Artistas visuales recrean situación del COVID-19 con exposición colectiva “Mascarilla”

Santo Domingo.- La exposición colectiva de artes visuales titulada «Mascarilla» está abierta de manera virtual, a través de la cual 18 autores dominicanos reflexionan y conceptualizan acerca del significado del momento que vive el país por la pandemia del COVID-19.

La muestra es una iniciativa del destacado artista visual dominicano Johnny Bonnelly, quien tiene una establecida carrera y reconocida trayectoria. Cuenta con la coordinación del curador y artista MarioJosé Ángeles y con la asesoría de la

reconocida crítica de arte dominicana, Marianne de Tolentino. La exhibición se expone desde el 30 de junio hasta el 30 de agosto, a través del sitio Arteinformado.com.

Las obras exhibidas corresponden a los artistas Adolfo Faringthon, Angelita Casals, Carlos Baret, Cristóbal Rodríguez, Eliu Almonte, Fausto Ortiz, Rubén Carrasco, Francisco Sánchez (Guanabacoa), Genaro Reyes (Cayuco), Iris Pérez Romero, Johnny Bonnelly, Marcelo Ferder, Mariojosé Ángeles, Mónica Ferreras, Orlando Meniccuci, Reyson Peralta, Sole Fermín y Yolanda Naranjo.

«El proyecto de artes visuales «Mascarilla» es casi una crónica visual de esta distopía convertida en realidad que es la pandemia, refirió el coordinador y artista de la muestra, Mariojosé Ángeles.

Dijo que los artistas participantes han tenido total libertad de expresión y el medio o la disciplina de su preferencia para hacer sus obras, manifestado en la pintura, instalaciones, fotografías, dibujo, escultura, vídeo, arte-objeto y performance.

«¡La situación ha producido un arte distinto, y ojalá esta opción positiva perdure después! «Mascarilla» constituye un testimonio irrefutable en el arte dominicano, contundente, llamativo, original, acorde con una época dramática. Un arte necesariamente militante y comprometido», aseguró Ángeles.

La destacada crítica de arte Marianne de Tolentino, manifestó que “los artistas realizaron obras que ellos valoran como representativas de su personalidad y oficio, inspiradas por un enemigo invisible y todopoderoso al que se enfrenta con mascarillas, guantes, limpieza, distancias… y unos cuantos ʻplacebosʼ. Aquí están, en imágenes…».

Expositores
La artista Mónica Ferreras que se encuentra establecida en Basilea, en su trabajo hace uso de la fotografía, de la instalación y de un lenguaje directo.

«Tomo el jabón y el distanciamiento social como elementos como base conceptual para desarrollar este cuerpo de trabajo, pues más que nunca me quedó clara la idea de tener un cuidado individual para cuidar la colectividad”, manifestó.

Mientras que el arquitecto y fotógrafo, Fausto Ortiz, expresó que «en esta serie exploro los ámbitos, condiciones que se hicieron más cotidianas en mi vida, que me hicieron sentir desprotegido y agobiado”.

En tanto, Rubén Carrasco, artista visual y médico, explicó que su trabajo titulado «Ojalá que fueran tiempos interesantes» es una paráfrasis a la antigua abominación oriental.

«Un rosetón, formado de máscaras mortuorias, que representan las estadísticas de letalidad de esta viremia mortal; barbijos que cubren parcialmente los rostros moribundos, con expresiones de angustia, de quietud, o de fatalidad, y una figura central, irónica, satírica… ¿qué celebra?: la muerte… la vida… ¿o la capacidad de reinventarnos y sobreponernos a la crisis?», reflexionó.

Asimismo, Yolanda Naranjo, residente en Grecia, ha creado un diario visual de sus vivencias durante el confinamiento a causa del COVID-19.

«Una situación que apenas meses atrás me habría parecido una historia fantástica, se convierte en realidad y nos advierte cuán vulnerable somos. Una oportunidad para la inspección, para reflexionar sobre la fragilidad de nuestra condición humana», dijo.

La artista Iris Pérez Romero ha tenido una vivencia distinta y más poética, y expresa: “La fragilidad de la terracota, en contraste con las esferas de arcilla bizcochadas y esmalte rojo, conforman las técnicas de la pieza “Mascarilla en proceso de floración”. De cada espacio de piel nacen rosas que protegen, crean una distancia y sanan”.

La exposición visual demuestra que un tema mueve, fortalece e ilumina el talento, con obras que alcanzan un alto nivel creativo.