Pablo Iglesias renuncia a todos sus cargos y anuncia que abandona la política

MADRID.- Luego de la aplastante victoria de la presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en las elecciones regionales de Madrid, el candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, anunció que abandonará la política.

 “Dejo todos mis cargos, dejo la política entendida como política de partido e institucional”, dijo. “Seguiré comprometido con mi país, pero no voy a ser un tapón para la renovación de liderazgos”, añadió el dirigente de izquierda.

Iglesias, quien en marzo abandonó su cargo como vicepresidente segundo del Gobierno español, presidido por el socialista Pedro Sánchez, para concurrir como candidato a estas elecciones y tratar de impulsar a su partido, afirmó que “cuando uno deja de ser útil, tiene que saber retirarse”.

Díaz Ayuso, candidata del Partido Popular (PP) a la reelección, arrasó en los comicios autonómicos al lograr 65 diputados, a cuatro de la mayoría absoluta, según los resultados con más del 95% de los votos escrutados. Solo necesita la abstención de Vox para ser reelegida presidenta. El partido conservador supera la suma del bloque de izquierda, que cuenta con 58 escaños.

Al entrar en política, Pablo Iglesias había buscado revolucionar a la izquierda en una España sumida en la austeridad al grito de “¡Sí, se puede!”. Profesor de ciencias políticas de 42 años, fue protagonista indiscutible de la política española desde la creación en 2014 de la formación de izquierda radical Podemos, heredera del movimiento de los indignados y las masivas protestas antiausteridad de 2011.

Después de años persiguiendo el poder, en enero de 2020 entró al gobierno como uno de los vicepresidentes del socialista Pedro Sánchez. Apenas un año después, desconcertó al país al dimitir para presentarse a las elecciones regionales de Madrid y tratar de salvar los muebles para su partido en un bastión que les había sonreído en los inicios.

La arriesgada apuesta terminó en sonado fracaso. Pese a la alta participación, los partidos de izquierda se vieron arrollados por la derecha en la región capitalina, que la gobierna desde hace 26 años, y Podemos debió contentarse con un quinto lugar y 7% de los votos.

Ayuso salió al balcón de la sede del PP y exclamó: “¡La libertad ha triunfado nuevamente en Madrid!”. Vox obtiene 13 diputados, con lo que su unión con el PP sobrepasa los 69 escaños necesarios para alcanzar la mayoría absoluta (69 asientos de 136).

Santiago Abascal, líder de Vox, anunció que apoyarán la investidura de Ayuso sin exigir entrar en el gobierno. El bloque de izquierda se queda otra vez en la oposición, con el peor resultado de la historia del PSOE en Madrid, que pasa de 37 asientos a 24, los mismos que Más Madrid, que ya lo supera en votos como segundo partido. Unidas Podemos sube de 7 a 10. Ciudadanos no llega al umbral del 5% de los votos y se queda sin representación.

Agencia DPA y El País

Nota relacionada

Pablo Iglesias, el profesor que quiso revolucionar la izquierda española