Arabia Saudí ejecuta a 81 personas en su mayor ejecución masiva

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP).-Arabia Saudita ejecutó este sábado a 81 personas condenadas por delitos que van desde asesinatos hasta pertenencia a grupos militantes, la mayor ejecución masiva conocida llevada a cabo en el reino en su historia moderna.

El número de ejecutados superó incluso el número de ejecuciones masivas de enero de 1980 para los 63 militantes condenados por apoderarse de la Gran Mezquita de La Meca en 1979, el peor ataque militante de la historia contra el reino y el lugar más sagrado del Islam.

No estaba claro por qué el reino eligió el sábado para las ejecuciones, aunque se produjeron cuando gran parte de la atención del mundo seguía centrada en la guerra de Rusia contra Ucrania, y mientras Estados Unidos espera reducir los precios récord de la gasolina a medida que aumentan los precios de la energía en todo el mundo. Según los informes, el primer ministro británico, Boris Johnson, también planea un viaje a Arabia Saudita la próxima semana por los precios del petróleo.

La cantidad de casos de pena de muerte que se llevan a cabo en Arabia Saudita se redujo durante la pandemia de coronavirus, aunque el reino continuó decapitando a los convictos bajo el rey Salman y su asertivo hijo, el príncipe heredero Mohammed bin Salman.

La Agencia de Prensa Saudita, administrada por el estado, anunció las ejecuciones del sábado y dijo que incluían a personas “condenadas por varios delitos, incluido el asesinato de hombres, mujeres y niños inocentes”.

El reino también dijo que algunos de los ejecutados eran miembros de Al Qaeda, el grupo Estado Islámico y también partidarios de los rebeldes hutíes de Yemen. Una coalición liderada por Arabia Saudita ha estado luchando contra los hutíes respaldados por Irán desde 2015 en el vecino Yemen en un esfuerzo por restaurar el gobierno reconocido internacionalmente en el poder.

Entre los ejecutados se encontraban 73 saudíes, siete yemeníes y un sirio. El informe no dice dónde tuvieron lugar las ejecuciones.

“A los acusados se les proporcionó el derecho a un abogado y se les garantizaron todos sus derechos bajo la ley saudí durante el proceso judicial, que los declaró culpables de cometer múltiples crímenes atroces que dejaron un gran número de civiles y agentes de la ley muertos”, dijo la Agencia de Prensa el saudita.

“El reino seguirá adoptando una postura estricta e inquebrantable contra el terrorismo y las ideologías extremistas que amenazan la estabilidad del mundo entero”, agregó el informe. No dijo cómo fueron ejecutados los prisioneros, aunque los condenados a muerte generalmente son decapitados en Arabia Saudita.

Un anuncio de la televisión estatal saudí describió a los ejecutados como «siguiendo los pasos de Satanás» al cometer sus crímenes.

Las ejecuciones generaron críticas internacionales inmediatas.

“El mundo ya debería saber que cuando Mohammed bin Salman promete una reforma, es inevitable que siga un derramamiento de sangre”, dijo Soraya Bauwens, subdirectora de Reprieve, un grupo de defensa con sede en Londres.

Ali Adubusi, director de la Organización Saudita Europea para los Derechos Humanos, alegó que algunos de los ejecutados habían sido torturados y se enfrentaban a juicios “llevados a cabo en secreto”.

“Estas ejecuciones son lo opuesto a la justicia”, dijo.

La última ejecución masiva del reino se produjo en enero de 2016, cuando ejecutó a 47 personas, incluido un destacado clérigo chiíta de la oposición que había organizado manifestaciones en el reino.

En 2019 el reino decapitó a 37 ciudadanos sauditas, la mayoría de ellos de la minoría chiíta, en una ejecución masiva en todo el país por presuntos delitos relacionados con el terrorismo.

También clavó públicamente el cuerpo y la cabeza cercenados de un extremista convicto a un poste como advertencia para los demás. Tales crucifixiones después de la ejecución, aunque raras, ocurren en el reino.

Activistas, incluido Ali al-Ahmed del Instituto para Asuntos del Golfo con sede en Estados Unidos, y el grupo Democracia para el Mundo Árabe Ahora dijeron que creen que más de tres docenas de los ejecutados el sábado también eran chiítas. La declaración saudí, sin embargo, no identificó la fe de los asesinados.

Los chiítas, que viven principalmente en el este del reino, rico en petróleo, se han quejado durante mucho tiempo de que los tratan como ciudadanos de segunda clase.

Las ejecuciones de chiítas en el pasado han provocado disturbios regionales. Mientras tanto, Arabia Saudita sigue participando en conversaciones diplomáticas con su rival regional chiíta, Irán, para tratar de aliviar las tensiones de años.

Protestas esporádicas estallaron el sábado por la noche en el reino insular de Bahrein, que tiene una población mayoritariamente chiita pero está gobernada por una monarquía sunita, un aliado de Arabia Saudita, por la ejecución masiva.

La incautación de la Gran Mezquita en 1979 sigue siendo un momento crucial en la historia del reino rico en petróleo.

Un grupo de militantes ultraconservadores sunitas saudíes tomó la Gran Mezquita, hogar de la Kaaba en forma de cubo hacia la que los musulmanes rezan cinco veces al día, exigiendo la abdicación de la familia real de Al Saud.

Un asedio de dos semanas que siguió terminó con un número oficial de muertos de 229 muertos. Los gobernantes del reino pronto adoptaron aún más el wahabismo, una doctrina islámica ultraconservadora.

Desde que asumió el poder, el príncipe heredero Mohammed, bajo la dirección de su padre, ha liberalizado cada vez más la vida en el reino, abriendo salas de cine, permitiendo que las mujeres conduzcan y quitando los colmillos a la antaño temida policía religiosa del país.

Sin embargo, las agencias de inteligencia estadounidenses creen que el príncipe heredero también ordenó el asesinato y desmembramiento del columnista del Washington Post Jamal Khashoggi, mientras supervisaba ataques aéreos en Yemen que mataron a cientos de civiles.

En extractos de una entrevista con la revista The Atlantic, el príncipe heredero habló sobre la pena de muerte y dijo que un «alto porcentaje» de ejecuciones se había detenido mediante el pago de los llamados acuerdos de «dinero de sangre» a las familias en duelo.

“Bueno, sobre la pena de muerte, nos deshicimos de ella, excepto de una categoría, y esta está escrita en el Corán, y no podemos hacer nada al respecto, incluso si deseáramos hacer algo, porque es una enseñanza clara en el Corán”, dijo el príncipe, según una transcripción publicada más tarde por el canal de noticias satelital de propiedad saudita Al-Arabiya.

“Si alguien mató a alguien, otra persona, la familia de esa persona tiene derecho, después de ir a la corte, a aplicar la pena capital, a menos que lo perdonen. O si alguien amenaza la vida de muchas personas, eso significa que tiene que ser castigado con la pena de muerte”.

Añadió: “No importa si me gusta o no, no tengo el poder de cambiarlo”.