Rusia dice está utilizando una nueva generación de armas láser en Ucrania

LONDRES (Reuters) – Rusia dijo el miércoles que estaba utilizando una nueva generación de poderosas armas láser en Ucrania para quemar drones, desplegando algunas de las armas secretas de Moscú para contrarrestar una avalancha de armas occidentales suministradas a su ex vecino soviético.

El presidente Vladimir Putin en 2018 presentó una serie de nuevas armas que incluyen un nuevo misil balístico intercontinental, drones nucleares submarinos, un arma supersónica y una nueva arma láser.

Poco se sabe sobre los detalles de las nuevas armas láser. Putin mencionó uno llamado Peresvet, que lleva el nombre de un monje guerrero ortodoxo medieval, Alexander Peresvet, que murió en un combate mortal.

Yury Borisov, el viceprimer ministro a cargo del desarrollo militar, dijo en una conferencia en Moscú que Peresvet ya se estaba desplegando ampliamente y podría cegar satélites hasta 1.500 km sobre la Tierra.

Sin embargo, dijo que ya había sistemas rusos más poderosos que Peresvet que podían quemar drones y otros equipos. Borisov citó una prueba el martes que, según dijo, había quemado un dron a 5 km de distancia en cinco segundos.

«Si Peresvet ciega, entonces la nueva generación de armas láser conduce a la destrucción física del objetivo: destrucción térmica, se queman», dijo Borisov a la televisión estatal rusa.

Cuando se le preguntó si tales armas se estaban utilizando en Ucrania, Borisov dijo: «Sí. Los primeros prototipos ya se están utilizando allí». Dijo que el arma se llamaba «Zadira».

Casi nada se sabe públicamente sobre Zadira, pero en 2017 los medios rusos dijeron que la corporación nuclear estatal de Rusia, Rosatom, ayudó a desarrollarlo como parte de un programa para crear nuevos principios físicos basados ​​en armas, conocido por el acrónimo ruso ONFP.

La invasión de Ucrania por parte de Putin el 24 de febrero ha ilustrado los límites de las fuerzas armadas convencionales postsoviéticas de Rusia, aunque dice que la «operación militar especial» se va a planificar y logrará todos los objetivos de Moscú.

Estados Unidos ha descartado enviar sus propias fuerzas o las de la OTAN a Ucrania, pero Washington y sus aliados han suministrado miles de millones de dólares en armas a Kiev, como drones, artillería pesada Howitzer, misiles antiaéreos Stinger y antitanque Javelin.

Putin presenta envíos de armas tan grandes como parte de un plan más amplio de Estados Unidos para destruir Rusia, y ha prometido que nunca tendrá éxito.

Los comentarios de Borisov indican que Rusia ha logrado un progreso significativo con las armas láser, una tendencia de considerable interés para otras potencias nucleares como Estados Unidos y China.

Usar láseres para cegar satélites, o incluso quemarlos, alguna vez fue una fantasía del reino de la ciencia ficción, pero las principales potencias como Estados Unidos, China y Rusia han estado trabajando en variantes de tales armas durante años.

Además de los beneficios en la guerra convencional de quemar drones, los sistemas de reconocimiento cegadores también tienen un impacto estratégico, ya que los satélites se utilizan para monitorear misiles balísticos intercontinentales que llevan armas nucleares.

Borisov dijo que acababa de regresar de Sarov, una ciudad cerrada en la región de Nizhny Novgorod, una vez conocida como Arzamas-16 porque era muy secreta, que es un centro de investigación de armas nucleares de Rusia.

Dijo que una nueva generación de armas láser que utilizan una amplia banda electromagnética reemplazaría en última instancia a las armas convencionales.

«Esta no es una especie de idea exótica; es la realidad», dijo Borisov.