Proyecto para producir energía con la basura de SPM estará listo en unos 30 meses

La empresa promotora del proyecto para construir una planta generadora de electricidad que eliminará gradualmente el actual vertedero a cielo abierto del municipio de San Pedro de Macorís estará lista en unos 30 meses para producir 55 megavatios, y es la primera iniciativa relevante para resolver el grave problema social, medioambiental, de salud y amenaza al turismo que representan este tipo de basureros en el país.

La información la ofrecieron ejecutivos de Streamline Integrated Energy Corp. (SIE) en una presentación del proyecto para los medios de

comunicación, encabezada por los señores Mitchell van Heyningen, presidente y Marc Mcmenamin, Director de Operaciones, así como los señores Freddy Peña, asesor financiero, y Mario Méndez, asesor ambiental, junto con otros ejecutivos de la firma de capital estadounidense.

Luego de más de 4 años de gestiones, dijo Van Heyningen, para estudiar la factibilidad, conceptualización y diseño, y completar los procesos de aprobación y permisos, esta novedosa iniciativa en el país dejó de ser una idea y es un proyecto listo para ejecución, con el que se introduce una opción eficiente y productiva para comenzar a resolver el grave problema medioambiental y de salud, que representa la desordenada disposición final de los residuos sólidos y servirá de referencia para otros municipios.

La planta permite al Ayuntamiento de San Pedro de Macorís (SPM) cumplir la decisión del Ministerio de Medio Ambiente emitida en la resolución 16-2018, de marzo del 2018, que ordena el cierre del vertedero a cielo abierto y otorga un plazo de 48 meses para cumplirlo.

Freddy Peña, asesor financiero, precisó que la planta fue diseñada para que opere sin aumentar los costos actuales del cabildo, utilizando una tecnología probada en la Unión Europea (UE), que mejora la capacidad de producción integrando el proceso a un ciclo combinado de gas propano, con lo cual se logra minimizar el costo de disposición final. Además, cumple los rigurosos parámetros ambientales de la UE.

La concesión, fundamentada en la Ley No. 57-07 sobre Incentivo al Desarrollo de Fuentes Renovables de Energía, autoriza a SIE, a construir una planta de última generación para sustituir el vertedero a cielo abierto que recibe la basura producida por los municipios de San Pedro de Macorís, Juan Dolio y Guayacanes.

SIE obtuvo la adjudicación de la concesión para actuar como depositaria de los residuos del municipio y convertirlo en energía renovable al ganar un concurso público internacional convocado por el cabildo petromacorisano, realizado bajo los criterios establecidos por la Ley 340-06 de compras y contrataciones públicas.

Este revolucionario proyecto, que marca un nuevo camino a la solución definitiva del manejo final de la basura en el país, está sustentado legalmente en; a) Ley 125-01 de Electricidad; b) Ley 57-07 de Energía Renovable (recientemente modificada para incluir este tipo de proyectos); c) Ley 64-00 de Medioambiente; d) Ley 1-12 de Estrategia Nacional de Desarrollo; e) Ley 176-07 de Municipios, y f) Ley 158-01 de Fomento al Desarrollo Turístico (SPM es una región de desarrollo turístico).

El presidente de SIE, Mitchell Van Heyningen, en una declaración escrita dijo que la iniciativa representa el punto de partida de un proceso técnico, ambiental y económicamente sostenible, que ayudará a resolver el problema de la disposición final de la basura y que beneficiará a la población, al medioambiente y a la municipalidad al contar con la tecnología más avanzada en manejo de residuos en el país y la región.

Detalló que el proyecto generará aproximadamente 300 empleos durante la fase de construcción y, una vez en funcionamiento, de 50 a 60 puestos de trabajo fijos que serán ocupados por técnicos dominicanos a los que se les dará entrenamiento en el extranjero.

Explicó que SIE resultó adjudicataria de la licitación pública internacional convocada bajo la Ley No. 340-06, sobre Compras y Contrataciones Públicas, por lo que firmó un “Contrato de Concesión de Servicios para el Tratamiento y Disposición de los Residuos Sólidos Urbanos del Municipio de San Pedro de Macorís” y el contrato fue ratificado por la Sala Capitular mediante la resolución 11-20.

El diseño conceptual de la planta está a cargo de la empresa española SENER, que desde hace 15 años opera exitosamente en BILBAO, España, una planta con la misma tecnología, procesa 720 toneladas por día de residuos sólidos y genera 94 megavatios de electricidad. En Europa existen actualmente más de 400 plantas de conversión de residuos a energía eléctrica y en Estados Unidos 90. Esta planta, será la primera planta de valorización energética con potencia mejorada instalada en Latinoamérica y el Caribe.

Van Heyningen agradeció a las autoridades dominicanas por dar un paso al frente y apoyar soluciones viables y ambientalmente sostenibles a este grave problema medioambiental. “Esta solución genera un escenario ganar-ganar para el medioambiente, las autoridades, la municipalidad y especialmente para la salud, empezando con la población de San Pedro de Macorís”.

Esta iniciativa cobra mayor relevancia en este momento de la crisis sanitaria del COVID-19 que se originó por un mal manejo sanitario en un mercado, y San Pedro de Macorís está dando los pasos adecuados para prevenir posibles brotes de enfermedades en su comunidad en el futuro, implementando esta tecnología comercialmente viable y de última generación, puntualizó.

Amenaza la salud y el turismo
El Ministerio de Medio Ambiente destaca que la proliferación de basureros a cielo abierto es una amenaza para la salud y el medioambiente y el desarrollo del país, especialmente para el turismo. Estas consideraciones aparecen en la resolución de marzo del 2018 que ordena en 4 años el cierre del basurero de SPM, una zona de desarrollo turístico.

Dice la institución que esta situación ha “provocado la contaminación del suelo, del aire, de las aguas superficiales y subterráneas, así como la afectación estética del paisaje”, y este tipo de manejo de la basura “representan riesgos para la salud pública” por los gases que producen y “la proliferación de vectores transmisores de enfermedades”.

Destaca que “afecta el crecimiento del turismo pues degrada los ecosistemas y los recursos naturales, nuestra principal riqueza y fuente de desarrollo”, y afirma que la eliminación de este tipo de vertederos “es una necesidad imperiosa” para la protección ambiental y la salud pública.

Explica la citada resolución, que según estudios realizados por ese Ministerio en el 2002 el basurero de SPM está situado en la llanura costera oriental, compuesta por rocas calcáreas arrecifal y arena, y subyacen bajo su subsuelo acuíferos correspondientes a la clasificación B.1, por lo que es considerado un terreno desfavorable para este tipo de operaciones, ya que la permeabilidad va de media a alta, representando un riesgo de contaminación de las aguas del subsuelo.

En abril de 2018, el Ministerio de Medio Ambiente dispuso, además, el cierre técnico de los vertederos de Moca, Puerto Plata, Villa Altagracia, Tamboril, Verón y Duquesa, en Santo Domingo.