Avanza la integración latinoamericana

Con la participación de 17 Presidentes, ministros/as y representantes diplomáticos de América Latina y el Caribe, la Ciudad de México recibió la VI cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), 11 años después que, en la Patria mexicana, en febrero del 2010, se desarrollara la Cumbre de la Unidad, de la cual surgió la declaración que permitió la fundación de este organismo que une a 33 naciones de América Latina y el Caribe.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, al inaugurar el evento manifestó que, la CELAC en estos tiempos puede convertirse en el principal instrumento para consolidar las relaciones entre nuestros países y alcanzar el ideal de una integración económica con Estados Unidos y Canadá en un marco de respeto a nuestras soberanías.

El presidente insistió en la necesidad de construir en el continente americano algo parecido a la comunidad económica que dio origen a la Unión Europea.

López Obrador manifestó en sus palabras que, este ideal puede hacerse realidad si acordamos tres cuestiones básicas: no intervención y autodeterminación de los pueblos, cooperación para el desarrollo y ayuda mutua para combatir desigualdad y discriminación agregando que,” es tiempo de sustituir la política de bloqueos y malos tratos, por la opción de respetarnos y caminar juntos por el bien de América sin vulnerar la soberanía”.

Este importante evento de jefas y jefes de Estado y de gobierno de la región latinoamericana, acordó un trascendental documento titulado, Declaración de la Ciudad de México donde se reitera el compromiso de la CELAC,” con la unidad e integración política, económica, social y cultural de América Latina y el Caribe, y la decisión de continuar trabajando conjuntamente para hacer frente a la crisis sanitaria, social, económica y ambiental, ocasionada por la pandemia de COVID-19, el cambio climático, desastres naturales y la degradación de la biodiversidad del planeta, entre otros”.

La declaración de la VI Cumbre de la CELAC reafirma su acuerdo  con la construcción de un orden internacional más justo, inclusivo, equitativo y armónico, basado en el respeto al Derecho Internacional y en los principios de la Carta de las Naciones Unidas, entre ellos la igualdad soberana de los Estados, la solución pacífica de controversias, la cooperación internacional para el desarrollo, el respeto a la integridad territorial y la no intervención en los asuntos internos de los Estados.

Reafirmando su compromiso con la defensa de la soberanía y del derecho de todo Estado a construir su propio sistema político, libre de amenazas, agresiones y medidas coercitivas unilaterales en un ambiente de paz, estabilidad, justicia, democracia y respeto de los derechos humanos.

La declaración de México contiene 44 puntos en los cuales podemos resaltar, el compromiso con la consolidación de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, proclamada formalmente en la II Cumbre de la CELAC, celebrada en La Habana, en enero de 2014, la condena al cobarde asesinato del Presidente de Haití́, Jovenel Moïse, ocurrido el día 7 de julio de 2021, en Puerto Príncipe  y su llamado para democratizar la producción y eliminar los obstáculos que dificultan el acceso justo y equitativo a las vacunas contra el COVID-19 .

Además, afirma su compromiso para avanzar en la erradicación de la pobreza en todas sus formas, especialmente la pobreza extrema, así́ como la desigualdad en todas sus dimensiones, ambas circunstancias agravadas por la pandemia de COVID-19 y saluda la Declaración Política de la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas 2021 contra la Corrupción, en la que se establecieron importantes compromisos para afrontar eficazmente los desafíos y aplicar medidas para prevenir y combatir la corrupción.

El documento reafirma que el problema mundial de las drogas es una responsabilidad común y compartida, que ha de abordarse de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas contra el tráfico ilícito de estupefacientes, reitera su rechazo a la aplicación de medidas coercitivas unilaterales, contrarias al derecho internacional  y su compromiso con el respeto a los derechos de los pueblos indígenas u originarios y Afrodescendientes  y de proteger los derechos humanos de las personas migrantes, promoviendo esfuerzos regionales integrales para fortalecer la gobernanza migratoria efectiva.

La CELAC condenó el bloqueo económico contra Cuba, fijó una posición común frente al Fondo Monetario Internacional para acceder a recursos a corto y largo plazo que reduzcan el peso de la deuda y pactó una alianza para exigir financiamiento ante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, con el fin de combatir el calentamiento global y se firmó el convenio constitutivo de la Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio (ALCE).

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como mecanismo intergubernamental para el diálogo y el acuerdo político,  aplicando el equilibrio entre la unidad y la diversidad política, es un foro regional que reúne a toda América Latina y el Caribe. CELAC aspira a ser una voz única de toma de decisiones en el ámbito político y la cooperación en apoyo de los programas de integración regional.

Esta Exitosa VI Cumbre de la CELAC deberá contribuir a profundizar el diálogo respetuoso y el consenso entre todos los países de la región, en temas como el desarrollo social, el respeto a los derechos humanos, la lucha contra las drogas, la educación, el desarme nuclear, la agricultura familiar, la cultura, las finanzas, la energía, el medio ambiente, etc. y la consolidación de América Latina y el Caribe como una zona de paz.

La CELAC ha promovido que América Latina y el Caribe se asuma a sí misma como una comunidad de naciones, capaz de dialogar y de buscar consensos en grandes  temas globales y regionales de interés común, proyectando una voz concertada de América Latina y el Caribe con el objetivo de buscar una mejor inserción y proyección de la región en el ámbito internacional.

La presidencia pro tempore de la CELAC  en este año 2021, fue ejercida de manera excelente por México, país al que le correspondió organizar esta exitosa VI Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC  que va camino a convertirse en el principal instrumento para consolidar las relaciones entre los diversos países de América Latina y el Caribe.

Por Luis Fernández
*El autor es político y comunicador