Joe Biden y Vladimir Putin acuerdan el retorno de sus embajadores tras cumbre

Una primera cumbre entre el presidente estadounidense Joe Biden y su homólogo ruso fue “constructiva”, dijo Vladimir Putin el miércoles después de que terminaron las conversaciones en Ginebra.

“La conversación fue absolutamente constructiva”, dijo Putin a los periodistas, y agregó que las partes habían acordado que sus embajadores regresaran en un pequeño gesto de distención en sus tensas relaciones.

Los embajadores “regresarán a su lugar de trabajo. Cuándo exactamente es una cuestión puramente técnica”, dijo Putin a los periodistas después de la cumbre, que duró unas tres horas y media.

Las relaciones diplomáticas entre Moscú y Washington prácticamente se habían roto desde que Biden asumió el cargo en enero.

Después de que Biden comparó a Putin con un “asesino”, Rusia dio en marzo el raro paso de llamar a su embajador Anatoly Antonov. El enviado de Estados Unidos, John Sullivan, también regresó a Washington.

A pesar de las tensiones, la cumbre en una elegante villa a orillas del lago Lemán tuvo un buen comienzo, con los dos líderes dándose la mano y tomando notas cautelosamente positivas.

Biden, quien estaba programado para realizar una conferencia de prensa separada más tarde, presionó a Putin para que reemplazara el enfrentamiento entre Estados Unidos y Rusia con una relación más “predecible” entre “dos grandes potencias” capaces de estar de acuerdo en estar en desacuerdo.

Hizo hincapié en su deseo de sacar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia de su trayectoria cada vez más inestable, en la que Washington acusa al Kremlin de todo, desde entrometerse en las elecciones hasta la guerra cibernética.

Por eso, Biden tomó la iniciativa y tendió la mano a Putin. “Siempre es mejor verse cara a cara”, dijo el mandatario estadounidense al inicio del encuentro, el primero con el líder ruso desde que llegó a la Casa Blanca en enero.

“Estamos tratando de determinar dónde tenemos un interés mutuo, dónde podemos cooperar y dónde no, establecer una forma predecible y racional en la que no estemos de acuerdo: dos grandes potencias”, dijo Biden.

Putin señaló al comienzo de la reunión que “muchos temas” necesitan ser abordados “al más alto nivel” y que esperaba que la reunión fuera “productiva”.

En su conferencia de prensa posterior a la cumbre, Putin señaló avances en varias áreas, incluido un acuerdo para “iniciar consultas sobre ciberseguridad”.

La aparente oferta de Biden de una mayor comprensión, si no necesariamente una relación amistosa, contribuyó en gran medida a lo que supuestamente busca Putin: un mayor respeto en el escenario mundial.

La referencia a Estados Unidos y Rusia como “dos grandes potencias” seguramente complacería al líder del Kremlin, que ha dominado a su país durante dos décadas, enfureciendo a Occidente con invasiones de Ucrania y Georgia y, a menudo, brutal aplastamiento de la disidencia política.

Las expectativas eran bajas para algo más que un modesto deshielo en las relaciones.

Ilustrando la frialdad, no hubo comida compartida durante las conversaciones, a las que asistieron los ministros de Relaciones Exteriores de los dos países y luego un grupo ampliado de funcionarios.

Ambos mandatarios hablaron delante de los periodistas al comienzo de la cumbre, antes de que los reporteros fueran sacados de la sala.

Preguntado sobre si confiaba en Putin, Biden sacudió su cabeza arriba y abajo en una manera que pareció afirmativa. Sin embargo, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que ese gesto fue malinterpretado.

“Durante un caótico libre para todos con miembros de la prensa gritando preguntas unos sobre otros, el presidente asintió con la cabeza general en dirección a los medios”, dijo en un comunicado. “No estaba respondiendo a ninguna pregunta ni a nada más que al caos”.

