Utiliza el Lean Canvas para modelar tu negocio

Anteriormente, comentamos que no es recomendable diseñar un modelo de negocios sin la intervención directa de nuestros potenciales clientes.

Es por eso que Steve Blank-gurú en temas de Emprendimiento e Innovación-aconseja que le preguntemos qué es lo que realmente desean, para que podamos satisfacer sus necesidades y deseos mediante nuestro producto o servicio.

Existen varias metodologías para diseñar un modelo de negocios para emprendimientos, ahora hablaremos del Lean Canvas.

Esta herramienta fue creada por el emprendedor Ash Maurya en el 2010 y explicada en su libro “Running Lean”, consiste en un documento que consta de nueve bloques que nos ayuda a definir la viabilidad del proyecto de emprendimiento que estemos ideando, de forma concisa y de fácil comprensión, no solamente para los clientes, sino también para posibles inversionistas o patrocinadores.

A continuación, comentaremos a grandes rasgos cada uno de los elementos que lo componen:

1-Segmento de clientes:
¿Para quién va dirigida nuestra solución? ¿Dónde? ¿Quiénes serán nuestros primeros usuarios?

2-Problema:
¿Qué voy a resolver con mi producto o servicio? ¿Cómo se ha estado resolviendo hasta el momento? se recomienda listar por lo menos 3 problemáticas.

3-Propuesta de valor:
¿Qué vamos a proporcionar para que se interesen por el producto o servicio que presentemos?

4-Solución:
Son hipótesis con las que se plantean cómo resolver las problemáticas del punto 1, se utilizarán iteraciones continuas con los posibles clientes hasta encontrar la que cumpla con sus expectativas.

5-Canales:
¿Cuáles son las vías mediante las cuales los potenciales clientes adquirirán el producto o servicio? Por ejemplo: Correo electrónico, teléfono, entrega puerta a puerta, etc.

6-Estructura de ingresos:
¿Cuáles son las fuentes de ingresos con las que pensamos financiar a nuestro emprendimiento? Recomendamos enumerarlas con el mayor nivel de detalle posible.

7-Estructura de costos:
Realizar una lista de cuáles son los costos (fijos o variables) como por ejemplo: Energía eléctrica, telefonía, recursos humanos, alquiler de local, etc.

8-Métricas claves: 
¿Cuáles actividades queremos medir? ¿Cuáles mecanismos utilizaremos? Las métricas nos ayudarán a evaluar qué tanto estaremos alcanzando los objetivos previstos para nuestro emprendimiento.

Por ejemplo: Totales de visitas únicas mensuales a una tienda de comercio electrónico.

9-Ventaja competitiva: 
¿Qué nos diferencia de nuestros competidores? ¿Estarían dispuestos nuestros potenciales clientes a pagar por eso? Por ejemplo: si nuestro emprendimiento cuenta con un sistema de pedidos mediante una app, podría ser una ventaja en relación a un proveedor de la misma industria, pero que no disponga de esta funcionalidad.

Por Iván de Paula (conectoraong@gmail.com / www.conectora.org)
*El autor es Ingeniero de Sistemas, con maestría en Gerencia y Productividad.