Corte suspende ejecución de preso de Carolina del Sur eligió pelotón de fusilamiento

COLUMBIA, SC (AP) — El tribunal supremo de Carolina del Sur emitió el miércoles una suspensión temporal que impide que el estado lleve a cabo lo que iba a ser su primera ejecución por fusilamiento.

La orden de la Corte Suprema del estado suspende, al menos temporalmente, la ejecución prevista para el 29 de abril de Richard Bernard Moore, quien fue condenado a muerte por el asesinato en 1999 del empleado de una tienda de conveniencia James Mahoney en Spartanburg.

El tribunal dijo al emitir la suspensión temporal que emitiría una orden más detallada más adelante.

Los abogados del recluso de 57 años habían solicitado una suspensión, citando un litigio pendiente en otro tribunal que impugnaba la constitucionalidad de los métodos de ejecución de Carolina del Sur, que también incluyen la silla eléctrica. Los abogados de Moore también querían tiempo para pedirle a la Corte Suprema de Estados Unidos que revisara si la sentencia de Moore fue proporcional a su delito.

Ha pasado más de una década desde la última ejecución por fusilamiento en los EEUU. El estado de Utah llevó a cabo las tres ejecuciones de este tipo en la nación desde 1976, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte sin fines de lucro con sede en Washington. El más reciente fue en 2010, cuando Ronnie Lee Gardner se enfrentó a un escuadrón de cinco personas.

La Corte Suprema de Carolina del Sur también fijó el miércoles 13 de mayo como fecha de ejecución para Brad Sigmon, de 64 años, quien fue condenado en 2002 por el doble asesinato de los padres de su exnovia en el condado de Greenville.

Un juez estatal acordó la semana pasada examinar una impugnación legal presentada por Moore, Sigmon y otros dos condenados a muerte que en su mayoría han agotado sus apelaciones. Sus abogados argumentan que tanto la electrocución como el pelotón de fusilamiento son métodos “bárbaros” de matar.

Los abogados de los presos también quieren que el juez examine de cerca las afirmaciones de los funcionarios penitenciarios de que no pueden obtener drogas de inyección letal, citando ejecuciones con ese método llevadas a cabo por otros estados y el gobierno federal en los últimos años.

La última ejecución de Carolina del Sur fue en 2011. Los funcionarios estatales han atribuido la pausa de una década a la incapacidad de obtener medicamentos para inyección letal después de que el último lote del estado caducó en 2013.

Los esfuerzos para contactar a los fabricantes y las farmacias de compuestos han resultado infructuosos, según han dicho repetidamente los funcionarios del Departamento Correccional.

Una ley de 2021 destinada a resolver ese problema convirtió a la silla eléctrica en el método de ejecución por defecto en lugar de la inyección letal, y también codificó el pelotón de fusilamiento como una opción alternativa para los reclusos condenados.

La fecha de ejecución de Moore se fijó después de que los funcionarios penitenciarios revelaran el mes pasado que habían completado las renovaciones en la cámara de ejecución del estado en Columbia para acomodar el pelotón de fusilamiento y también desarrollaron nuevos protocolos de ejecución.

AunqueMoore eligió ejecución por fusilamientoa principios de este mes, sostuvo en una declaración escrita que se vio obligado a tomar una decisión antes de la fecha límite establecida por la ley estatal y aun así consideró que ambas opciones eran inconstitucionales.

Moore también está pidiendo por separado a un juez federal que considere si el pelotón de fusilamiento y la silla eléctrica son crueles e inusuales.

Carolina del Sur es uno de los ocho estados que todavía usan la silla eléctrica y uno de los cuatro, incluidos Mississippi, Oklahoma y Utah, que permiten un pelotón de fusilamiento, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte.

Moore ha pasado más de dos décadas en el corredor de la muerte después de que fue condenado en 2001 por el tiroteo fatal del empleado de una tienda de conveniencia James Mahoney.

Los fiscales dijeron en su juicio que ingresó a Nikki’s Speedy Mart en Spartanburg en busca de dinero para mantener su adicción a la cocaína.

Luego tuvo una disputa con Mahoney, quien sacó una pistola que Moore le arrebató. Mahoney sacó una segunda arma y se produjo un tiroteo, con Mahoney disparando a Moore en el brazo y Moore disparando a Mahoney en el pecho.

Los abogados de Moore han dicho que Moore no pudo haber tenido la intención de matar a alguien cuando entró a la tienda porque no traía un arma con él.

Noticia relacionada

Preso de Carolina del Sur elige pelotón de fusilamiento en lugar de silla eléctrica