Médico califica como “locura” y “teatro político” salida de Trump para saludar partidarios

Un médico del centro médico Walter Reed donde Donald Trump está siendo tratado actualmente por COVID-19 describió la decisión del presidente de ir a saludar a los partidarios como una “locura”.

El Dr. James Phillips, jefe de medicina de desastres de la división de Medicina de Emergencia de la Universidad George Washington y consultor de COVID-19 que se especializa en cómo reabrir de manera segura, condenó el viaje del presidente el domingo por la tarde.

Dijo que era peligroso e imprudente, en comentarios que rápidamente se volvieron virales, obteniendo más de 100.000 “me gusta” y 40.000 retweets en la primera hora.  

“Cada persona en el vehículo durante ese drive-by presidencial completamente innecesario ahora tiene que ser puesta en cuarentena durante 14 días”, señaló.

“Pueden enfermarse. Pueden morir. Para teatro político mandados por Trump a poner en riesgo sus vidas. Esto es una locura”, agregó.

Dijo que el diseño del vehículo presidencial, específicamente modificado para proteger a los pasajeros de los ataques, hizo que la conducción fuera aún más peligrosa.

“Ese SUV presidencial no solo es a prueba de balas, sino que está sellado herméticamente contra ataques químicos. El riesgo de transmisión de COVID-19 en el interior es tan alto como fuera de los procedimientos médicos”, continuó.

“La irresponsabilidad es asombrosa. Mis pensamientos están con el Servicio Secreto, obligado a jugar”.

Este domingo, el presidente Donald Trump hizo una visita sorpresa de último minuto fuera del Centro Médico Walter Reed, para agradecer a sus leales partidarios.

El presidente vestía traje, pero sin equipo de protección más allá de su máscara facial. En el asiento del pasajero delantero había una persona que vestía bata, mascarilla y protector facial.

No estaba claro si el conductor estaba protegido de manera similar o los agentes del Servicio Secreto que, según los informes, también estaban en el automóvil.

El presidente ingresó al hospital el viernes por la noche después de dar positivo por el coronavirus.

Un segundo médico, Jonathan Reiner, profesor de medicina y cirugía en la Universidad George Washington, se hizo eco de la condena del Dr. Phillips.

“Al dar un paseo alegre frente a Walter Reed, el presidente está poniendo en grave riesgo a su destacamento del Servicio Secreto”, dijo.

“En el hospital, cuando entramos en contacto cercano con un paciente de COVID, nos vestimos con EPP completo: bata, guantes, N95, protección para los ojos, gorro. Este es el colmo de la irresponsabilidad”, dijo.

Y el Dr. Craig Spencer, un médico de emergencias que sobrevivió al ébola y actualmente es director de salud global en medicina de emergencia en la Universidad de Columbia, se sorprendió por el “paseo de placer” del presidente.

“Momentos después de decir “Aprendí mucho sobre COVID”, el presidente da un paseo en un espacio cerrado con personas presuntamente negativas a COVID-19, todo mientras toma medicamentos experimentales”, dijo.

La Casa Blanca dijo que el presidente hizo un viaje corto y luego regresó a la suite presidencial dentro del hospital.

“El presidente Trump tomó una pequeña caravana de última hora para saludar a sus partidarios afuera y ahora ha regresado a la suite presidencial dentro de Walter Reed”, dijo el subsecretario de prensa de la Casa Blanca, Judd Deere, en un comunicado.

“Se tomaron las precauciones adecuadas en la ejecución de este movimiento para proteger al presidente y a todos los que lo apoyan. El equipo médico aprobó el movimiento como seguro”, dice el comunicado.

Por su lado, el cuerpo de prensa de la Casa Blanca emitió un comunicado en el que condenaba a la administración Trump por no mantenerlos informados de su paradero.

No les habían advertido que el presidente estaba a punto de salir del hospital, rompiendo el protocolo habitual de mantener informados a los reporteros de la piscina.

“Es indignante que el presidente haya abandonado el hospital, aunque sea brevemente, en medio de una crisis de salud sin un grupo protector presente para garantizar que el pueblo estadounidense sepa dónde está su presidente y cómo le va”, dijo la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca.

“Ahora más que nunca, el público estadounidense merece una cobertura independiente del presidente para que pueda estar informado de manera confiable sobre su salud”, aseguró la Asociación.