Corea del Norte presenta un gigantesco misil balístico intercontinental durante desfile militar

Corea del Norte presentó un nuevo misil balístico intercontinental ‘monstruoso’ y ha afirmado que su país está ‘libre de coronavirus’ en un discurso antes de un gran desfile militar para conmemorar el 75 aniversario del partido gobernante del país. 

Los analistas dijeron que el misil, que se mostró en un vehículo transportador con 11 ejes, sería uno de los misiles balísticos intercontinentales (ICBM) móviles de carretera más grandes del mundo si entra en funcionamiento.

«Este misil es un monstruo», dijo Melissa Hanham, subdirectora de Open Nuclear Network.

También se exhibió el Hwasong-15, que es el misil de mayor alcance jamás probado por Corea del Norte, y lo que parecía ser un nuevo misil balístico lanzado desde submarinos (SLBM).

Antes del desfile, que se celebró para conmemorar el 75 aniversario de la fundación de su gobernante Partido de los Trabajadores, los funcionarios de Corea del Sur y Estados Unidos dijeron que Kim Jong Un podría usar el evento para develar una nueva ‘arma estratégica’ como se prometió anteriormente, este año.

Un alto funcionario de la administración estadounidense calificó la exhibición del misil balístico intercontinental como «decepcionante» y pidió al gobierno que negocie para lograr una desnuclearización completa.

El desfile contó con los misiles balísticos de Corea del Norte por primera vez desde que Kim comenzó a reunirse con líderes internacionales, incluido el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en 2018.

«Continuaremos construyendo nuestro poder de defensa nacional y la disuasión de guerra autodefensiva», dijo Kim, pero prometió que el poder militar del país no se utilizará de forma preventiva. No hizo mención directa a Estados Unidos ni a las ahora estancadas conversaciones de desnuclearización.

Kim culpó a las sanciones internacionales, los tifones y el coronavirus de impedirle cumplir sus promesas de progreso económico.

«Me avergüenza no haber podido nunca reembolsarle debidamente su enorme confianza», dijo. «Mis esfuerzos y devoción no fueron suficientes para sacar a nuestra gente de medios de vida difíciles».

El video mostró a Kim aparecer cuando un reloj dio la medianoche. Vestido con un traje gris y corbata, saludó a la multitud y aceptó flores de niños mientras estaba rodeado de oficiales militares en la recientemente renovada plaza Kim Il Sung de Pyongyang.

Kim habló durante casi media hora, a menudo sudando visiblemente a pesar del aire fresco de la mañana, derramando lágrimas cuando agradecía a las tropas y sonriendo y riendo mientras miraba los misiles.

El desfile estuvo muy coreografiado, con miles de tropas marchando en formación, exhibiciones de nuevo equipo militar convencional, incluidos tanques y aviones de combate lanzando bengalas y fuegos artificiales.

Los expertos dijeron que el nuevo misil balístico intercontinental más grande probablemente esté diseñado para transportar múltiples vehículos de reentrada independientes (MIRV), lo que le permitirá atacar más objetivos y dificultar la interceptación.

Es probable que el nuevo ICBM disipe las dudas sobre la capacidad de Corea del Norte para atacar el territorio continental de Estados Unidos y una amenaza implícita de que se están preparando para probar el misil más grande, dijo Markus Garlauskas, exoficial de inteligencia estadounidense para Corea del Norte.

«Si el Hwasong-15 podría llevar una ojiva nuclear ‘supergrande’ a cualquier parte de los EEUU, entonces la pregunta natural es ¿qué puede llevar este misil más grande?», dijo.

Kim se puso visiblemente emocionado cuando agradeció a las tropas por su sacrificio para responder a desastres naturales y prevenir un brote de corovonavirus.

Dijo que estaba agradecido de que ni un solo norcoreano hubiera dado positivo por la enfermedad, una afirmación que Corea del Sur y Estados Unidos habían cuestionado anteriormente.

Si bien se mostró a los asistentes a otros eventos de celebración con máscaras, nadie en el desfile parecía usarlas.

Kim dijo que esperaba que Corea del Norte y Corea del Sur se unieran nuevamente cuando la crisis mundial del coronavirus haya terminado.

Funcionarios surcoreanos dijeron esta semana que Kim podría usar el evento como una demostración de poder de «baja intensidad» antes de las elecciones presidenciales estadounidenses del 3 de noviembre, ya que las conversaciones de desnuclearización con Washington se han estancado.

En un mensaje de felicitación a Kim por el aniversario, el presidente chino, Xi Jinping, dijo que tenía la intención de ‘defender, consolidar y desarrollar’ los lazos con Corea del Norte, dijeron el sábado los medios estatales.