Nada de nada

“Yo tengo un bote del tamaño de un crucero
He anda’o con novias con más trasero que cerebro
Una mansión tan grande como el Choliseo
Pero vacía, como una playa en el invierno
Si ya lo han dicho otras canciones, lo reitero
Que soy tan pobre, que solo tengo mi dinero”

Es la primera estrofa de una canción hermosísima interpretada por el inigualable Marc Anthony. El video de la misma fue realizado en blanco y negro. Realmente es un trabajo impresionante.

Para mí, casi todas sus canciones, tienen una carga tan grande de sentimientos, que me resulta imposible no prestarle atención cuando hace acto de presencia, a través de la magia de un video.

Esta canción en especial, me produjo una gran sacudida emocional por la verdad tan triste que encierran sus letras.

Hace referencia al gran vacío que han sentido personas adineradas, con todas sus necesidades cubiertas, pero existencialmente, han tenido huecos tan profundos, que en algunas ocasiones han optado por el suicido.

Existe una larga lista de celebridades que, según el mensaje de esta canción, eran tan pobres que solo tenían dinero, lo que probablemente ocasionó que eligieran abandonar esta vida, que muchos que hemos vivido con toda la precariedad del mundo, luchamos por mantener. Tenemos como ejemplo, los suicidios de Robin William, Ernest Hemingway y Marilyn Monroe.

Aparentemente esas celebridades desaparecidas nada de lo que necesitaban se podía comprar con la gran fortuna que poseían…  ¡Qué triste!

Por Epifania de la Cruz (epifaniadelacruz@ gmail.com / www.renacerparatodos.net)

*La autora es psicóloga clínica