Joe Biden jura como el presidente número 46 de Estados Unido

WASHINGTON – Joe Biden y Kamala Harris prestaron juramento este miércoles como presidente y vicepresidente de Estados Unidos, y el nuevo comandante en jefe pidió el fin de la «guerra incivil» de Estados Unidos en una ceremonia históricamente moderada.

Biden, el 46 ° presidente en la historia de la nación, fue juramentado justo antes del mediodía por el juez de la Corte Suprema John Roberts en una reliquia de la Biblia familiar que data de hace más de un siglo, poco después de que Harris fuera juramentado por la juez Sonia Sotomayor.

En un breve discurso inaugural, Biden pidió a los estadounidenses que den más peso a los lazos que los unen que a las diferencias que los separarían.

“La respuesta no es volverse hacia adentro, retirarse a facciones rivales, desconfiar de aquellos que no se parecen a usted o adoran como usted, o que no reciben sus noticias de las mismas fuentes que usted”, dijo.

“Debemos poner fin a esta guerra incivil que enfrenta al rojo contra el azul, lo rural a lo urbano, lo conservador a lo liberal. Podemos hacer esto, si abrimos nuestras almas en lugar de endurecer nuestros corazones».

Fue la voz del pueblo estadounidense, dijo Biden, lo que lo llevó al balcón del Capitolio de Estados Unidos en un frío día de enero.

“Se ha escuchado la voluntad del pueblo y se ha hecho caso a la voluntad del pueblo. Hemos aprendido nuevamente que la democracia es preciosa y la democracia es frágil. A esta hora, amigos míos, la democracia ha prevalecido”, dijo Biden en su discurso inaugural.

“Este es el día de Estados Unidos, este es el día de la democracia, un día de historia, esperanza, renovación y resolución. Hoy celebramos el triunfo no de un candidato sino de una causa, la causa de la democracia. Se ha escuchado la voluntad del pueblo. La democracia ha prevalecido”, dijo Biden.

Biden juró el cargo 11 minutos antes, a las 11:49 am, y en breves comentarios relacionados con los discursos inaugurales anteriores, habló solo durante unos 21 minutos.

El momento histórico ocurrió poco después de que Biden y su esposa Jill subieron los escalones del Capitolio de la mano, al igual que Harris y su esposo Doug Emhoff, entrando en la sede de la democracia estadounidense dos semanas después del día después de que fuera asediada en un sangriento motín que dejó cinco personas muertas.

Biden también invocó esa lucha, y la unidad que ha surgido del otro lado.

“Ahora, en este terreno sagrado, donde hace apenas unos días la violencia buscaba sacudir los cimientos del Capitolio, nos unimos como una nación bajo Dios, indivisible, para llevar a cabo la transferencia pacífica del poder”.

También estuvieron presentes los ex presidentes Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama, a quien Biden sirvió como vicepresidente durante dos mandatos, así como las exprimeras damas Hillary Clinton, Laura Bush y Michelle Obama.

Las parejas de poder político fueron introducidas en el balcón del Capitolio una por una, mientras la Banda de la Marina de los Estados Unidos tocaba bajo ráfagas de nieve intermitentes.

Al dirigirse al contingente bipartidista y una nación fracturada, Biden instó a la unidad.

“Este es nuestro momento histórico de crisis y desafío. La unidad es el camino a seguir”, dijo Biden. “Y debemos afrontar este momento, como Estados Unidos de América. Si hacemos eso, les garantizo que no fallaremos».

Con ese fin, Biden prometió ser un presidente no de los demócratas, sino de los estadounidenses, y alentó a quienes votaron en su contra a embarcarse en los próximos cuatro años con la mente abierta.

“Todos aquellos que no nos apoyaron, permítanme decirles esto: Escúchenme mientras avanzamos. Toma una medida de mí y de mi corazón”, le dio la bienvenida. “Si todavía no estás de acuerdo, que así sea, eso es democracia, eso es Estados Unidos.

“El derecho a disentir pacíficamente dentro de las barreras de nuestra república es quizás la mayor fortaleza de esta nación”, dijo. «Escúchame claramente, el desacuerdo no debe conducir a la desunión».

“Ante el empeoramiento de la pandemia de coronavirus y las amenazas a la seguridad en el país y en el extranjero, los estadounidenses deben tener éxitos juntos o arriesgarse a fracasar”, dijo Biden.

El discurso inaugural de Biden incluyó un momento de silencio por los más de 400,000 estadounidenses fallecidos por COVID-19.

Lady Gaga y Jennifer Lopez
Lady Gaga y Jennifer Lopez fueron las artistas elegidas para actuar durante la ceremonia de investidura de Biden, como el presidente número 46 de Estados Unido.

La cantante estadounidense Lady Gaga dio inicio a la tradicional ceremonia al entonar el himno nacional en Washington durante la asunción de la nueva administración.

La estrella de la música, que apoyó la campaña electoral con Biden y Kamala Harris, apareció en las escalinatas del Capitolio luciendo una voluminosa falda roja y una chaqueta azul que acompañó con un broche de una paloma dorada.

Luego le siguió Jennifer Lopez, de origen puertorriqueño, que cantó “America the Beautiful” y “This Land Is Your Land” en el que incluyó una frase en español: “Una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos”.

Una vez que la artista se retiró del escenario montado frente al Capitolio, llegó el momento más importante de la jornada, en el que formalmente Joe Biden asumió la presidencia.

JLo, que por primera vez ha incluido el español en esta ceremonia, ha estado acompañada de su pareja y ex jugador de béisbol, Álex Rodríguez, de ascendencia dominicana.

La ceremonia de investidura estuvo lejos de ser normal, con la ciudad de Washington bloqueada ante las preocupaciones de seguridad. No obstante, un montón de artistas participan de los actos en la capital estadounidense para dar la bienvenida al nuevo gobierno de Joe Biden y Kamala Harris, un dúo popular en Hollywood.

El cantante de country Brooks, quien es republicano, se quitó el sombrero negro para cantar una versión a capela de “Amazing Grace” y pidió a los estadounidenses en la ceremonia y en su casa que canten con él el último verso.