Especialista orienta sobre tratamientos y medidas ante año pre-epidémico de dengue

Santo Domingo.- El dengue es una enfermedad viral endémica-epidémica que, nuestro país ocurren  picos epidémicos cada dos o tres años; el último brote registrado fue en el 2019, motivo por el que la Sociedad Dominicana de Pediatría reunió hoy a sus especialistas  y residentes para orientarles sobre medidas de tratamientos y signos de alerta a fin de prepararse ante nuevos casos en infantes.

La doctora Virgen Gómez Alba, pediatra infectóloga y pasada presidenta de esta Sociedad especializada, enfatizó en el encuentro de actualización médica que los niños y los adolescentes son los más frecuentemente afectados.

“El último brote epidémico fue en el 2019, por lo que tenenos que estar alertas ya que estamos en el período en que podemos tener una nueva epidemia, siendo esto evidenciado por un aumento 3,2 veces en relación al mismo período del 2021. De acuerdo al Informe Epidemiológico nacional, este año se han reportado  1,499 casos y 8 muertes; mientras que al 7 de mayo del 2021 (misma semana contrastada) sólo se habían identificado 471 casos” resaltó la especialista.

Agregó que los casos pueden presentarse en cualquier parte del país, pero Santiago, el gran Santo Domingo, San Cristóbal, Moca, Pepillo Salcedo, Hato Mayor son las provincias que han registrado mayor número de afectados. El serotipo confirmado es el DEN 2 y el 53% de los reportes fueron del sexo masculino.

Signos de alarma

La infectóloga destacó que, durante el curso clínico del dengue, algo muy importante a tomar en cuenta es que (a diferencia de los demás procesos febriles) el día en que la fiebre desciende o cede se inicia la etapa crítica de la enfermedad.

“La aparición de los signos de alarma (dolor abdominal intenso y continuo, trastornos del sensorio, sangrado de mucosas, principalmente por encías, edema,  hígado palpable mayor a 2 cms y vómitos persistentes) es la etapa en la cual en paciente debe ser admitido, hidratado adecuadamente y con una vigilancia estricta de su estado general, porque es el período en que puede evolucionar a dengue grave y hasta fallecer si no se administran  los líquidos adecuados  y necesarios en el momento correcto y un seguimiento estricto de su evolución”, reiteró.

La nueva guía sobre arbovirosis presenta las tres patologías transmitidas por la picadura del mosquito Aedes aegypti (dengue, chikungunya y zika) sin embargo, su abordaje todavía  representa un gran desafío para el personal de Salud en relación al diagnóstico, manejo y desenlaces, ya que  la experta explica que, a pesar de que el cuadro clínico es similar al inicio de la enfermedad, el manejo de cada una es diferente.

La doctora Gómez recomienda a la población estar alerta ante el aumento del número de casos de dengue el inicio del 2022, ya que podríamos estar en el inicio de un año epidémico, por lo quese debe estar atentos y preparados. Por esto, ella considera esencial retomar las capacitaciones no solo para el personal de Salud, sino para la población general a fin de evitar que el país sea uno de los de mayor mortalidad en Las Américas.

“La prevención solo se puede lograr con el control del mosquito vector. Necesitamos comprometernos con el cumplimiento de las medidas recomendadas por el Ministerio de Salud Pública para disminuir el riesgo de infección”.

Estas medidas son: tapar herméticamente el agua almacenada para su uso, untar dos veces por semana cloro líquido en la pared interna del tanque por encima del nivel del agua, usando un paño limpio empapado con el cloro; eliminar del patio o jardín los recipientes

donde se crían los gusarapos; y acudir inmediatamente al médico cuando presenten síntomas de la enfermedad.

Recomendaciones

La Sociedad Dominicana de Pediatria exhora a las madres, padres y tutores estar alertas ante la aparición de fiebre de inicio brusco, hidratar adecuamente a sus niños y al ceder la fiebre vigilar los signos de alarma.  Estos son la mejor herramienta para detectar el inicio de la etapa crítica y hacer las intervenciones tempranas para evitar la evolución hacia dengue grave y la muerte.