Ayuntamiento de la ciudad de NY tendrá nuevos miembros en 2021

El Concejo Municipal de Nueva York está compuesto por distritos que para el próximo año tendrá varias caras nuevas, el Distrito número 10 es uno que está en la lista y está compuesto por los barrios de Washington Heights, Inwood y Marble Hill, cuyos habitantes son una mezcla de varias nacionalidades, pero la más numerosa es la de origen dominicana.

La próxima vacante del Distrito 10 tiene varios precandidatos de origen dominicano quienes aspiran  heredar la curul que obligado tiene que dejar el actual incumbente, entre ellos tenemos a Ángela Fernández, Josué Pérez, Carmen De La Rosa, Tirso S. Piña, Johanna García, entre otros. 

Las opiniones de la mayoría de los residentes del citado distrito, es que casi todos los aspirantes son de la misma nacionalidad, “es una desventaja para mantener el puesto con tanta gente del mismo origen étnico”, esta situación puede originar que un afroamericano o anglosajón gane la curul que nos otorgó el otrora líder dominicano Guillermo Linares, y por tanto, no esté más en el cuerpo de un hijo de «Quisqueya la Bella».

Varios grupos  preocupado quieren presentar una posible solución, hacer una convocatoria con algunos puntos en la agenda, entre las sugerencias es que el congresista Adriano Espaillat, junto con los diferentes sectores que componen el distrito y los aspirantes, es realizar un taller. 

Además quieren que si es posible y no hay lugares por la pandemia para juntar muchas gente sea virtual, asimismo que se destaque en los medios de prensa  para que la comunidad tengan participación con sus sugerencias, unificar criterios, evaluación de las mejores propuestas que presenten los precandidatos para beneficio de la comunidad, y por votación elegir solo 3 de ellos.    

En conclusión de querer ser todos «Cabeza de Ratón», estamos expuestos a perder el espacio ganado hace tantos años por un hijo de República Dominicana la “Tierra más bella que ojo humano han visto”, sea preservado. Las cartas están sobre la mesa.

Por Zenith Díaz Mejía

*La autora es periodista reside en Nueva York.