Sube a 19 el número de niños asesinados en escuela primaria de Texas

UVALDE, Texas. — Un hombre armado que vestía chaleco antibalas y portaba un rifle mató al menos a 19 niños y dos maestros en una escuela primaria en esta ciudad de Texas el martes, dijeron las autoridades.

Fue el tiroteo masivo más mortífero en una escuela estadounidense en casi una década.

La masacre comenzó a las 11:32 am, dijo la policía, del penúltimo día del año escolar. El tirador abrió fuego en un salón de clases de cuarto grado, dijo un padre, lo que hizo que los niños huyeran para salvar sus vidas. Se arrastraron por las ventanas y se escondieron en una funeraria cercana para escapar, dijeron testigos.

El teniente Christopher Olivarez del Departamento de Seguridad Pública de Texas dijo que se confirmó la muerte de 19 niños y dos maestros. El pistolero fue asesinado por agentes del orden.

Antes de que el hombre armado se dirigiera a la escuela, le disparó a su abuela, dijo la policía. Fue trasladada en avión a un hospital en San Antonio, al igual que varias otras víctimas.

El tirador se atrincheró dentro de la escuela e intercambió disparos con los oficiales cuando ingresaban al edificio, dijo Marsha Espinosa , vocera del Departamento de Seguridad Nacional. Un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos resultó herido.

El pistolero fue identificado por el gobernador de Texas Greg Abbott (R) como Salvador Ramos, de 18 años, residente de Uvalde.

Un emocionado presidente Biden, hablando a la nación el martes por la noche desde la Casa Blanca, instó a los legisladores a aplicar restricciones más estrictas sobre las armas. Durante años, Biden ha estado al frente de los esfuerzos para aprobar este tipo de restricciones, que han sido bloqueadas por republicanos y algunos demócratas.

“¿Por qué estamos dispuestos a vivir con esta carnicería?” preguntó. “¿Por qué seguimos dejando que esto suceda? ¿Dónde, en el nombre de Dios, está nuestra columna vertebral?

Biden señaló que los tiroteos masivos se han vuelto casi comunes en Estados Unidos, a diferencia de otros países. “Es hora de convertir este dolor en acción”, imploró Biden. Concluyó sus comentarios con una oración por los padres de las víctimas.

La tragedia del martes trajo ecos del devastador tiroteo de 2012 en una escuela primaria en Newtown, Connecticut, que dejó 26 víctimas muertas, la mayoría de ellas estudiantes de primer grado. En 2018, 17 estudiantes y personal fueron asesinados en una escuela secundaria en Parkland, Florida.

El alboroto en Texas se produjo cuando la nación todavía se estaba recuperando de un tiroteo masivo a principios de este mes en Buffalo, donde un hombre armado mató a 10 personas en un ataque a una tienda de comestibles

En las primeras horas después del tiroteo en una escuela de Texas, los agentes del orden aún intentaban determinar cuál podría haber sido el motivo del atacante, según personas familiarizadas con el caso que hablaron bajo condición de anonimato para describir las primeras etapas de la investigación.

La persona identificada como el pistolero acababa de cumplir 18 años y no tenía antecedentes penales, aunque es posible que si hubiera arrestos de menores, estos habrían sido borrados y no localizados de inmediato, dijeron las personas.

El pistolero compró sus armas inmediatamente después de cumplir 18 años, que fue el 16 de mayo, según una persona informada sobre los primeros hallazgos de la investigación.

Testigos describieron una escena de terror en la Escuela Primaria Robb, hogar de estudiantes de segundo, tercero y cuarto grado. El video compartido en las redes sociales mostró a una persona vestida de negro corriendo hacia una puerta lateral de la escuela con lo que parecía ser un rifle.

Derek Sotelo, de 26 años, que dirige un taller de reparación de automóviles de propiedad familiar, dijo que él y un compañero de trabajo se dirigían a almorzar el martes cuando escucharon seis disparos provenientes de la escuela. Cuando doblaron la esquina, vieron a varias mujeres que trabajaban en una funeraria cercana, gritando: “¡Está disparando! ¡Está disparando!

Las mujeres dijeron que el pistolero había conducido su camioneta Ford gris a una zanja afuera de la escuela, dijo Sotelo, y cuando se acercaron a él, pensando que necesitaba ayuda, les disparó. Sotelo dijo que el hombre armado se atrincheró en la escuela durante 45 minutos terribles mientras los padres ansiosos se reunían afuera, una multitud que creció a más de 300 personas.

