Califican como crítica falta donantes de sangre en medio de la pandemia de la Covid-19

Santo Domingo. – La falta de hemoderivados en la República Dominicana es crítica en momento en el que el país se enfrenta a la pandemia de la covid-19, así lo aseguró Rosanny Román, directora del Laboratorio Clínico y Banco de Sangre de los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (CEDIMAT).

Román destacó que se ha sentido la presión de la falta de hemoderivados y en especial de la solicitud del plasma convaleciente, que se empezó a utilizar como alternativa a tratamiento para pacientes con Covid-19.

La terapia con plasma convaleciente es una inmunoterapia adaptativa clásica, que se ha utilizado en el tratamiento de muchas enfermedades infecciosas, sin embargo, la técnica de plasma aféresis, a través de la cual se obtiene el plasma convaleciente, se realizó por primera vez en el 1959.

Por esa razón, estos servicios deben promover la donación voluntaria, altruista y repetitiva a través de programas de educación a la población, ya que la única forma de asegurar un suministro suficiente de sangre segura es mediante donaciones regulares no remuneradas, sostuvo.

“Desde marzo 2020, cuando se detectó el primer caso del virus en el país, los servicios de salud han sufrido una alteración nunca antes vista por nuestra generación, y por supuesto, el banco de sangre no fue la excepción” señaló Román

Román, agregó que de esta manera la sociedad también puede colaborar con la lucha contra el virus, pues los anticuerpos de personas recuperadas de la enfermedad de SARS COV2 pueden ayudar a pacientes que se encuentran cursándola a desarrollar anticuerpos.

Además, insta a los laboratorios a orientar a la población sobre la donación voluntaria y los efectos que puede tener en otros esa acción.

“El banco de sangre es la unidad responsable de selección del donante, recolección, análisis, procesamiento, almacenamiento, en la distribución de la sangre y sus componentes en las pruebas del receptor, siguiendo estrictos controles de calidad, sin dejar de lado la orientación sobre la donación”, enfatizó.

Sin embargo, resaltó que de acuerdo a lo señalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la necesidad de sangre es universal.

Debido a esta realidad, existen requisitos universales que las personas deben cumplir para donar plasma convaleciente, como tener una prueba que confirme que el mismo haya cursado la enfermedad y que se encuentre recuperado; cumplir con los criterios de selección estándar establecido por cada banco para una donación.

Asimismo, la determinación del grupo sanguíneo para asegurar la compatibilidad; una titulación de anticuerpos o cuantificación de los mismos para garantizar que la cantidad de anticuerpos sean los correctos para el tratamiento y el resultado negativo de todas las pruebas serológicas para garantizar un producto acto para el paciente.

Román no descarta que cada institución podría incluir requisitos que considere necesarios para la elegibilidad.

Puntualizó que el volumen de plasma a recolectar no debe exceder los 600 ML excluyendo el anticoagulante. La frecuencia máxima de recolección es en un lapso de dos semanas, la donación anual no debe exceder los 15 litros.

No obstante, en caso de emergencia se puede realizar una donación en un lapso de 48 horas bajo la supervisión de un médico, el cual se asegurará que la integridad del donante se conserve.