Amante del famoso pastor estadounidense Carl Lentz dice “Yo era una droga para él”

La vida del pastor de celebridades Carl Lentz se derrumbó a su alrededor este mes después de que Hillsong, una mega iglesia repleta de estrellas, lo despidiera por “faltas morales”

El día después de que los pastores fundadores de Hillsong anunciaran la noticia a la comunidad global de Hillsong, Lentz de 42 años, ofreció más detalles de sus fechorías en una publicación de Instagram: había engañado a la madre de sus tres hijos, esposa de 17 años y compañera de ministerio, Laura Lentz.

Ahora, su amante ha hablado sobre su apasionado romance pandémico de cinco meses y la hipocresía de un hombre que, según ella, no podía practicar lo que predicaba.

«Estoy aquí para decir la verdad y tal vez al hacer eso, otras personas tendrán el coraje de hablar también», dijo la diseñadora de moda Ranin, al diario The New York Post.

La belleza palestina, de 34 años, dijo que conoció a Lentz un viernes de mayo en el Domino Park de Williamsburg. Ranin estaba con su perro, buscando un lugar para sentarse cuando Lentz le ofreció su asiento, se pusieron a hablar y luego salieron juntos del parque.

«Le estaba contando todo», dijo. «Pensé que era soltero, es un hombre guapo, ¿por qué no?».

Se separaron, pero él tomó su número de teléfono, al día siguiente, él le pidió que le guardara un espacio en el parque, afirmó. “Cuando lo vi, me hizo muchas preguntas”, dijo.

Lentz, quien se bautizó con fama y era amigo cercano de Justin Bieber, le dijo repetidamente que trabajaba con celebridades. Ella le preguntó si estaba casado y él dijo que sí. «Todavía no sabía quién era», agregó.

Después de que él se fue, ella pagó a una aplicación para hacer una verificación de antecedentes basada en su número de teléfono. “Todo salió”, dijo. «Me golpeó tan fuerte».

Se dio cuenta de que lo había conocido una vez, casi una década antes, cuando, tras su divorcio, un amigo suyo la había llevado a la Iglesia Hillsong en Manhattan. «En realidad no estaba prestando atención, pero lo vi por un momento», dijo Ranin, que es musulmana pero «muy abierta a lo que sea», y asistía a la iglesia con la familia de su exmarido mientras estaban casados.

“Maldita sea, este es el tipo de la iglesia que vi hace siete años”, dijo.

El domingo de ese mismo fin de semana, él vino a su casa, afirmó, y bebieron tequila y conversaron durante horas. «Estábamos sentados y me preguntó si podía poner su mano en mi muslo», dijo. “Fue incómodo, al principio no sabía cómo actuar. Era tímido, actuaba como si fuera virgen».

Él supuestamente le dijo que «las mujeres más hermosas vienen del Medio Oriente».

Comenzaron a enviarse mensajes de texto y hacer FaceTim constantemente, afirmó, inundándose unos a otros en videos y comunicación digital. “Empezamos a desarrollar sentimientos el uno por el otro”, dijo, afirmando que se veían aproximadamente cada dos semanas, siempre en su casa, nunca en la de él. Bebían tequila, mucho tequila, dijo ella, hablaban (aunque no sobre el cristianismo) y discutían constantemente.

Supuestamente había hablado de lo «asombrosa» que era su esposa y de la culpa que sentía por lo que le estaba haciendo a su familia. «Él seguía diciendo que no planeamos esto, que esto es la vida y caímos en ella», dijo.

«Seguí alejándome», dijo, pero «él nunca supo cómo decir adiós».

Ella dijo que él la llamó su «mujer unicornio del Medio Oriente» y le dijo que le recordaba a sus amigos las Kardashian, lo que la molestaba. “No me gusta cuando la gente dice nombres”, dijo, y señaló que solía trabajar en el servicio de bebidas en Manhattan y que también tiene amigos famosos.

«Es un narcisista profesional» y «miente demasiado», agregó.

En septiembre, comenzaron a verse más, a menudo dos veces por semana. «Estábamos obsesionados el uno con el otro», dijo. “Él era como una droga para mí. Yo era una droga para él».

Luego, en el transcurso de un fin de semana, su esposa, y luego su trabajo, vio sus mensajes de texto. “Todos sus mensajes están vinculados desde iCloud (sistema de almacenamiento en la nube)”, dijo, y alguien de Hillsong los vio en su computadora. «No es realmente un buen tramposo».

Incluso después de que fue despedido, continuaron hablando, hasta un intercambio final el jueves pasado, siguiendo su publicación de Instagram.

 “Mi vida se acabó”, dijo, alegó Ranin. “’Por lo general soy yo quien ayuda a las parejas que hacen trampa, y ahora estoy en su lugar’”.

En retrospectiva, Ranin dijo que su relación probablemente fue producto de la pandemia: “No había estado haciendo nada durante tantos meses, no había estado en el escenario, ¿qué más estaba pasando en su vida? Necesitaba hacer algo que lo emocionara».

También sugirió que él podría estar teniendo una crisis de la mediana edad y emprender un «viaje de autosabotaje» al entrar en una «relación ardiente» después de pasar gran parte de su vida en una «relación estancada» y en un «lugar estricto».

Aunque ambos cometieron errores, reconoció, “la gente como él no debería predicar” o beber tanto. «No hay profundidad allí», dijo sobre Hillsong, que según se informa tiene más de 150.000 miembros. «Parece que es una secta».

Ahora que ha presentado su historia, espera que otros la sigan. «Estoy esperando a ver si alguien más habla», dijo.