Epidemiólogo revela el origen del SIDA y la primera persona infectada con el VIH

El SIDA se ha cobrado más de 33 millones de vidas y su agente causante, el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), hasta ahora ha demostrado ser imposible de encontrar una vacuna.

Los medicamentos que previenen la transmisión del virus y los síntomas de la calabaza ya están disponibles en muchos países, pero 1,7 millones de personas se infectaron con el VIH en 2019.

El profesor Jacques Pepin, epidemiólogo de la Université de Sherbrooke en Canadá, ha estado tratando de descubrir el origen del VIH durante décadas, desde su época como médico de cabecera en Zaire (hoy República Democrática del Congo) en la década de 1980.

Estudios anteriores encontraron que el Virus de la Inmunodeficiencia de los Simios (VIS) en los chimpancés se cruzó por primera vez con los humanos en el sureste de Camerún a principios del siglo XX.

El Virus de la Inmunodeficiencia de los Simios puede ser fatal para los chimpancés y es exactamente igual que el VIH, la única diferencia entre los dos es el huésped en el que vive.

El VIH es un ejemplo de transmisión zoonótica, donde un patógeno puede pasar de una especie a otra, como el Covid-19, la gripe aviar y la viruela vacuna.

En la aclamada primera edición de su libro “El origen del sida”, publicado en 2011, el Dr. Pepin concluyó que el VIH probablemente infectó a un cazador en Camerún a principios del siglo XX, antes de extenderse a Léopoldville, ahora conocida como Kinshasa en el Congo. 

Ahora, se ha publicado una versión revisada de esta hipótesis del “Cazador de cortes” que establece que el “Paciente cero” original no era un cazador nativo, sino un soldado hambriento de la Primera Guerra Mundial obligado a cazar chimpancés para alimentarse cuando estaba atrapado en el bosque remoto alrededor. Moloundou, Camerún en 1916 – dando lugar a la teoría del “soldado cortado”.

En una entrevista exclusiva con MailOnline, el profesor Pepin revela cómo el colonialismo, el hambre y la prostitución ayudaron a crear la epidemia de SIDA en curso.

«Durante la Primera Guerra Mundial, Alemania tenía varias colonias en África y las fuerzas aliadas decidieron invadir estas colonias, una de las cuales fue Camerún», dijo el profesor Pepin.

«Camerún fue invadido por una combinación de soldados británicos, belgas y franceses de cinco direcciones».

Una de las rutas de invasión vio a 1.600 soldados aventurarse desde Léopoldville por el río Congo y su afluente, el río Sanger, antes de llegar a pie al destino final en Camerún.

Este camino los llevó a la remota ciudad de Moloundou, la ubicación que estudios previos habían especulado fue el sitio de la primera infección por VIH.

Los soldados pasaron tres o cuatro meses en Moloundou antes de seguir adelante. Cuando estaban allí, el principal problema no eran las balas del enemigo, sino el hambre”, dijo el profesor Pepin.

La población normal de toda la región sudoriental de Camerún en la década de 1920 era de alrededor de 4.000 habitantes, que vivían de la yuca, otros cultivos y carne de animales silvestres. 

Estas personas huyeron cuando llegaron los soldados debido a su brutal reputación de masacrar pueblos y violar despiadadamente a mujeres.

Como resultado, los soldados pronto se quedaron sin comida y dependieron de los suministros enviados por río desde Brazzaville y Léopoldville.

Sin embargo, el río solo llegaba hasta cierto punto y se contrataba a «porteadores», lugareños mal pagados, para transportar manualmente alimentos, vino, municiones y armas a Moloundou.

Las caminatas diarias de hasta 25 millas con una carga útil de 25 kg (55 libras) y una nutrición insuficiente llevaron a la mitad de estas almas a morir, estima el profesor Pepin.

Los problemas logísticos provocaron hambrunas masivas y obligaron a los soldados a aventurarse en el bosque para cazar cualquier animal que pudiera ser devorado.

«De repente, tienes 1.600 soldados con rifles y munición en abundancia, por lo que el nivel de caza en esa área aumentó drásticamente durante estos pocos meses», dijo a MailOnline.

Mi hipótesis es que uno de los soldados se infectó mientras cazaba en el bosque. Un chimpancé fue asesinado y al cortar al animal para traerlo de regreso, hubo una herida que se infectó con el virus.

«Al final, el soldado, después de la guerra, regresó hasta Léopoldville y probablemente puso en marcha el primer tren de transmisión en la propia Léopoldville».

El profesor Pepin cree que una vez que el virus se afianzó en la población humana, inicialmente se propagó lentamente, confinado a lo que entonces era la capital de la colonia belga.

Él estima que este único caso de transmisión zoonótica en 1916 provocó alrededor de 500 personas infectadas a principios de la década de 1950.

La propagación del VIH en este punto fue impulsada principalmente por la reutilización de agujas sucias en los hospitales, como resultado de la escasez de recursos y las capacidades de desinfección limitadas.   

En 1960, el Congo se despojó de las cadenas del colonialismo europeo, provocando una afluencia de refugiados y migrantes a la ciudad.

La población de Léopoldville era de aproximadamente 14.000 a principios del siglo XX y ahora Kinshasa, el nombre que se le dio a Léopoldville en 1966, alberga a 14 millones de personas, un aumento de 1.000 veces en un siglo. 

Sin embargo, la ciudad recién nombrada resultó ser el caldo de cultivo perfecto para el VIH, ya que creó una división sexual desigual, con diez hombres viviendo allí por cada mujer.

Esto condujo a la pobreza y la prostitución generalizada, lo que ayudó a que el virus de transmisión sexual se propagara entre la población de la ciudad. 

“Cada año, las prostitutas tienen hasta 1.500 clientes. Eso fue perfecto para la amplificación sexual del VIH entre estas trabajadoras sexuales de alto volumen y sus clientes”, dice el profesor Pepin.

“Fue entonces cuando realmente la transmisión sexual se aceleró en la década de 1960”.

El centro de Léopoldville fue parte integral de la propagación del VIH en todo el mundo, agrega el profesor Pepin, y dice que en la década de 1960 se observaron algunos casos en otras partes del antiguo Congo Belga.

Un asistente técnico haitiano que llegó al país después de la independencia de la nación contrajo el virus en esta región y finalmente se lo llevó a casa donde luego se propagó entre los hombres homosexuales.

«En unos pocos años se reexportó a los EEUU donde se extendió entre los hombres homosexuales y los consumidores de drogas intravenosas, y desde EEUU se fue a Europa occidental», dice el Dr. Pepin.

Fuente: MailOnline