La edad y las huellas digitales

Desde hace unos días, cada vez  que digito el #3 con el dedo índice de mi mano derecha en mi microondas, este se niega a aceptar el mandato, a diferencia de los otros números, los cuales puedo pulsar a mi antojo con cualquiera de los demás dedos.

Comenté esta situación con mi marido, hicimos la prueba con su dedo, y de manera inmediata este respondió.

Acto seguido, él me recordó que en ocasiones, cuando en mi área de trabajo se ponchaba con el dedo, yo le comenté que siempre tuve dificultad, siendo necesario que la persona encargada de esa área me habilitara más de  un dedo, para que, cuando fuera preciso, utilizara otro, y me comentó que las huellas digitales son afectadas por el paso de los años. En ocasiones también tengo problemas  para aceptar las llamadas en el celular.

El problema fue resuelto cuando instalaron el sistema de reconocimiento facial, pero antes de que eso sucediera, en varias  ocasiones se me presentaron situaciones bastante incómodas.

Intrigada, me puse a investigar, y encontré lo siguiente:

¿Son estos surcos y crescas que tenemos en nuestros dedos los mismos desde que nacemos hasta que morimos? La respuesta corta sería no, pero un nuevo estudio afirma que estas marcas no evolucionan con la edad, pero sí cambian ligeramente según pasa el tiempo. Ligeramente, así que no os preocupéis de ser acusados injustamente en un juicio o de no poder desbloquear tu iPhone con Touch ID cuando lo saques del baúl de los recuerdos dentro de diez años. Fuente:TecnoXplora.

Contrario a lo que digan las fuentes consultadas, mi experiencia personal es que las mismas, al igual que todas las cosas en la vida, con el transcurrir del tiempo, están sujetas a cambios.

Por Epifania de la Cruz (epifaniadelacruz@ gmail.com / www.renacerparatodos.net)

*La autora es psicóloga clínica