Desarrollan técnica evita uno de los efectos más angustiantes del cáncer de próstata

Los hombres que se someten a radioterapia para el cáncer de próstata podrían evitar uno de los efectos secundarios más angustiantes del tratamiento, gracias a una simple inyección de gel.

Casi 50.000 hombres son diagnosticados con cáncer de próstata cada año en el Reino Unido, y aunque la cirugía para extirpar la glándula es una opción, que puede provocar impotencia e incontinencia urinaria, otro tratamiento es la radioterapia.

Esto implica bombardear la próstata con potentes rayos X que destruyen las células tumorales y es tan eficaz para erradicar el cáncer como la cirugía.

Pero existe una compensación, ya que los rayos pueden afectar el intestino y el recto, que se encuentran al lado de la próstata, dañando los nervios y músculos que controlan cuando los hombres van al baño y causando incontinencia.

Pero ahora los cirujanos británicos han desarrollado un método para proteger a los pacientes de este vergonzoso daño colateral.

Se inyecta un gel en el espacio detrás de la próstata que luego se solidifica y mueve suavemente la posición del recto para que los rayos X nocivos no lo golpeen durante las sesiones de radioterapia.

La técnica, llamada SpaceOAR, que acaba de ser aprobada para su uso por el NHS, puede reducir el dolor, el sangrado y la incontinencia intestinal en casi un 80 por ciento, según los ensayos.

El Dr. Marc Lucky, de Liverpool University Hospitals NHS Foundation Trust, quien es uno de los primeros cirujanos en ofrecer el procedimiento, comparó el gel a los rellenos cosméticos que se inyectan en la cara para agregar volumen a los labios y las mejillas. “Es un líquido que se asienta tan pronto como ingresa al cuerpo, formando un implante que se coloca en el área detrás de la próstata”, dijo.

“La radioterapia puede ofrecer una cura a los hombres con cáncer de próstata, pero la incontinencia intestinal es algo horrible. Este es un procedimiento tan sencillo y no necesitamos ningún kit especial para llevarlo a cabo”, indicó.

Lucky agrega que el gel se descompone gradualmente y el cuerpo lo absorbe sin causar daño durante tres meses.

El procedimiento SpaceOAR se realiza una semana antes de que comience la radioterapia. El gel se inyecta a través del perineo, el área entre el ano y el escroto, utilizando un escáner de ultrasonido para ayudar a guiar la aguja a la posición correcta.

Una vez en su lugar, se fija para formar una almohadilla sólida de media pulgada y, debido a que solo se usa un anestésico local, los pacientes pueden irse a casa el mismo día.

«Puede que no parezca un gran cambio, pero esa media pulgada marca la diferencia durante el tratamiento», dijo Lucky.

Los estudios demostraron que el uso de SpaceOAR no solo redujo los problemas intestinales después de la radioterapia, sino que también mejoró los síntomas relacionados con la vejiga y los problemas de erección en al menos tres cuartas partes.

SpaceOAR fue aprobado por primera vez para el uso del NHS en 2019 pero, debido a los efectos de la pandemia de Covid-19, muy pocos hospitales lo han implementado para los pacientes. Pero ahora, la clínica del Dr. Lucky será una de las primeras en comenzar a ofrecer el tratamiento.

Un paciente que ya se ha beneficiado del procedimiento es Alex Lamb, un oficial del ejército retirado de 81 años de Smalley en Derbyshire. Le diagnosticaron cáncer de próstata en 2018 cuando una exploración reveló un bulto en la glándula.

Su primer pensamiento fue la preocupación de que el tratamiento pudiera entorpecer su pasatiempo favorito: correr. Ha sido corredor desde que tiene memoria, pero más aún desde que perdió a su esposa Laura hace cinco años.

“Me dijeron que la radioterapia puede dañar otros órganos involucrados con ir al baño, lo que sonaba aterrador. Mi mayor preocupación era que iba a dejar de correr”.

Sobre el procedimiento SpaceOAR, dice: “Fue muy sencillo. A la hora de la cena, el mismo día, salí del hospital y, dos días después, volví a correr”.

“Mi médico me ofreció radioterapia después de considerar otros tratamientos y decidió que era la mejor manera de avanzar. Escuchar lo que podría sucederle a mi cuerpo, fue probablemente el mayor temor que he tenido porque sabía que el daño podría ser complicado”.

Una semana después de la inyección de SpaceOAR, comenzó un curso de radioterapia de siete semanas. Durante el tratamiento sufrió hinchazón de la próstata y, a menudo, luchó para orinar, pero evitó cualquier problema de incontinencia intestinal.

Dos años después, Alex está completamente libre de cáncer y no ha tenido problemas a largo plazo.