Twitter suspende permanentemente la cuenta de Trump; partidarios reaccionan

Twitter dio el viernes un paso sin precedentes la prohibir de manera permanentemente la cuenta del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, menos de dos semanas antes de que deje el cargo.

«Después de una revisión minuciosa de los tweets recientes de la cuenta @realDonaldTrump y el contexto que los rodea, específicamente cómo se reciben e interpretan dentro y fuera de Twitter, hemos suspendido permanentemente la cuenta debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia», dijo la compañía en un comunicado.

La decisión se produce después del asedio al Capitolio de Estados Unidos el miércoles en el que cinco personas murieron cuando miles de partidarios pro-Trump descontentos con las elecciones irrumpieron en el Congreso.

Al explicar su decisión, Twitter reveló: «Los planes para futuras protestas armadas ya han comenzado a proliferar dentro y fuera de Twitter, incluido un ataque secundario propuesto contra el Capitolio de los Estados Unidos y los edificios del capitolio estatal el 17 de enero de 2021».

“En el contexto de los horribles eventos de esta semana, dejamos en claro el miércoles que violaciones adicionales de las reglas de Twitter podrían resultar en este mismo curso de acción”, continuó el comunicado.

“Nuestro marco de interés existe para permitir que el público escuche directamente a los funcionarios electos y líderes mundiales. Se basa en el principio de que las personas tienen derecho a tener el poder para rendir cuentas abiertamente».

“Sin embargo, dejamos en claro hace años que estas cuentas no están completamente por encima de nuestras reglas y no pueden usar Twitter para incitar a la violencia, entre otras cosas. Seguiremos siendo transparentes en torno a nuestras políticas y su aplicación».

La histórica decisión deja a Trump sin su púlpito principal y a Twitter sin su usuario más famoso. El comandante en jefe comenzó este año con 88,6 millones de seguidores y 59.400 tuits, muchos de los cuales anunciaban el despido del personal de la Casa Blanca y otros movimientos diplomáticos.

El equipo del presidente respondió de inmediato y calificó la medida de «repugnante».

«Asqueroso. Big Tech quiere cancelar los 75 millones de seguidores de @realDonaldTrump. Si cree que no vendrán por ti a continuación, está equivocado”, escribió Jason Miller, asesor principal de la campaña de Trump.

Pero Twitter no es la primera empresa de redes sociales en prohibir al presidente a raíz del episodio violento.

El jueves, el jefe de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció que había prohibido a Trump usar la plataforma hasta después de que dejara el cargo el 20 de enero, y dijo que había usado su plataforma para «condonar en lugar de condenar las acciones de sus partidarios».

«Los impactantes eventos de las últimas 24 horas demuestran claramente que el presidente Donald Trump tiene la intención de usar el tiempo que le queda en el cargo para socavar la transición pacífica y legal del poder a su sucesor electo, Joe Biden», escribió Zuckerberg en una publicación en su cuenta personal de Facebook.

Twitter bloqueó temporalmente la cuenta del presidente el miércoles por tweets que parecían glorificar la invasión del Capitolio por parte de sus partidarios, quienes interrumpieron violentamente una sesión conjunta del Congreso para confirmar la victoria de Joe Biden.

Cinco personas murieron en el asalto al Capitolio, incluidos cuatro partidarios de Trump y un oficial de policía del Capitolio de los Estados Unidos, Brian Sicknick, de 42 años, quien, según los informes, fue golpeado con un extintor de incendios.

A Trump se le permitió regresar a la plataforma el viernes por la mañana y envió una misiva sin complejos que decía que sus seguidores no serían silenciados.

“Los 75.000.000 de grandes patriotas americanos que votaron por mí, AMERICA FIRST y HACEN AMERICA GRANDE OTRA VEZ, tendrán una VOZ GIGANTE en el futuro. ¡¡¡No serán irrespetados ni tratados injustamente de ninguna forma!!!» escribió Trump.

También dijo que no asistirá a la inauguración de Biden el 20 de enero.

Fueron estos dos tweets los que desencadenaron la decisión de Twitter de bloquear permanentemente al presidente, el usuario más prolífico de la plataforma.

“[Nosotros] hemos determinado que estos Tweets violan la política de glorificación de la violencia y el usuario @realDonaldTrump debería ser inmediatamente suspendido del servicio de forma permanente”, continuó el comunicado.

El viernes temprano, Twitter expulsó del sitio a dos de los aliados de Trump, el exgeneral Mike Flynn y el abogado Sidney Powell, por respaldar sus afirmaciones de que el fraude electoral dio la victoria a Biden.

También se prohibió a decenas de otros seguidores de la teoría de la conspiración marginal Q-Anon.

Twitter comenzó a vigilar los tweets del presidente en el período previo a las elecciones el año pasado, abofeteándolos con etiquetas de advertencia o enmascarándolos por completo mientras criticaba las protestas de Black Lives Matter o las acusaciones de fraude electoral.

La censura sin precedentes provocó acusaciones de sesgo político por parte de los conservadores, lo que llevó a feroces audiencias de grandes tecnologías en Capitol Hill.

Enfurecido por el enmascaramiento de sus tweets, Trump fue a la guerra con las empresas de redes sociales y firmó una orden ejecutiva en mayo del año pasado con el objetivo de reducir sus protecciones de responsabilidad legal de la Sección 230.

«Un pequeño puñado de poderosos monopolios de las redes sociales tenía un poder ilimitado para censurar, restringir, editar, dar forma, ocultar, alterar virtualmente cualquier forma de comunicación entre ciudadanos privados o grandes audiencias públicas», dijo el comandante en jefe en un discurso en la Oficina Oval.

Partidarios de Trump reacionan
Los partidarios del presidente señalaron la hipocresía de la prohibición de Twitter, y señalaron el hecho de que los tweets de “dictadores” como el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, que pedían la destrucción de Israel, todavía estaban en línea.

«Las cuentas de Twitter de Khamenei, Rouhani & Zarif todavía están activas», escribió el representante republicano de Nueva York Lee Zeldin.

«Su régimen promete muerte a Estados Unidos, llamándonos el Gran Satán, los funcionarios del Partido Comunista Chino que dicen que el ejército estadounidense envió el coronavirus a China no están suspendidos, pero Twitter prohíbe al presidente de los Estados Unidos», dijo.

El representante republicano de Colorado, Ken Buck, agregó: “Twitter hace la vista gorda ante la propaganda china y la esclavitud moderna, pero marca la línea con los tweets del presidente de los Estados Unidos.

Entonces, ¿qué opciones tiene el presidente ahora? Los conservadores han comenzado a utilizar una alternativa a Twitter llamada Parler, que se fundó en agosto de 2018 y afirma ser una «libertad de expresión», una alternativa imparcial a las plataformas convencionales.

El viernes, el congresista republicano de Kentucky, Thomas Massie, animó a sus seguidores a unirse a él allí.

«Soy ThomasMassie en Parler si la limpieza social de @ jack elimina mi cuenta aquí», escribió con el hashtag «#AllHailJack», una referencia al fundador de Twitter, Jack Dorsey.