Empresario pide a instituciones públicas y privadas ayudar a rescatar el río Moca

Moca, Espaillat.-El empresario agropecuario Ramón Santana Rodríguez, requirió del gobierno y de las instituciones privadas conjuntamente con la sociedad civil de este municipio, coadyuvar para el rescate del rio Moca.

“Es una tragedia anunciada las condiciones de deterioro progresivo en que se encuentra este afluente de agua totalmente contaminada, que no solo atenta contra el medio ambiente, sino que también es un foco de enfermedades que pone en peligro a las miles de familias que viven en la ribera de este río”, señaló

Manifestó el empresario, que el problema es serio, los asentamientos humanos, que en su mayoría vierten al río las heces fecales, las aguas de los hogares, de las fábricas e industrias y otros desperdicios que atentan contra la biodiversidad y eso no es todo el peligro que le asecha a las familias que viven en la orilla a una creciente repentina y nocturna.

Expresó Santana Rodríguez, que el gobierno a través del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, el sector privado y la población, intervenir el río Moca, con una limpieza permanente, campaña de reforestación, educación e infraestructuras de apoyo social y de esparcimiento.

“El río Moca, que ya casi se encuentra en su cruce por el centro de la ciudad, ahora lo que más se parece a un botadero de basura y a un sanitario público, que por sus condiciones de inoculación y suciedad, no aguanta más flujo”, comentó el empresario agropecuario, quien espera se tomen acciones puntuales para curar este río.

Dijo que el río Moca, es una pena observarlo, lleno de todo tipo de basuras y desperdicios humanos, de animales e industriales, que ha eliminados todos los tipos de especies propios de ese raudal.

Comentó que ni un renacuajo se encuentra pero mucho menos un camarón, una tilapia, una jaiba ni el cantar de los pájaros que abundaban y anidaban en esos entornos boscosos, donde se encontraban frescos charcos de abundantes aguas cristalinas, que eran frecuentados por jóvenes de los distintos sectores de la ciudad, en décadas atrás.

Por Luis Ramón López