Por otro lado, un reportero cuestionó al mandatario ruso sobre si temía al opositor encarcelado Alexei Navalny y acerca de qué haría si Ucrania se uniera a la OTAN, ante lo que Putin elevó la vista y no contestó.

Luego las puertas se cerraron y los presidentes y sus ministros se quedaron a solas, únicamente acompañados por sus intérpretes, para empezar a conversar sobre la extensa agenda que les espera

En torno a las 14.30 (12.30 GMT) comenzó una primera reunión en formato ampliado con otros cinco miembros de cada una de las dos delegaciones, que terminó después de unos 90 minutos. Una segunda parte con esta estructura continuó a las 16.15 (14.15 GMT). La cumbre terminó a las 17H05 (15H05 GMT), informó la Casa Blanca.

Conversaciones “constructivas”
Putin llegó a la cumbre con el argumento de que Moscú simplemente está desafiando la hegemonía de Estados Unidos, como parte de un intento por promover un mundo llamado “multipolar” que ha visto a Rusia acercarse al adversario posiblemente aún más poderoso de Estados Unidos, China.

El mandatario ruso mantuvo este argumento en la conferencia de prensa que brindó después de la cumbre, aunque calificó de “constructivo” su encuentro con Biden y anunció que los embajadores de EEUU en Moscú y de Rusia en Washington, John Sullivan y Anatoli Antónov, respectivamente regresarán a sus lugares de trabajo próximamente.

“Regresarán a su lugar de trabajo. Cuándo exactamente es una cuestión puramente técnica”, dijo a los periodistas Putin.

Las relaciones diplomáticas entre Moscú y Washington estaban muy degradadas desde que el actual mandatario estadounidense llegó al poder en enero.

Después que Biden comparara a Putin con un “asesino”, Rusia llamó a consultas en marzo a su embajador Anatoli Antonov y dijo que su par estadounidense en Moscú, John Sullivan, debería regresar a Washington.

Sullivan abandonó Moscú en abril cuando ambos países anunciaron una ola de sanciones y de expulsiones de diplomáticos.

Putin también anunció que Rusia y EEUU iniciarán consultas sobre ciberseguridad tras las acusaciones estadounidenses sobre supuestos ataques desde territorio ruso, aunque negó que el Kremlin sea responsable.

“Creemos que la esfera de la ciberseguridad es muy importante en el mundo. ¿Qué tiene que ver Rusia con eso? Nada. Nosotros también somos víctimas de esto”, dijo Putin, quien subrayó que en este ámbito “es necesario dejar de lado todo tipo de insinuación y comenzar a trabajar a nivel de expertos en interés de Estados Unidos y de Rusia”.

“En principio, hemos llegado a un acuerdo en esto y Rusia está preparada para ello”, añadió el mandatario ruso, quien recalcó que el ámbito de la ciberseguridad es muy importante para el mundo en general.

Putin indicó que Rusia también sufre ciberataques y citó como ejemplo un ataque contra el sistema sanitario de una de las entidades federadas rusas.

“Desde luego, vemos desde dónde proceden los ataques, vemos que este trabajo se coordina desde el ciberespacio de Estados Unidos”, señaló.

Al mismo tiempo, Putin manifestó que no cree que Estados Unidos esté “interesado en manipulaciones de ese tipo”.

Putin también se refirió al conflicto en el Dombás en Ucrania, desatado por separatistas prorussos. El mandatario acusó a Kiev de querer incumplir los acuerdos de Minsk, en la que los gobernantes de Ucrania, Rusia, Francia y Alemania llegaron a un acuerdo para aliviar la guerra civil en el este de Ucrania.

También abordó el tema de los derechos humanos y la persecución de la oposición rusa, entre ellos el encarcelado Alexei Navalny, a quien se refirió como “esa persona”. Putin negó cualquier persecución y dijo que Navalny sabía que “violaba la ley”.

Fuente: Infobae.com