En discurso del Día de la Victoria, Putin culpa a Occidente por la guerra en Ucrania

MOSCÚ (AP) — El presidente ruso, Vladimir Putin, trató el lunes de presentar la acción militar de Moscú en Ucrania como una respuesta forzada a las políticas occidentales y una medida necesaria para evitar una posible agresión.

Hablando en un desfile militar en la Plaza Roja que marcó la victoria de la Segunda Guerra Mundial sobre los nazis, Putin trazó paralelismos entre la lucha del Ejército Rojo contra las tropas nazis y la acción de las fuerzas rusas en Ucrania.

Mientras criticaba a Occidente, Putin no dio indicios de un cambio en las estrategias ni dio ninguna indicación de que iba a declarar una amplia movilización, como temían algunos en Ucrania y Occidente.

Dirigiéndose a las falanges de tropas rusas de élite que llenan la Plaza Roja, Putin dijo que la campaña en Ucrania era un movimiento necesario para evitar lo que describió como “una amenaza que era absolutamente inaceptable para nosotros (que) se ha creado metódicamente junto a nuestras fronteras”.

“El peligro aumentaba día a día”, afirmó, y agregó que “Rusia ha dado una respuesta preventiva a una agresión” en lo que describió como una “decisión forzada, oportuna y la única correcta de un país soberano, poderoso e independiente”.

El líder ruso ha acusado repetidamente a Ucrania de albergar intenciones agresivas, con el apoyo de Estados Unidos y sus aliados, afirmaciones que funcionarios ucranianos y occidentales han negado.

En su discurso en el desfile, Putin volvió a regañar a Occidente por no prestar atención a las demandas rusas de garantías de seguridad y un retroceso en la expansión de la OTAN, argumentando que no dejaba a Moscú otra opción que lanzar una acción en Ucrania.

El líder ruso enfatizó que las tropas rusas luchaban por la seguridad del país en Ucrania y pidió un minuto de silencio en honor a los soldados caídos en combate. Putin señaló que algunas de las tropas que participaron en el desfile habían luchado anteriormente en Ucrania.

Dijo que las tropas en Ucrania han estado “luchando por la Madre Patria, para que nadie olvide las lecciones de la Segunda Guerra Mundial y no haya lugar en el mundo para verdugos, verdugos y nazis”.

El Día de la Victoria que Rusia celebra el 9 de mayo es la festividad más importante del país y se celebra con desfiles militares y fuegos artificiales en todo el país.

Como parte de las celebraciones más tarde ese día, Putin también se unió a los manifestantes que llevaban retratos de sus familiares que lucharon en la Segunda Guerra Mundial en la llamada marcha del Regimiento Inmortal, caminando con una foto de su padre que luchó contra los nazis en el sitio de Leningrado.

La Unión Soviética perdió la asombrosa cantidad de 27 millones de personas en la Segunda Guerra Mundial, a la que llama la Gran Guerra Patria. El conflicto, que devastó al país y provocó un enorme sufrimiento, ha dejado una profunda cicatriz en la psiquis nacional.

Algunos en Ucrania y Occidente esperaban que Putin usara su discurso en el desfile para pasar de describir la acción rusa en Ucrania que los funcionarios rusos llamaron «operación militar especial» a llamarla guerra.

Putin no hizo tal cambio en la retórica ni dio ninguna indicación de que el Kremlin pueda cambiar su estrategia y declarar una amplia movilización para reforzar las filas.

El Kremlin se ha centrado en el corazón industrial del este de Ucrania conocido como Donbas, donde los rebeldes respaldados por Moscú han estado luchando contra las fuerzas del gobierno ucraniano desde 2014. Ese conflicto estalló semanas después de la anexión de la península ucraniana de Crimea por parte de Rusia.

El ejército ruso ha rearmado y reabastecido a sus fuerzas retiradas de áreas cercanas a Kyiv y otras regiones del noreste de Ucrania y las trasladó a Donbas en un aparente intento de rodear y destruir a las tropas ucranianas más capaces y experimentadas concentradas allí.