Diputados aplazan «indefinidamente» conocimiento del Código Penal y someten uno nuevo

Santo Domingo.- La Cámara de Diputados de República Dominicana recomenzó este martes el trámite legislativo del nuevo Código Penal.

Un proyecto de ley que ha causado polémica principalmente por ser considerado muy restrictivo con el aborto.

En una sesión del pleno de la Cámara baja, los diputados aplazaron «indefinidamente» la votación del proyecto que se venía discutiendo en el hemiciclo desde el pasado diciembre y comenzaron la discusión del nuevo proyecto.

El nuevo texto fue enviado a una comisión especial, que deberá rendir un informe este miércoles.

Para luego dar paso a la lectura del texto en el pleno a partir de la próxima semana, explicó el presidente de los Diputados, Alfredo Pacheco.

El nuevo proyecto, presentado por el diputado conservador Rogelio Alfonso Genao, introduce dos cambios con respecto al anterior proyecto, que aluden a temas como la familia o la orientación sexual.

La primera alteración propuesta estipula que la disciplina de padres a hijos no pueda ser tipificada como violencia intrafamiliar.

El otro cambio elimina el párrafo que consideraba un agravante en el delito de violación el caso de que esta se realice con la intención de corregir la orientación sexual de la víctima.

El punto más polémico del Código Penal continúa sin cambios, que es la cuestión del aborto, una práctica que está totalmente prohibida en República Dominicana.

El proyecto propone que se permita el aborto solo para tratar de salvar la vida a la madre o al feto, y en el único caso de que se hayan agotado todos los medios médicos para tratar de evitarlo.

Los grupos feministas luchan desde hace décadas en República Dominicana para tratar de que se apruebe el derecho de las mujeres a decidir sobre el aborto en tres situaciones excepcionales: la violación o incesto, el riesgo de muerte de la madre y una malformación congénita incompatible con la vida.

Los intentos de renovación del Código Penal se arrastran desde hace dos décadas.

Los dos últimos, en 2014 y en 2016, fracasaron por la cuestión del aborto, ya que el entonces presidente, Danilo Medina, vetó su aprobación por no incluir las tres causales de la interrupción del embarazo.

Los grupos feministas exigen que el aborto se despenalice en tres circunstancias: el riesgo para la vida de la madre, la violación o el incesto y si un feto con malformación no tiene posibilidad alguna de sobrevivir después del parto.