Diferencias entre Criminología y Criminalística

Mundo Criminológico. A menudo se suele confundir, la Criminología con la Criminalística y viceversa, porque las dos estudian fenómenos criminales y explican las etiologías de los crímenes y sus modus operandi en un contexto social, pero sus objetos de estudios son distintos y con diversas finalidades funcionales.

Ambas ciencias a pesar de ser multidisciplinarias y están propiamente interrelacionadas entre sí, guardan diferencias sustanciales en la aplicación práctica y en las metodologías científicas.

Para comprender este mundo, analizaremos algunas concepciones teóricas relevantes. La palabra Criminología se deriva desde el punto de vista etimológico, de la expresión latina “criminis”, que significa (cribar); cerno, (cribar-separar, distinguir) y logía que viene del griego derivado de la palabra logos, que significa ciencia.

“Crimen” sería la acción de cerner (elegir el culpable). En el derivado criminare sería cernere (señalar a uno como culpable), lo que actualmente llamamos Crimen. En el pasado era llamado scelus, scéleris, lo que los diccionarios traducen como mala acción, maldad, crimen, asesinato, delito. La palabra “delito” deriva del verbo latino Delinquere, (abandonar, apartarse del buen camino, alejarse del sendero señalado por la ley). Aún en la actualidad su definición difiere entre Escuelas Criminológicas.

Crimen y Delito son términos equivalentes. Su diferencia radica en que «delito» es genérico, y por «crimen» se entiende un delito más grave en ciertos países. Tanto el delito como el crimen son categorías presentadas habitualmente como universales; sin embargo los delitos y los crímenes son definidos por los distintos ordenamientos jurídicos vigentes en un territorio o en un intervalo de tiempo.

El nombre de la Criminología fue utilizado por primera vez por el antropólogo francés Paul Topinard en el año 1876. Después de Topinard, surgió en el año 1885, una obra titulada “Criminología: Estudio sobre el Delito, Causas y Teoría de la Represión”, del ilustre profesor italiano de Derecho Penal, Rafael Garófalo, quien acuñó éste término en su obra.

Posteriormente ante estos avances históricos, la Criminología fue evolucionando, hasta convertirse hoy en día en una ciencia interdisciplinaria que basa sus fundamentos en otras ciencias del conocimiento, como: la Sociología, Psicología, Antropología, la Medicina y el Derecho Penal.

También es bueno resaltar que ésta ciencia estudia las causas del “crimen o delito”, es decir, porqué ocurren los hechos, sus incidencias sociales, formas estructurales y las consecuencias como resultado de la sociedad. También reúnen las reacciones sociales y las regulaciones gubernamentales respecto al crimen.

Sin embargo, a pesar de ser una ciencia reciente y haber sido cuestionada en cuanto a su autonomía e independencia disciplinaria, la Criminología moderna ha alcanzado su identidad científica y social a través de sus dos objetos de estudio que son: la Conducta Desviada y el Control Social. Actualmente, la Criminología es una ciencia vital para el estudio del crimen y para poder crear estrategias efectivas que nos sirvan para combatir la criminalidad a través de la Política Criminal.

Por otro lado, con otro enfoque diferente, pero fundamental, tenemos a la Criminalística que estudia los indicios impregnados en la escena del delito. Se ocupa de cómo ocurrió los hechos para probar el delito, le interesa realizar su reconstrucción, la participación o interacción de los actores.

La Criminalística, se puede definir como una disciplina que usa un conjunto de técnicas y procedimientos de investigación cuyo objetivo es el descubrimiento, explicación y verificación de sus autores y víctimas. La Criminalística se vale de los conocimientos científicos para reconstruir los hechos. El conjunto de disciplinas auxiliares que la componen se denominan Ciencias Forenses.

Las precursoras de la Criminalística, son la Dactiloscopia, aplicada por primera vez por el argentino-austriaco Juan Vucetich en 1891 y la Medicina Legal por el francés Ambroise Paré en el año 1553.

La Criminalística nace con el ilustre Hanns Gross, Juez de Instrucción austriaco, que al darse cuenta de la falta de conocimientos de orden técnico que privaba en la mayoría de los Jueces de instrucción, decidió escribir un libro que contuviera todos los conocimientos científicos y técnicos que en su época se aplicaban en la investigación criminal.

A él se debe la generalización del término Criminalística con el que se refería al «Análisis Sistemático de las huellas dejadas por el culpable».

Ejerció el cargo de magistrado y fue profesor de Derecho Penal en las Universidades Austríacas. Duró aproximadamente más de 20 años de experiencias para la elaboración de su obra, titulada “Manual del Juez como Sistema de Criminalística” en el año 1893.

En 1912 inauguró el «Real e Imperial Instituto de Criminología de la Universidad de Graz», único a escala mundial. Los resultados de su trabajo fueron determinantes hasta bien entrado el siglo XX y su método científico, conocido bajo el nombre de «Escuela Criminológica de Graz», le hizo famoso en todo el mundo.

DIFERENCIAS ENTRE CRIMINOLOGÍA Y CRIMINALÍSTICA
En definitiva, la Criminología se encarga de estudiar las causas o etiología del delito, para poder comprender los fenómenos criminales en esa sociedad a través de los datos estadísticos u otras informaciones que nos sirvan para medir, a los fines de encontrar soluciones efectivas a los problemas recurrentes, por el contrario, la Criminalística, se dedica a probar, mediante conocimientos técnicos y científicos en la escena del delito, la identificación del presunto autor del delito.

Finalmente concluimos, que ambas ciencias son complementarias y tienen estrecha relación entre sí, pero sus enfoques para estudiar los fenómenos criminales son distintos y su utilidad práctica se determina en razón de sus finalidades.

Por Nehemías I. Salazar (nsalazar@gmail.com)
*El autor es Magíster en Criminalística, Criminología y Ciencias Penales.