En el interior, el hijo de 10 años de Tamica Martínez escuchó disparos en el aula de cuarto grado de al lado. Su hijo vio cómo le disparaban a dos niños, dijo Martínez, y escapó de la escuela arrastrándose por una ventana.

Corrió a la escuela cuando se enteró del tiroteo, pero no supo que él estaba a salvo hasta dos horas después, cuando recibió un mensaje de texto de la maestra de su hijo. Su hijo logró salir con solo rasguños menores en el brazo por la ventana. “Pudo haber sido mi hijo quien recibió un disparo”, dijo Martínez.

Sotelo dijo que vio salir de la escuela a varios maestros y niños que habían quedado atrapados dentro durante la terrible experiencia, incluida una niña con una camiseta rosa y blanca cubierta de sangre, sollozando y herida.

“Vimos a una niña llena de sangre y los padres gritaban, era una escena fea”, dijo Sotelo. “Eran solo niños pequeños”.

La nieta de 9 años de Marcela Cabralez estaba almorzando con otros alumnos de tercer grado cuando escuchó ruido proveniente del exterior, incluidos disparos y cristales rotos. Los maestros arrearon a los niños detrás de una cortina, donde todos se escondieron, tratando desesperadamente de no hacer ruido. El nieto de Cabralez se escondió en un baño.

Cabralez, un pastor local, recibió una llamada de un colega que dirige la funeraria cerca de la escuela, pidiéndole ayuda con los niños que se habían refugiado allí. En el interior, Cabralez encontró estudiantes traumatizados. Algunos se mecían, se abrazaban, se tapaban los oídos o gritaban. Algunos miraban fijamente al frente. Uno por uno, los niños le contaron a Cabralez lo que habían visto: balas volando por las ventanas, vidrios rompiéndose a su alrededor, compañeros de clase sangrando.

Cabralez dijo que espontáneamente comenzó a orar. “Traté de hacerles saber que estaban a salvo”, dijo.

Los estudiantes fueron llevados a un centro cívico a una milla de la escuela. Para algunos padres, fue el lugar donde se reencontraron con sus hijos después de una agonizante espera. Para otros, fue el lugar donde enfrentaron una pérdida irreversible.

Erika Escamilla, de 26 años, estuvo entre las afortunadas. Dijo que esperar noticias sobre su sobrina y sus dos sobrinos que asisten a la escuela primaria fue una tortura, pero se enteró de que estaban a salvo en unas pocas horas. Su sobrina de 10 años le dijo a Escamilla que el tiroteo ocurrió en el salón de clases de al lado justo después de que los estudiantes regresaran del recreo.

Al escuchar disparos, la maestra de su sobrina empujó a sus alumnos al salón de clases, les dijo a los niños que se agacharan, apagó el aire acondicionado y las luces y comenzó a cubrir las ventanas con papel.

Escamilla dijo que su sobrina vio sangre por todas partes cuando la evacuaron de la escuela. “Está traumatizada”, dijo Escamilla. “Dijo que sentía que le estaba dando un infarto”.

Los funcionarios de la ciudad de Uvalde, una pequeña comunidad predominantemente latina de 15,000 personas en el cruce de dos carreteras estatales, lucharon por comprender el horror de lo que había ocurrido.

“Todo lo que sé es que tenemos una tragedia en este momento”, dijo Everardo Zamora, miembro del Concejo Municipal de Uvalde, quien representa al distrito que incluye a la Primaria Robb. Sus sobrinas y sobrinos son estudiantes en Robb, que describió como “simplemente una escuela normal. … No hay palabras para explicar lo que pasó”.

En Uvalde, los nombres de los muertos se difundieron rápidamente. Incluían a José Flores, de 10 años, un estudiante de cuarto grado. Le encantaba jugar béisbol y reírse, según su tío Christopher Salazar, quien dijo que José era muy inteligente y acababa de entrar en el cuadro de honor el martes. Amaba a sus padres, a sus dos hermanos ya su hermana.

Ramos, el presunto pistolero, había asistido a la escuela secundaria Uvalde, dijo Santos Valdez Jr., de 18 años, quien conoce a Ramos desde la infancia. Ramos vivía con su madre y, a veces, con su abuela, que era maestra en una escuela primaria local diferente, dijo Valdez.

