Arrestan a Frank James, el sospechoso del tiroteo en el metro de Nueva York

Nueva York.-El sospechoso de los tiroteos en el metro de Brooklyn fue arrestado después de que lo vieran en un McDonald’s en East Village.

Frank James, de 62 años, enfrentará cargos federales de terrorismo por el ataque del martes contra pasajeros del metro en Sunset Park, el cual dejó a 10 personas con heridas de bala y otras 18 heridas.

James fue detenido “sin incidentes” a la 1:42 pm del miércoles, por patrullas de la policía de Nueva York en la esquina de St Mark’s Place y 1st Avenue en East Village.

Un testigo llamó a Crimestoppers para informar que había visto a James en el McDonald’s en 1st Avenue, y las unidades policiales lo ubicaron minutos después.

En una conferencia de prensa el miércoles, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, declaró: “Mis compañeros neoyorquinos. Lo tenemos. Lo tenemos”.

Adams agradeció a los “neoyorquinos comunes” que llamaron para ayudar a localizar al sospechoso.

“Treinta y tres disparos, pero menos de 30 horas después, podemos decir que lo atrapamos”, dijo.

Un vídeo del arresto publicado por la cuenta de Twitter NY Actions muestra cómo a Adams lo rodean policías y lo meten en la patrulla en 1st Avenue entre St Marks Place y East 9th St. Tenía las manos esposadas a la espalda, vestía una gorra negra y pantalones oscuros.

Un segundo vídeo publicado en la cuenta NY_Actions muestra que en el arresto de James lo conducen tranquilamente a la patrulla de policía.

Varios neoyorquinos publicaron imágenes quien sospechaban que era James en las redes sociales el miércoles.

Uno, conocido como Jackson D, publicó varias fotos del sospechoso alrededor de las 11 am con la descripción: “¿Posible avistamiento de Frank James?”.

Una hora más tarde, agregó: “Traté de llamar esto e informé a Crime Stoppers. ¿Algo más que deba hacer?”.

La cuenta oficial de NYPD Crimestoppers respondió casi dos horas y media después del tuit inicial de Jackson y solicitó más información sobre el paradero del sospechoso.

Jackson respondió en cuestión de minutos y les dio una ubicación precisa en 45 Canal St.

El comisionado de policía de Nueva York, Keechant Sewell, confirmó que el arresto de James fue el resultado directo de las denuncias a Crimestoppers.

“Pudimos encoger su mundo rápidamente. No había ningún lugar donde él pudiera huir”, declaró en la conferencia de prensa.

El fiscal federal para el Distrito Este de Nueva York, Breon Peace, dijo que James enfrentaría cargos federales de terrorismo por atacar el transporte público, y enfrenta cadena perpetua si es declarado culpable.

“Ayer fue un día oscuro para todos nosotros”, aclaró Peace.

“Pero los puntos brillantes del increíble heroísmo de nuestros compañeros neoyorquinos ayudándose unos a otros en un momento de crisis, la respuesta rápida de nuestros socorristas y el arduo trabajo de todos nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley que ha estado en curso de verdad destacan”.

A James lo arrestaron nueve veces antes en Nueva York entre 1992 y 1998, los cargos incluyen la posesión de herramientas de robo, un acto sexual criminal y robo de servicio, según la policía de Nueva York.

También tiene tres arrestos en Nueva Jersey entre 1991 y 2007 por allanamiento de morada, hurto y alteración del orden público.

Antes del ataque en el metro, James ingresó a la estación de Kingsway, según la policía, a tres cuadras de donde se recuperó una camioneta de alquiler de U-Haul.

Creen que después de disparar su arma en el metro, abordó un tren R que se detuvo en la estación, recorrió una parada y salió de una estación en 7th Avenue a las 9:15 am.

La Glock 9 mm utilizada en el ataque fue comprada en 2011 en Ohio, informó un alto mando de la policía de Nueva York.

Las fuerzas del orden desmintieron los informes de que a James lo habían entrevistado agentes antiterroristas del FBI en Nueva York en 2019.

James fue el objetivo de una persecución a gran escala desde el ataque en el metro de Brooklyn justo antes de las 8:30 am del martes.

Cientos de detectives revisaron el vídeo en busca de cualquier rastro del sospechoso desaparecido.

Se ofreció una recompensa de US$50.000 por información que condujera a un arresto, ya que las autoridades revelaron que el atacante había abierto fuego al menos 33 veces con una pistola Glock de 9 milímetros.

En el lugar se recuperaron un arma, cargadores, botes de gas y fuegos artificiales. Los investigadores creen que el sospechoso tuvo que dejar de disparar cuando el arma se atascó.

Fuente: The Independent