dijo a los periodistas que “la víctima no parece haber tenido ninguna interacción con el sujeto”.

Una segunda mujer alegó que Martial se le acercó antes de que él se acercara a Go. Pero la mujer, que no es asiática, pudo mantener la distancia.

“Él se acerca a ella y se mete en su espacio. Se alarma mucho, mucho”, dijo el subjefe del Departamento de Policía de Nueva York, Jason Wilcox, según Fox News.

“Ella trata de alejarse de él y él se acerca a ella, y ella siente que él estaba a punto de empujarla físicamente hacia el tren”, continuó Wilcox. “Mientras se aleja, es testigo del crimen en el que él empuja a la víctima frente al tren”.

Wilcox dijo que Martial tiene antecedentes penales y señaló “tres encuentros emocionalmente perturbados” registrados. Fue arrestado en 1998 y nuevamente en 2017 por intentar robar a los taxistas, según WABC.

Martial ha sido arrestado 10 veces desde 1998, informó el New York Daily News . Si bien el último ataque no se considera un crimen de odio, ha causado temor en la comunidad asiático-estadounidense.

“Este último ataque que causó la muerte de la mujer asiático-estadounidense en la estación de metro de Times Square es particularmente horrible para nuestra comunidad”, dijo Margaret Fung, directora ejecutiva del Fondo de Educación y Defensa Legal Asiático-Estadounidense, según KARE 11. “Estos ataques han dejado a los estadounidenses de origen asiático en toda la ciudad y en todo el país sintiéndose vulnerables y deben detenerse”.

Phil Wong, un hombre de negocios y activista político de Queens, atribuyó el miedo de la comunidad en parte a las “pautas de sentencia indulgentes” del fiscal de distrito Alvin Bragg. El abogado de un hombre acusado de atacar y robar a un buen samaritano coreano-estadounidense en Midtown el miércoles citó esas políticas al exigir la liberación de su cliente, que es un delincuente reincidente.

“La gente tiene miedo porque sabemos que [Bragg] dejará libres a los criminales violentos y los asiáticos de la ciudad serán las víctimas”, dijo Wong al New York Post.

El alcalde Eric Adams, por otro lado, enfatizó la importancia de abordar la salud mental en la ciudad. A principios de este mes, Adams y la gobernadora Kathy Hochul (DN.Y.) anunciaron una iniciativa llamada Safe Options Support (SOS), que «incorporará» profesionales capacitados, incluidos profesionales médicos y trabajadores sociales, para llegar y ofrecer recursos a las personas sin hogar. .

“Queremos seguir destacando cuán imperativo es que las personas reciban los servicios de salud mental adecuados, particularmente en nuestro sistema de metro”, dijo Adams. “Perder a un neoyorquino de esta manera solo seguirá elevando los temores de las personas que no usan nuestro sistema de metro”.

Según los informes, el operador del tren que presenció el incidente reciente sufrió un “trauma increíble” y fue llevado al Hospital Bellevue.

“Nuestros corazones están con la víctima, obviamente, pero también con el operador del tren que tiene un trauma increíble por haber experimentado, desafortunadamente, ese momento en que empujaron a alguien frente a su tren”, dijo el presidente interino de la Autoridad de Transporte Metropolitano, Janno Lieber, según a la gente

Canella Gómez, vicepresidenta del Sindicato de Trabajadores del Transporte Local 100, describió el incidente como “la parte del trabajo para la que nadie está realmente preparado física, mental o emocionalmente”, informó el New York Daily News.

“Ningún operador de trenes viene a trabajar esperando que un pasajero sea arrojado frente a su tren”, dijo Gómez.

Noticia relacionada

Mujer muere tras ser empujada a las vías del metro en Nueva York