Canciller haitiano dice afluentes de su país alimentan el río Masacre; apuesta por entendimiento

Santo Domingo.- El doctor Claude Joseph, primer ministro interino y canciller de Haití, afirmó hoy en el inicio de la reunión de la Comisión Mixta Bilateral Dominico-Haitiana para tratar el tema del uso de las aguas binacionales del río Masacre, que su país apuesta por el diálogo y el entendimiento común para resolver el impasse que se ha presentado sobre el acuífero fronterizo.

«Mi presencia en el acto de inauguración de esta reunión técnica, en mi doble calidad de primer ministro interino y ministro de Asuntos Extranjeros, significa la determinación del Gobierno de la República de Haití de evitar que este malentendido que parece surgir en la gestión y el uso de las aguas del río Masacre degenere en un conflicto latente entre las poblaciones de la zona fronteriza», dijo Joseph.

Sostuvo que existe un malentendido o malas interpretación sobre el río Masacre que con el diálogo se pueden disipar. «El asunto que hoy nos reúne ha sido objeto de ciertos malentendidos o malas interpretaciones por ambas partes que, muy afortunadamente, gracias a la serenidad, la superación y el desinterés de los responsables al más alto nivel de ambos países, lo cual espero y sinceramente deseo, se disipará rápidamente. Cuento con la perspicacia y el sentido de concertación de los técnicos de las dos Secretarías Técnicas de la Comisión Mixta Bilateral aquí presentes», expresó.

«Debemos, en todo momento trabajar para desarrollar y mantener relaciones de buena vecindad entre los dos Estados que comparten la isla, con estricto respeto a los derechos y la soberanía de ambos. Es por ello que el Gobierno haitiano opta por el uso de los mecanismos existentes, el escrupuloso respeto a los principios del derecho internacional y los tratados bilaterales suscritos por ambos países, en particular los relacionados con el uso equitativo de los cursos de agua transfronterizas, especialmente el Acuerdo sobre la Delimitación fronteriza de 1929 así como el Acuerdo de Amistad, de Paz perpetua y de Arbitraje de 1935», agregó.

Destacó que la obra de riego que se está construyendo en el río Masacre es parte del uso equitativo de los recursos hídricos compartidos por los dos Estados, pero que el gobierno haitiano es sensible a las preocupaciones que surgen de la construcción de esa estructura.

También reconoció el carácter legítimo e inalienable que tiene el gobierno dominicano a defender los intereses de la República Dominicana y del pueblo dominicano.

“Tienen derecho a estar preocupado por lo que está sucediendo en la frontera compartida por los dos países y asegurarse, con toda razón, que la acción del Estado haitiano no dañe ni perjudique estos intereses. Este es exactamente el caso del gobierno haitiano», dijo.

Afluentes haitianos alimentan el río Masacre

El Primer Ministro Interino y canciller de la República de Haití recordó que varios afluentes que nacen en su país alimentan al río Masacre. «Queremos llamar la atención de nuestros amigos y vecinos dominicanos sobre el hecho que el río Masacre es el segundo río transfronterizo más importante de nuestro país”.

“Si se origina en República Dominicana, en el Pico del Gallo, en la vertiente norte de la Cordillera Central, sus dos principales afluentes son dos ríos haitianos, el río Capotille y el río Gens de Nantes. Tiene un afluente, el río Lamatrie, que también se encuentra en su totalidad en territorio haitiano. Por lo tanto, está claro que el río Massacre es alimentado por grandes ríos haitianos que aumentan su caudal».

Sobre el canal que se construye en el río Masacre

Aclaró que esta es la primera obra que la República de Haití está construyendo sobre el río Masacre, mientras que sus vecinos y amigos dominicanos ya levantaron construcciones, hicieron canales de toma e incluso mantuvieron una represa, aguas abajo de Pitobert, el lugar donde está prevista la captura de Haití.

“Bajo el principio de equidad en el uso de los recursos hidráulicos compartidos, consagrado en los instrumentos internacionales y bilaterales antes citados, esta primera intervención haitiana en el río no debería causar demasiados problemas», dijo.

Una solución duradera

Expresó que cualquier solución duradera a este malentendido debe basarse en la Convención de Nueva York de1997 sobre el uso de cursos de agua internacionales para fines distintos de la navegación y en la Convención de Helsinki de 1992 sobre la protección y el uso de cursos de agua, ríos transfronterizos y lagos internacionales.

El objetivo de la reunión de hoy, dijo el canciller Claude Joseph, es precisamente explorar formas y medios para disipar cualquier malentendido sobre el alcance real y el propósito del proyecto de riego que el gobierno haitiano está llevando a cabo en el río Masacre.

«Ya es hora de que ambos países acuerden un marco integral para la gestión de los recursos hidráulicos compartidos, no solo en Ouanaminthe-Dajabón, sino en todos los demás puntos de la frontera terrestre», indicó.