Joven de 18 años mata diez personas en un supermercado de Buffalo, Nueva York

BUFFALO, NY (AP) — Un hombre de 18 años, que vestía equipo militar y transmitía en vivo con una cámara en un casco abrió fuego con un rifle en un supermercado de Buffalo, Nueva York, en lo que las autoridades describieron como “extremismo violento por motivos raciales”, matando a 10 personas e hiriendo a otras tres. el sábado antes de que se rindiera, dijeron las autoridades.

Los oficiales de policía dijeron que el hombre armado, que también vestía chaleco antibalas además de ropa de estilo militar, se detuvo en la tarde y abrió fuego en medio de los compradores en Tops Friendly Market, el tiroteo se transmitió a través de una cámara colocada en el casco del hombre.

“Él salió de su vehículo. Estaba muy fuertemente armado. Tenía equipo táctico. Llevaba puesto un casco táctico. Tenía una cámara que transmitía en vivo lo que estaba haciendo”, dijo el comisionado de policía de la ciudad, Joseph Gramaglia, en una conferencia de prensa posterior.

Gramaglia dijo que el hombre armado disparó inicialmente a cuatro personas fuera de la tienda, tres de ellas fatalmente. Dentro de la tienda, un guardia de seguridad que era un oficial de policía retirado de Buffalo disparó varias veces al pistolero y lo golpeó, pero la bala golpeó el chaleco antibalas del pistolero y no tuvo ningún efecto, agregó Gramaglia. El comisionado dijo que el hombre armado luego mató al guardia de seguridad.

El video también capturó al sospechoso mientras entraba al supermercado donde disparó a varias otras víctimas adentro, según las autoridades.

La policía dijo que 11 de las víctimas eran negras y dos blancas. El supermercado se encuentra en un vecindario predominantemente negro a unas pocas millas (kilómetros) al norte del centro de Buffalo.

“Esta es la peor pesadilla que cualquier comunidad puede enfrentar, y estamos dolidos y furiosos en este momento”, dijo el alcalde de Buffalo, Byron Brown, en la conferencia de prensa. “La profundidad del dolor que sienten las familias y que todos nosotros sentimos en este momento ni siquiera se puede explicar”.

Gramaglia dijo que la policía de Buffalo entró en la tienda y se enfrentó al pistolero en el vestíbulo.

“En ese momento, el sospechoso se puso el arma en el cuello. El personal de la policía de Buffalo, dos oficiales de patrulla, convencieron al sospechoso para que soltara el arma. Dejó caer el arma, se quitó parte de su equipo táctico y se rindió en ese momento. Y lo llevaron afuera, lo pusieron en un coche de policía”, dijo.

El presunto pistolero fue identificado más tarde como Payton Gendron, de 18 años, de Conklin, una comunidad del estado de Nueva York a unas 200 millas (320 kilómetros) al sureste de Buffalo, dijeron dos agentes del orden a The Associated Press. A los funcionarios no se les permitió hablar públicamente sobre el asunto y lo hicieron bajo condición de anonimato.

El FBI estaba interrogando al sospechoso el sábado por la noche, dijo uno de los funcionarios, y se esperaba que Conklin compareciera ante el tribunal más tarde el sábado.

En la rueda de prensa, el alguacil del condado de Erie, John García, calificó el tiroteo como un crimen de odio.

“Esto fue pura maldad. Fue directamente un crimen de odio por motivos raciales de alguien fuera de nuestra comunidad, fuera de los vecinos de la Ciudad del Bien… que entró en nuestra comunidad y trató de infligirnos ese mal», dijo García.

En otra parte, el presidente de la NAACP, Derrick Johnson, emitió un comunicado en el que calificó el tiroteo de «absolutamente devastador».

“Nuestros corazones están con la comunidad y todos los que se han visto afectados por esta terrible tragedia. El odio y el racismo no tienen cabida en Estados Unidos. Estamos destrozados, extremadamente enojados y rezando por las familias y seres queridos de las víctimas”, agregó.

Por separado, el reverendo Al Sharpton pidió a la Casa Blanca que convoque una reunión con negros, judíos y asiáticos “para subrayar que el gobierno federal (está) intensificando sus esfuerzos contra los crímenes de odio”. En un tuit, Sharpton dijo que “¡los líderes de todas estas comunidades deberían unirse en esto!”.

El tiroteo se produjo poco más de un año después de un ataque en marzo de 2021 en un supermercado King Soopers en Boulder, Colorado, que mató a 10 personas. Los investigadores no han publicado ninguna información sobre por qué creen que el hombre acusado de ese ataque apuntó al supermercado.

En la escena en Buffalo el sábado por la tarde, la policía cerró una cuadra entera, llena de espectadores, y cintas policiales amarillas rodearon todo el estacionamiento.

Braedyn Kephart y Shane Hill, ambos de 20 años, entraron al estacionamiento justo cuando el tirador salía. Lo describieron como un hombre blanco en su adolescencia o principios de los veinte que lucía camuflaje completo, un casco negro y lo que parecía ser un rifle.

“Estaba parado allí con el arma en la barbilla. Estábamos como ¿qué diablos está pasando? ¿Por qué este niño tiene un arma en la cara?», dijo Kephart. Se arrodilló. «Se quitó el casco, dejó caer el arma y fue abordado por la policía».

Tops Friendly Markets emitió un comunicado que decía: “Estamos conmocionados y profundamente entristecidos por este acto de violencia sin sentido y nuestros pensamientos y oraciones están con las víctimas y sus familias”.

En la Casa Blanca, la secretaria de prensa, Karine Jean-Pierre, dijo que el presidente Joe Biden estaba recibiendo actualizaciones periódicas sobre el tiroteo y la investigación y había ofrecido oraciones con la primera dama por las víctimas y sus seres queridos.

“El presidente ha sido informado por su asesor de Seguridad Nacional sobre el horrible tiroteo en Buffalo, Nueva York, esta tarde. Continuará recibiendo actualizaciones durante la noche y mañana a medida que se desarrolle más información», dijo.

El fiscal general Merrick Garland fue informado sobre el tiroteo, dijo el portavoz del Departamento de Justicia, Anthony Coley.

Más de dos horas después del tiroteo, Erica Pugh-Mathews esperaba afuera de la tienda, detrás de la cinta policial.

“Nos gustaría saber el estado de mi tía, la hermana de mi madre. Ella estaba allí con su prometido, se separaron y se fueron a diferentes pasillos”, dijo. “Una bala apenas lo alcanzó. Pudo esconderse en un congelador pero no pudo llegar a mi tía y no sabe dónde está. Solo nos gustaría saber de cualquier manera si ella está bien”.