Emprendedora negra versus emprendedora blanca

Aunque ambas historias se desarrollan en épocas muy distantes, al conocer la vida de estas dos mujeres, sentí que las dos podían ser comparadas por su gran perseverancia, que hizo que rebasaran todas las dificultades:

Madam C.J. Walker: Conocí su vida a través de la serie “Una mujer hecha a sí misma”, la cual narra la historia nunca contada sobre ella, quien tras innumerables humillaciones y maltratos, desarrolló una fórmula para inducir al crecimiento del pelo de la mujer negra. Su vida se desarrolla en los Estados Unidos.

Se convirtió en la primera millonaria afroamericana por mérito propio, luego de trabajar durante 20 años como lavandera, ganando un dólar y medio a la semana. Todo cambió cuando descubrió el producto antes mencionado.

Aquí en República Dominicana, tenemos a Indira Ramos, quien a la edad de 19 años de edad, salió a un paseo de fin de semana con sus amigos, sufriendo un aparatoso accidente. En el mismo se fractura la pelvis, ambos fémures, la cervical y además se le detectó tierra en los pulmones. Se vio obligada a enfrentar la pérdida de su mejor amigo y de su compañera de universidad.

Permaneció durante un mes en cuidados intensivos, se le practicaron 8 operaciones, se necesitaron 30 pintas de sangre. Esto la obligó a permanecer sin movimiento, siendo sentenciada por los médicos a permanecer un año sin caminar, ni realizar ningún tipo de actividad.

A pesar de que la situación por la cual atravesaba era insoportable, tuvo que apegarse a la fe y entender que no debía darse por vencida. Fueron momentos muy duros que la ayudaron a ser fuerte y a comprender que todo lo que le había sucedido obedecía a un plan de Dios.

Dentro de los grandes retos que tuvo que enfrentar, estuvo aprender a caminar.

En la entrevista que vi, ella narró cómo su hermoso y largo pelo se enredó de tal forma que hubo la necesidad de pasarle un “abejón”.

Luego de superar una gran depresión, se afianzó en su cerebro la firme idea de volver a caminar y de que su pelo volviera a crecer. Es entonces cuando comienza a mezclar ingredientes naturales, a crear productos para el cabello y a ponerlos a prueba. Se sorprendió grandemente cuando pudo observar que el mismo empezó a crecer fuerte y sano, sintiéndose muy motivada, debido a que lo que pensó que tardaría años en lograr comenzó a dar resultados en meses. Cuando sucedió todo lo narrado, ella era estudiante de medicina.

Cuando logró su recuperación, con los recursos obtenidos con la venta de sus productos, se trasladó a Buenos Aires, Argentina, donde se convirtió en experta en química cosmética. Luego creó su propia empresa, HAIR PLUS, con la intención de ayudar a otras mujeres que tuvieran problemas similares al de ella, caída del cabello y falta de crecimiento.

Los productos comienzan a agarrar fama y la gente que los consumía, a medida que comprobaban los resultados a corto tiempo, iban regando la voz.

El proyecto que inició en medio de una situación desgarradora. Al principio, el producto a ofrecer era un shampoo, hoy está disponible como toda una línea completa para el pelo, en una gran cantidad de puntos comerciales dentro y fuera del país.

Además de trabajar para el cabello lacio, desarrolló la línea Combo Afro Plus para el pelo rizado.

Ambas mujeres son grandes ejemplos para trabajar la motivación, cuando sentimos que todo está perdido, pues ambas han demostrado, que no importa ni la edad, ni la raza, cuando mantenemos la fe y certeza de que lograremos nuestros objetivos.

Por Epifania de la Cruz (epifaniadelacruz@ gmail.com / www.renacerparatodos.net)

*La autora es psicóloga clínica