Dirigente del PRSD en Nueva York hace propuesta para solución de la grave crisis haitiana

Nueva York.-​El dirigente del Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD) Manuel Octavio Pérez (Mañengo) hizo una propuesta  salomónica para solucionar la grave crisis por la que atraviesa el pueblo haitiano.

En un video colgado en su canal de Youtube «Generación Radio Tv», el también comunicador neoyorquino señala que el problema de Haití, no tiene solución por sí misma.

Dijo que «la solución es una coalición de países amigos, 50 años gobernando Haití, dejar que sigan como están, sin ningún plan, sin ninguna ecuación, ya que el pueblo no tiene solución propia».

 «Se lo vuelvo a repetir, aunque parezca llover sobre mojado, unión de países amigos gobernando, desde el ciudadano cero o ciudadano uno, para que nazca otro ciudadano haitiano con una mentalidad nueva», reiteró Mañego.

Explicó que «ciudadano uno o ciudadano cero, alimentarlo sin mente dañada, poniéndole atención, porque los haitianos son la vergüenza de Latinoamérica, no los quiere nadie, solo la República Dominicana los acoge».

Agregó Mañengo que la emigración haitiana no la quiere nadie en ninguna parte del mundo, “pero las ONG si la quieren para nosotros los dominicanos, nosotros no podemos más, hacemos lo que se puede, no podemos ni con nosotros mismos» subrayó.

«No podemos echarnos esa carga, tenemos muchos problemas aunque se vea la abundancia comparándola con Haití, hasta las camas están llenas de haitianas y no decimos nada, si seguimos dejándolos gobernar solos, seguirán sucediendo cosas como las que hemos visto», declaró.

Aseguro que «la comunidad internacional está actuando de manera hipócrita, desleal con los pueblos de Latinoamérica, vamos a dividírnoslo, la solución es, países amigos gobernar a Haití por 50 años y en cien años seria uno de los países más progresista de Latinoamérica», recalcó Mañengo. 

Dijo que está elaborando un documento para ser entregado ante las Naciones Unidas, que contribuirá en terminar con la doble moral de algunas potencias, “de no obtemperar a ese llamado el problema haitiano jamás será solucionado», puntualizó.

Por Víctor Gómez