Vladimir Putin afirma que el Este de Ucrania es ruso

El presidente de Rusia Vladimir Putin, afirmó hoy que el Este de Ucrania es ruso y exigió a la OTAN “garantías de seguridad”, en medio de los temores de una invasión rusa.

Putin, hablando durante su conferencia de prensa anual de fin de año, describió a Ucrania como «territorios históricos» que quedaron fuera de Rusia después del colapso de la Unión Soviética.

Dijo que Donbass, una región ucraniana en la frontera con Rusia, «nunca pensó en sí misma algo más que parte de Rusia» y que se vio obligado a hacer algo al respecto en 2014.

Los comentarios fueron algunos de los más fuertes de Putin en la historia de Ucrania y son una posible indicación de hasta dónde puede estar dispuesto a llegar el hombre fuerte ruso.

Putin también exigió que la OTAN brinde «garantías» de que la organización no se expandirá «más hacia el este» e insistió en que la acumulación en la frontera de Ucrania era una fuerza de defensa reunida por razones de «seguridad», minimizando la perspectiva de una invasión.

Los gobiernos occidentales han estado advirtiendo durante semanas que Putin parece estar preparando decenas de miles de tropas, tanques y piezas de artillería en una velada amenaza de invasión que persiste en la frontera oriental de Ucrania.

Estados Unidos y Europa han advertido a Rusia que corre el riesgo de recibir sanciones sin precedentes si lanza un ataque militar contra Ucrania, aliada de la OTAN.

Ambas partes han tratado de abrir conversaciones de estabilidad estratégica para resolver la crisis y el hombre fuerte ruso describió hoy los planes para iniciar negociaciones en Ginebra en el nuevo año como ‘positivos, pero agregó: ‘La pelota está en su cancha’.

Putin describió hoy la reciente concentración de tropas en la frontera oriental de Ucrania como parte de un esfuerzo por defender a Rusia y a los rusos étnicos que viven en la nación vecina.

Dijo que Rusia «no tenía más remedio» que actuar para proteger a la minoría dividida en Ucrania después de la caída de la Unión Soviética y afirmó que Kiev había consignado a los rusos en el país al estatus de ciudadanos de segunda clase. 

«Están expulsando a los rusos y a la población de habla rusa de su territorio histórico», dijo.

‘El futuro de Donbass debe ser determinado por las personas que viven en Donbass … No puede ser de otra manera. Vemos nuestro papel como mediadores en la creación de las mejores condiciones para determinar el futuro de las personas que viven en este territorio”.

Putin acusó a Occidente de belicista en Ucrania al crear un sentimiento anti-ruso, reforzado constantemente con armas modernas y lavando el cerebro a la población, y agregó que “Estados Unidos nos advirtió que no nos interpongamos en el camino, o habrá sanciones”.

“Ahora nos dicen, guerra, guerra, guerra. Parece que están preparando otra operación (en Donbass) y nos están advirtiendo que no nos interpongamos, o habrán sanciones”, dijo.

“Esta no es nuestra elección, no queremos esto. Tenemos que pensar en garantizar nuestras perspectivas de seguridad no solo para hoy y la próxima semana, sino también para el futuro cercano”, agregó.

Dijo que Rusia no puede seguir viviendo en constante anticipación a las inminentes amenazas a la seguridad planteadas por el posible despliegue de armas occidentales en Ucrania.

“¿Estamos poniendo misiles junto a las fronteras de Estados Unidos? No, es Estados Unidos el que ha venido a nosotros con sus misiles, ya están en nuestra puerta”.

Y argumentó que las armas occidentales podrían alentar a las fuerzas belicistas en Ucrania a intentar recuperar el control de las regiones separatistas respaldadas por Rusia por la fuerza e incluso intentar recuperar Crimea, que Rusia anexó a Ucrania en 2014.   

“El curso de las negociaciones no es importante para nosotros, el resultado es importante … Ni un centímetro hacia el Este, nos decían en los 90. ¿Y qué? ¡Hicieron trampa, simplemente nos engañaron descaradamente! Cinco oleadas de expansión de la OTAN y ahora, por favor, los sistemas de misiles están apareciendo en Rumanía y Polonia”.

Putin ha negado tener planes de lanzar un ataque, pero ha descrito la expansión de la OTAN y el despliegue de armas en Ucrania como una “línea roja”.

Los altos funcionarios del Kremlin y de defensa se han vuelto cada vez más insistentes en que Occidente y la OTAN están pisoteando las líneas rojas de seguridad de Moscú e invadiendo peligrosamente las fronteras de Rusia.

La semana pasada, Moscú presentó borradores de documentos de seguridad exigiendo que la OTAN niegue la membresía a Ucrania y otros países exsoviéticos y haga retroceder los despliegues militares de la alianza en Europa Central y Oriental.

Un principio clave de la alianza de la OTAN es que la membresía está abierta a cualquier país calificado.

Estados Unidos y sus aliados han dicho que no le darán a Rusia el tipo de garantía sobre Ucrania que Putin quiere, pero los funcionarios estadounidenses están consultando con los aliados europeos antes de las conversaciones de Ginebra.  

Putin dijo que la disposición de Washington para discutir las propuestas de seguridad de Rusia para frenar la expansión hacia el este de la OTAN era positiva.

“No debe haber ninguna expansión de la OTAN hacia el Este … La pelota está en su cancha. Necesitan darnos alguna respuesta. En general, vemos una reacción positiva”, dijo.

“Los socios estadounidenses nos dijeron que están listos para comenzar esta discusión a principios del próximo año en Ginebra”, dijo Putin, y agregó que se han designado representantes de ambas partes.

Las crecientes tensiones alcanzaron su punto máximo esta semana cuando Putin prometió que Rusia tomaría las medidas militares de “represalia apropiada” en respuesta a lo que llamó la “postura agresiva” de Occidente.

En un discurso a los funcionarios de defensa, anunció que un nuevo arsenal de misiles hipersónicos que había descrito anteriormente como “invencibles” se acercaba a la preparación para el combate.

Pero el líder ruso también sugirió que cualquier acuerdo con Washington sería inútil ya que “se retira fácilmente de todos los tratados internacionales”.

Putin, en el poder durante más de dos décadas y un agente de la KGB durante la era de la Unión Soviética, ha descrito su colapso hace tres décadas como “el mayor desastre geopolítico del siglo XX”.

La guerra en el Este de Ucrania, que ha dejado más de 14.000 muertes, escaló en la primavera de 2014 tras una revolución pro occidental en Kiev, seguida de la anexión de la península de Crimea por Moscú.