Gobernador de Nueva York pide prohibir vuelos desde Reino Unido por nueva cepa del coronavirus

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, calificó este domingo de «reprensible» y «negligencia grave» permitir a los viajeros del Reino Unido volar al aeropuerto John F. Kennedy (JFK) sin ser examinados a pesar de una nueva mutación contagiosa del coronavirus que cerró Londres.

«En este momento, la variante en el Reino Unido está llegando en aviones al aeropuerto JFK», dijo Cuomo sobre la mutación que el primer ministro británico Boris Johnson advirtió que podría ser un 70 por ciento más transmisible.

«Ahora mismo», enfatizó el gobernador, estoy pidiendo al Gobierno federal que impongan las pruebas de coronavirus a los viajeros del Reino Unido a un «mínimo», sino una prohibición total.

«Literalmente seis vuelos al día. Y todo lo que se necesita es una persona», dijo sobre la posible semilla para la propagación de la nueva cepa.

Destacó durante una conferencia de prensa para hablar de la pandemia, que al menos120 países se aseguran de que los viajeros del Reino Unido obtengan una prueba negativa para el coronavirus antes de dejarlos entrar.

Hasta ahora, Francia, Alemania, Italia, los Países Bajos, Bélgica, Austria, Irlanda y Bulgaria han anunciado prohibiciones o restricciones estrictas para los viajeros del Reino Unido desde que Johnson anunció el cierre de Londres el sábado.

Cuomo, dijo que el bloqueo repentino de Johnson tan cerca de Navidad era una clara señal de cuán «aparentemente peligrosa» ha demostrado ser la nueva mutación.

«Tenemos alrededor de seis vuelos diarios provenientes del Reino Unido. Y no hemos hecho absolutamente nada», dijo Cuomo, quien también anunció que el estado tiene otros 9,957 casos de Covid-19 y una tasa positiva de 5.05 por ciento.

«Para mí, esto es reprobable, porque esto fue lo que sucedió en la primavera», dijo, culpando a los viajeros de Europa de la salvaje propagación temprana del contagio en Nueva York, en lugar del epicentro inicial en Wuhan, China.

Recordó que la Autoridad de Puertos, que administra los puentes, carreteras y puertos de Nueva York y Nueva Jersey, no tiene la autoridad para prohibir pasajeros o vigilar su salud, que es una tarea del Gobierno federal.

 «No hacer nada es negligencia. Es una negligencia grave. ¿Cuántas veces en la vida tienes que cometer el mismo error antes de aprender?”, dijo en tono irritado.

Cuomo enfatizó que hasta el momento «no tenemos ninguna evidencia» de que la nueva cepa haya llegado a Estados Unidos, y dijo que es un miedo que «me mantuvo despierto anoche».

También temía que solo existiera una «suposición de trabajo» de que las vacunas contra el coronavirus serían efectivas contra la nueva cepa, diciendo, «los expertos se han equivocado tanto… lo tomo todo con un grano de sal, para ser sincero».

Su declaración se produjo poco después de que el almirante adjunto de Salud de los Estados Unidos, Brett Giroir, insistiera en que no había ninguna razón para hacer otra cosa que «seguir viendo» las noticias sobre la propagación en el Reino Unido.

«No creo que deba haber ningún motivo para alarmarse en este momento», dijo Giroir a George Stephanopoulos en «This Week» de ABC.

«Los virus mutan. Hemos visto casi 4.000 mutaciones diferentes entre este virus. No hay indicios de que la mutación en este momento de la que están hablando esté superando a Inglaterra», insistió, y dijo que representaba solo el 20 por ciento de los casos en un condado.

«Y, lo que es más importante, aún no hemos visto una sola mutación que la hiciera evadir la vacuna», dijo, y dijo que las nuevas inyecciones «deberían seguir funcionando de manera muy sólida contra todas estas cepas».

El líder británico Johnson dijo el sábado que la nueva variante del virus, que se mueve rápidamente, es un 70 por ciento más transmisible, culpándola de más del 60 por ciento de las nuevas infecciones en Londres y áreas circundantes.

La Organización Mundial de la Salud tuiteó el sábado por la noche que estaba «en estrecho contacto con funcionarios del Reino Unido sobre la nueva variante del virus Covid-19» y prometió actualizar a los gobiernos y al público a medida que se sepa más.

Gran Bretaña ha visto más de 67.500 muertes en la pandemia, la segunda cifra confirmada más alta en Europa después de Italia, con más de 2 millones de casos confirmados, según datos de la Universidad Johns Hopkins.