Los dos eran amigos, dijo Valdez, hasta que el comportamiento de Ramos comenzó a cambiar de manera inquietante. Una vez, Ramos se detuvo en un parque donde a menudo jugaban baloncesto con cortes en toda la cara. Dijo que se había metido en una pelea.

“Luego me dijo la verdad, que se cortaba la cara con cuchillos una y otra vez”, dijo Valdez. «Yo estaba como, ‘Estás loco, hermano, ¿por qué harías eso?» Respuesta de Ramos: Dijo que lo hizo por diversión, recordó Valdez.

Ramos empujó los autos de la gente, dijo Valdez, y comenzó a usar ropa negra, botas de cuero y estilo militar. Hace aproximadamente un año, Ramos publicó fotos en las redes sociales de rifles automáticos que “tendría en su lista de deseos”, dijo Valdez. Hace cuatro días, publicó una foto de dos rifles que dijo tener.

Valdez dijo que su última interacción con Ramos fue unas dos horas antes del tiroteo, cuando se enviaron mensajes en Instagram. Valdez había compartido un meme que decía «POR QUÉ TF ESTÁ LA ESCUELA AÚN ABIERTA». Según una captura de pantalla de su intercambio, Ramos respondió: «Hechos» y «Eso es bueno, ¿verdad?»

Stephen García, de 18 años, describió a Ramos como su mejor amigo hasta hace unos años. “Simplemente comenzó a ser una persona diferente”, dijo García, y también señaló los cambios de vestuario de Ramos y que había cortado el contacto con García.

García estaba en clase de álgebra el martes cuando una gran cantidad de mensajes de texto comenzaron a llegar a su teléfono con la noticia de lo que había sucedido en Uvalde. Cuando vio a Ramos identificado como el pistolero, al principio no lo creyó. “Ni siquiera podía pensar, ni siquiera podía hablar con nadie. Salí de clase, realmente molesto, ya sabes, llorando a mares”, dijo. “Porque nunca esperé que lastimara a la gente”.

La masacre del martes fue uno de al menos 24 actos de violencia armada cometidos en los campus K-12 durante el horario habitual en 2022, según una base de datos del Washington Post. Esos tiroteos han dejado al menos 28 muertos, lo que convierte a este año en el tercero peor desde 1999.

La serie de incidentes sigue una tendencia mortal que comenzó inmediatamente después de que las escuelas regresaron al aprendizaje en persona el año pasado luego de los cierres provocados por la pandemia. En 2021, hubo 42 actos de violencia armada en el campus, un recuento que superó el récord anterior a pesar de que la mayoría de las escuelas permanecieron cerradas durante los dos primeros meses del año.

En total, más de 311,000 estudiantes han estado expuestos a la violencia armada en sus campus desde el tiroteo de 1999 en Columbine High School en Colorado.

Es imposible saber con certeza qué ha impulsado el aumento en los últimos 15 meses, aunque los investigadores han especulado que un aumento en las ventas de armas, las crecientes tasas de violencia en general, la pandemia y el caos del año pasado jugaron algún papel.

El tiroteo se produjo un día después de que el FBI publicara un informe que decía que la cantidad de ataques de tiradores activos en todo el país había aumentado considerablemente el año pasado, duplicando la cantidad observada solo dos años antes.

En su informe, el FBI definió un ataque con tirador activo como aquel en el que una persona o personas intentaron matar a otras en un área poblada. El FBI no incluyó casos que, según dijo, se debieron a factores como la violencia de pandillas o “disputas residenciales o domésticas contenidas”.

Hubo 61 ataques de tiradores activos el año pasado, incluidos ataques que mataron a 10 personas en una tienda de comestibles de Boulder, Colorado, ocho personas en tres spas del área de Atlanta y cuatro muertos en una escuela de Oxford, Michigan.

El número aumentó con respecto a los 40 del año anterior y duplicó los 30 incidentes de este tipo observados tanto en 2018 como en 2019, los dos años anteriores a la pandemia. La mayoría de estos ataques no fueron asesinatos en masa, que se definen federalmente como uno con al menos tres víctimas.

Fuente: washingtonpost.com

Noticia relacionada

Atacante de 18 años mata 14 estudiantes y un maestro en una escuela de Texas