Al Horford y los Celtics eliminan a los Bucks; Mavericks deja en el camino a los favoritos Suns

BOSTON (AP) — Tras la derrota de los Celtics en el quinto partido ante Milwaukee y que dejó a su equipo abajo 3-2, el entrenador de Boston Ime Udoka lanzó un pronóstico. «Será más gratificante cuando remontemos», dijo.

Dos victorias después, los Celtics transformaron en realidad la profecía de su técnico.

Grant Williams firmó 27 puntos y acertó siete triples, Jayson Tatum agregó 23 y Boston estableció un récord en un séptimo partido al encestar 22 triples para eliminar 109-81 a los Bucks de Milwaukee, los reinantes campeones de la NBA, en las semifinales de la Conferencia Este.

Boston se las verá contra Miami a partir del martes, reeditando la definición del Este en 2020. El Heat despachó a los Celtics en seis juegos en esa serie disputada en la burbuja de Walt Disney World.

Tatum afirmó que su equipo asumió el desafío de encontrarse «contra la pared», al verse obligado a ganar los últimos dos partidos tras desmoronarse en su anterior duelo en casa.

«Por más que la derrota del quinto juego dolió mucho, estaba sumamente entusiasmado para enfrentar este reto.», dijo Tatum. «Creo en mi capacidad. Creo en este equipo. Estaba seguro que podía rendir así. Sabía que teníamos la capacidad de responder cómo lo hemos hecho».

Los Celtics quedaron abajo temprano, pero fueron una tromba en la segunda mitad — con un parcial 61-38 — para enfilarse al triunfo. Boston liquidó el duelo con un alucinante diferencia de 54 puntos en disparos lejos del arco para quedar con foja de 25-9 cuando en un séptimo partido.

En cambio, los Bucks quedaron 3-9. Apenas embocaron 4 de 33 lanzamientos (12,1%) desde la línea de tres puntos. Fue el segundo peor porcentaje en intentos de triples en un juego de playoffs (con un mínimo de 30 disparos).

Giannis Antetokounmpo anotó 25 puntos, recuperó 20 rebotes y dio nueve asistencias. Pero el astro griego estuvo fatal durante el segundo tiempo, acertando apenas 3 de 11 disparos en la pintura, y 1 de 6 en el último cuarto.

«Los disparos que suelo embocar no entraban. Así es el básquetbol. Así es el deporte», dijo Antetokounmpo. «A veces se gana. A veces se pierde. A alguien le toca ganar. Y hay un perdedor. Hay que aceptarlo».

Williams fijó un tope personal de puntuación al atinar 7 de 18 lanzamientos desde larga distancia.

Boston comenzó la segunda mitad con una ofensiva de 11 puntos contra cuatro de sus rivales para despegarse 59-47.

Con el marcador 63-65, Tatum fue enviado a la banca cuando le marcaran su cuarta falta. pero los Celtics reaccionaron y consiguieron 16 unidades contra 11 de los Bucks el resto del periodo e irse con ventaja de 79-64 al último cuarto.

Los Bucks tuvieron la ventaja durante todo el cuarto inicial, en el que Antetokounmpo consiguió anotación o asistencia en 24 de los 26 puntos de Milwaukee en ese periodo.

El dominicano Al Horford anotó 6 puntos, atrapó 10 rebotes y dio 6 asistencias.

Mavericks de Dallas elimina a los favoritos Suns de Phoenix

PHOENIX. — Luka Doncic anotó 35 puntos, Spencer Dinwiddie agregó 30 y los Mavericks de Dallas dieron la gran campanada al eliminar el domingo 123-90 a los favoritos Suns de Phoenix en el séptimo partido y avanzar a la final de la Conferencia Oeste por primera vez desde 2011.

Dallas se impuso finalmente como visitante en un ambiente hostil de principio a fin después de que ambos equipos ganaran sus respectivos encuentros en casa.

«Muchos habían dicho que serían pan comido», dijo el entrenador de los Mavericks, Jason Kidd, con una sonrisa. «Tenían razón».

Phoenix, que alcanzó la final de la NBA la temporada anterior con un plantel muy similar, tuvo una decepcionante actuación no obstante ser un club curtido en playoffs.

Los Mavericks, cuartos preclasificados, visitarán el miércoles a Golden State en el primer partido entre ambos conjuntos.

«Fantástico», declaró Doncic. «No sé qué decir».

Doncic dio a los Mavericks una ventaja inicial al acertar sus primeros tres lanzamientos, incluidos un par de triples. Dallas se fue arriba 27-17 en el primer periodo y se fue al descanso con una cómoda ventaja de 57-27.

Doncic y Dinwiddie, que entraron de cambio, aportaron de manera conjunta 48 de 57 puntos de los Mavericks.

«Estaba a la vista la presión en los jugadores», dijo Kidd. «Fallaron algunos disparos que normalmente aciertan».

¿Drama en el septimo partido? Nada.

Para ponerlo en forma simple, los Suns parecían abrumados por la presión del séptimo duelo. Fallaron lanzamientos que típicamente anotan, hicieron pases malos que no ejecutan y no parecían el equipo que ganó 64 encuentros para el mejor registro de la NBA en la campaña regular.

En el medio tiempo, muchos fanáticos de los Suns abuchearon el mal desempeño.

En el global la serie quizá fue reñida pero los partidos individuales no. Tres de los primeros seis encuentros terminaron con diferencia de al menos 20 puntos y ninguno se decidió hasta la última posesión.

El séptimo partido siguió un patrón similar, salvo que el equipo que hizo más daño fue el visitante. Doncic jugó fantástico, hizo lanzamientos desde todos los puntos en la cancha y acertó 12 de 19 tiros de campo, incluidos seis de 11 intentos para triple.

Doncic también recibió ayuda: Dinwiddie estuvo fantastico en la primera mitad, hizo 21 puntos al acertar siete de 10 lanzamientos, incluidos 4 de 5 intentos para triple.

Por su parte, los defensivos Chris Paul y Devin Booker, de Phoenix, ambos nominados al Juego de Estrellas, nunca fueron decisivos. Paul, de 37 años, nominado 12 veces al Juego de Estrellas, ha hecho todo lo posible en la cancha, solo le resta ganar un campeonato.

Dallas se impuso a las probabilidades con la victoria: Después de que los Céltics derrotaran a los Bucks el domingo, el equipo de casa era favorito 110-33 (77%) para el séptimo partido en la NBA.

Por segundo año consecutivo los Suns han perdido una serie en playofss tras ir arriba 2-0. Ganaron los primeros dos partidos contra los Bucks en la final de la NBA de la campaña pasada y sucumbieron en los cuatro cotejos siguientes.