Ariel Henry asume Gobierno de Haití; pide castigo “ejemplar” para asesinos de Moise

El nuevo primer ministro de Haití, Ariel Henry, asumió este martes la jefatura de Gobierno y pidió un castigo “ejemplar” para los implicados en el asesinato del presidente Jovenel Moise.

“Todos los sospechosos de ser autores materiales o intelectuales deben ser identificados y llevados ante la Justicia. Nunca más tendremos que experimentar una tragedia así”, manifestó Henry durante la ceremonia de investidura del nuevo Gobierno.

Henry asumió el Gobierno de Haití después de que el primer ministro interino, Claude Joseph, renunciara al cargo este lunes, en medio de presiones de la comunidad internacional para que cediera el poder.

El presidente Moise nombró a Henry primer ministro el pasado 5 de julio, en el último decreto que firmó antes de su muerte, pero no llegó a ser investido en el cargo antes de que ocurriera el magnicidio, dos días después.

Por el momento, han sido detenidas 26 personas por su relación con el asesinato, perpetrado el pasado 7 de julio, entre ellos 18 colombianos acusados de formar parte del comando que cometió el ataque contra la residencia de Moise.

Además, siete policías han sido puestos “en aislamiento” por su implicación en el caso, aunque no están formalmente detenidos, lo que supone tres más que en el último balance oficial.

El jefe de la policía, Léon Charles, anunció el martes otras cuatro detenciones formales, al menos tres de ellas de policías, cuyos rangos no dio a conocer. “Hubo infiltración en la policía”, aseguró.

La policía haitiana identificó al cuarto sospechoso, que no era policía, como Dominick Cauvin.

Según los registros públicos, Cauvin vivió en el sur de Florida, pasando tiempo en los últimos años en Miami, Miami Beach y Pembroke Pines. En su perfil de LinkedIn se muestra como consultor de seguridad independiente, mientras que en su cuenta privada de Instagram figura como fundador y propietario de Armotech International Corp. y Armotech Group S.A., en Haití.

Actualmente aparece como director general de una empresa con sede en Pembroke Pines, Florida, llamada Armotech International Corp, que registró en el estado el 2 de noviembre de 2020, según muestran los registros públicos. A principios de enero de 2020 creó una empresa con el mismo nombre, Armotech Group Inc, para luego disolverla en abril de 2021, según los registros.

Las autoridades dijeron anteriormente que habían detenido y aislado -pero no arrestado formalmente- a varios funcionarios policiales de alto rango mientras intentaban determinar por qué los atacantes pudieron llegar al presidente sin que ninguno de sus guardias resultara herido.

En los dos días posteriores al magnicidio murieron tres colombianos en tiroteos contra las fuerzas de seguridad, mientras que la Policía ha emitido órdenes de búsqueda y captura contra al menos otros 10 sospechosos.

El funeral de Moise tendrá lugar el viernes. Paralelamente a la preparación del funeral, continúa la investigación sobre su asesinato, con el apoyo técnico de la agencia policial federal estadounidense, el FBI.

En este contexto, generando temores de un giro hacia la anarquía generalizada, el Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos y Europa consideran prioritaria la celebración de elecciones legislativas y presidenciales libres y transparentes, antes de finales de 2021.

Henry prometió este martes impulsar un diálogo “sincero” con la oposición y con otros sectores de la sociedad civil para buscar una solución a la crisis desatada por el asesinato de Moise.

En el discurso durante su acto de investidura, el nuevo primer ministro haitiano prometió que va a mantener encuentros con “las fuerzas vivas” de la nación para buscar “un acuerdo inclusivo”. ”Con mucha determinación he aceptado esta misión. El país atraviesa una situación crítica. En esta situación, hay una cosa que todo el mundo está de acuerdo: la solución de la crisis debe ser encontrada por los haitianos”, manifestó.

Henry calificó su Gobierno como “de consenso e inclusivo”, una visión que no comparten los principales partidos de oposición, que han acusado al primer ministro de hacer un gabinete continuista.

El nuevo jefe de Gobierno dijo también que su pretensión “no puede ser resolver todos los problemas”, pero sí prometió centrarse en crear las condiciones para la organización de las elecciones, que son “innegociables”.