¿Emprender o intraemprender?

La idea de emprender un proyecto propio es muy atractiva. De hecho, cada vez son más las personas que renuncian a la zona de confort que facilita un trabajo seguro para embarcarse en una idea con posibilidades de convertirse en un modelo de negocio exitoso.

No obstante, a pesar de que durante los últimos tiempos quien se ha llevado el foco de atención ha sido el emprendedor, también deberíamos reconocer la importancia de los intraemprendedores, quienes reúnen méritos propios en sus espacios de trabajo.

¿Quién es un intraemprendedor?

Es una persona innovadora, que ha decidido aportar sus talentos en su empleo, en oposición al emprendedor que decide independizarse, asumiendo todos los riesgos que conlleva esta decisión.

¿Qué ventajas obtiene una empresa al emplear a un intraemprendedor?

● Hacia el mundo exterior, se transmitirá una imagen positiva de que ofrece oportunidades de desarrollo para sus colaboradores.

● Los costos del nuevo proyecto se reducen, ya que generalmente los asume.

● El intraemprendedor accederá directamente a los recursos de la organización, que incluyen aspectos técnicos, humanos y económicos.

● Dispondrá de colaboradores motivados y más comprometidos con su misión, visión y valores.

● El producto o servicio obtenido fruto de este intraemprendimiento, pasará a formar parte del catálogo institucional; lo ideal es que se lleguen a acuerdos de derechos de autor, en los mejores términos posibles.

Eventualmente, el intraemprendedor también va a liderar el proyecto que conlleve la ejecución de su idea. De esta forma, obtendrá una oportunidad única de crecimiento profesional, que le ayudará a obtener más responsabilidades, así como el reconocimiento público.

Por Iván de Paula (conectoraong@gmail.com / www.conectora.org)
*El autor es ingeniero de Sistemas, con maestría en Gerencia y Productividad.

Noticia relacionada

Cómo convertir tus ideas en libros rentables a través de Trebolarium