El Papa Francisco nombra 21 nuevos cardenales, de Asia, África y otros lugares

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Francisco nombró el domingo a 21 nuevos cardenales, la mayoría de ellos de otros continentes además de Europa —que dominó la jerarquía católica durante la mayor parte de la historia de la iglesia— y puso aún más su marca en el grupo de personas que algún día podrían elegir al próximo pontífice.

Dieciséis de los que recibirán el prestigioso capelo cardenalicio rojo de manos de Francisco en una ceremonia consistorial en el Vaticano el 27 de agosto son menores de 80 años y, por lo tanto, serían elegibles para votar por su sucesor si se celebrara un cónclave, en el que los pontífices son elegidos en secreto. ser agarrado.

Francisco leyó los nombres de sus opciones después de pronunciar los tradicionales comentarios dominicales desde una ventana abierta del Palacio Apostólico al público en la Plaza de San Pedro.

Entre los elegidos por el pontífice para recibir el prestigioso sombrero rojo estarán dos prelados de India y uno de Ghana, Nigeria, Singapur, Timor Oriental, Paraguay y Brasil, de acuerdo con la determinación de Francisco de que los líderes de la iglesia reflejen el rostro global. de la iglesia católica.

Con el crecimiento de la iglesia en gran parte estancado o, en el mejor de los casos, lento en gran parte de Europa y América del Norte, el Vaticano ha estado atento a su rebaño en los países en desarrollo, incluso en África, donde el número de fieles ha estado creciendo en las últimas décadas. Solo se nombró un nuevo cardenal de los Estados Unidos: Robert Walter McElroy, obispo de San Diego, California.

Esta es la octava tanda de cardenales que Francisco nombra desde que se convirtió en pontífice en 2013. Una gran mayoría de los que tienen derecho a votar en un cónclave fueron designados por él, lo que aumenta la probabilidad de que elijan como su sucesor a alguien que comparte su papado. prioridades, incluida la atención a quienes viven en los márgenes de la sociedad ya las crisis ambientales.

Un total de 131 cardenales serían lo suficientemente jóvenes para elegir un Papa una vez que se incluya el nuevo grupo, mientras que el número de cardenales demasiado mayores para votar aumentará a 96.

Los pontífices tradicionalmente han elegido a sus asesores y colaboradores más cercanos en el Vaticano entre las filas de los cardenales, a quienes se les ha denominado los “príncipes de la iglesia”.

Estos son los eclesiásticos nombrados por Francisco

Jean-Marc Aveline, arzobispo de Marsella, Francia; Peter Okpaleke, obispo de Ekwulobia, Nigeria; Leonardo Ulrich Steiner, arzobispo de Manaus, Brasil; Filipe Neri Antonio Sebastao di Rosario Ferrao, arzobispo de Goa y Damao, India; Robert Walter McElroy, obispo de San Diego, California; Virgilio Do Carmo Da Silva, arzobispo de Dili, Timor Oriental; Oscar Cantoni, obispo de Como, Italia; Antonio Poola. arzobispo de Hyderabad, India; Paulo Cezar Costa, arzobispo de Brasilia, Brasil; Richard Kuuia Baawobr, obispo de Wa, Ghana; William Goh Seng Chye, arzobispo de Singapur; Adalberto Martínez Flores, arzobispo de Asunción, Paraguay; y Giorgio Marengo, prefecto apostólico de Ulaanbaatar, Mongolia.

Además de esos eclesiásticos, también menores de 80 años y elegibles para votar en un cónclave hay tres prelados que trabajan en el Vaticano: Arthur Roche de Gran Bretaña, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos; Lazzarro You Heung-sik de Corea del Sur, prefecto de la Congregación para el Clero; y Fernando Vergez Alzaga de España, presidente de la Comisión Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano y presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano.

En sus elecciones, Francisco mantuvo la tradición de nombrar a algunos que son demasiado mayores para votar en un cónclave, pero cuyas largas décadas de dedicación a la iglesia católica se honran otorgándoles el rango cardenalicio. En esta última tanda de nominaciones se encuentran Jorge Enrique Jiménez Carvajal, arzobispo emérito de Cartagena, Colombia; Lucas Van Looy, arzobispo emérito de Gante, Bélgica; Arrigo Miglio, arzobispo emérito de Cagliari, Cerdeña; el reverendo Gianfranco Ghirlanda, profesor jesuita de teología; y Fortunato Frezza, canónigo de la Basílica de San Pedro.

Presidir el consistorio este verano se suma a un programa ya ambicioso en los próximos meses para Francis, quien últimamente ha comenzado a usar una silla de ruedas o un bastón debido a un problema en los ligamentos de la rodilla. El sábado, el Vaticano dio a conocer detalles de la peregrinación del pontífice de 85 años, del 2 al 7 de julio, a Congo y Sudán del Sur. También tiene previsto realizar una peregrinación a Canadá a finales de julio para disculparse en persona por los abusos cometidos por clérigos e instituciones eclesiásticas contra los pueblos indígenas de ese país.

Casi tan significativos como los elegidos para ser cardenales son aquellos que no fueron elegidos, a pesar de ocupar puestos que en el pasado les habrían valido tradicionalmente el sombrero rojo.

En la selección de Francisco el domingo, pasó por alto al destacado arzobispo de San Francisco, Salvatore Cordileone. A principios de este mes, Cordileone dijo que ya no permitirá que la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, reciba la Comunión debido a su apoyo al derecho al aborto.

Si bien Francisco no ha opinado públicamente sobre el pronto esperado fallo de la Corte Suprema de EE. UU. sobre el derecho al aborto, en el pasado ha denunciado el uso político de Comunión como arma.

El nuevo cardenal estadounidense, McElroy, tiene puntos de vista muy diferentes a los de Cordileone. Fue uno de los relativamente pocos obispos de EE. UU. que hace varios años pidió que la política de la iglesia de EE. UU. reflejara mejor las preocupaciones de Francisco por los pobres del mundo. También firmó una declaración el año pasado expresando su apoyo a los jóvenes LGBTQ y denunciando el acoso dirigido a ellos.