Al menos 227 muertos y cientos de heridos y desaparecidos por terremoto en Haití

Las personas fallecidas a causa del terremoto de magnitud 7.2 que afectó este sábado Haití suman 227, de acuerdo a las autoridades de Protección Civil, que dan cuenta de “cientos de heridos y desaparecidos”.

Del total de muertes, 158 se produjeron en el sur, según el reporte de Protección Civil.

El primer ministro de Haití, Ariel Henry, declaró el estado de emergencia como consecuencia del terremoto que afectó al empobrecido país.

“El Gobierno ha decidido esta mañana declarar el estado de emergencia durante un mes tras esta catástrofe, dijo en conferencia de prensa Henry, quien asumió el cargo el pasado 20 de julio, 13 días después del asesinato del presidente del país, Jovenel Moise.

El terremoto se registró al noreste de Saint-Louis du Sud, en el sur de Haití, según el Servicio Geológico de los Estados Unidos. La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA) emitió una alerta de tsunami en algunas costas del país pero unas horas después la levantó. “Según todos los datos disponibles, la amenaza de tsunami por este terremoto ha pasado”, señaló en su último boletín.

De todas formas, la agencia pidió mantener la vigilancia por si se produjeran “fluctuaciones menores, de hasta 30 centímetros, sobre y bajo la marea normal” en zonas costeras cercanas al epicentro del sismo en las “próximas horas”.

Los medios locales dan cuenta de importantes daños en las localidades de Saint-Louis du Sud, Les Cayes y Jérémie, en el sur. El hospital de Les Cayes ha recibido una gran cantidad de heridos, de acuerdo con los reportes.

El sismo se registró a las 8.29 hora local (12.29 GMT) y tuvo una profundidad de 10 kilómetros, de acuerdo con la información. Minutos después del sismo se registró una réplica de magnitud 5,2 a 17 kilómetros de la localidad de Chantal, de nuevo con un hipocentro a 10 kilómetros de profundidad.

El Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) asignó a este terremoto una alerta roja en su escala de daños humanos, que significa que “es probable que haya un alto número de víctimas y es probable que el desastre afecte a una zona extensa”, indicó en su página web.

Según el portal Gazette Haiti, el sismo se ha percibido en la capital, Puerto Príncipe, durante varios segundos. La ciudad se encuentra a unos 130 kilómetros del epicentro del terremoto.

Los residentes compartieron imágenes en las redes sociales de las ruinas de edificios de hormigón, incluida una iglesia en la que aparentemente se estaba celebrando una ceremonia el sábado en la ciudad suroccidental de Les Anglais.

En cuanto al posible impacto económico de este nuevo sismo, el USGS emitió una alerta naranja, que implica que “es probable que haya daños significativos”, y que las pérdidas económicas estimadas son de “entre el 0 y el 3 % del PIB de Haití”. Recordó que la mayoría de la población de la zona afectada por el sismo “reside en estructuras que son vulnerables a los temblores de un terremoto”, como aquellos construidos con barro o adobe.

“En el pasado, otros eventos con este nivel de alerta han requerido una respuesta de nivel nacional o internacional”, adelantó la USGS.

Haití se vio afectado en enero de 2010 por un terremoto de 7 grados, que dejó 300.000 muertos, igual cantidad de heridos y 1,5 millones de damnificados, dejando a las autoridades de la isla y a la comunidad humanitaria internacional ante un desafío colosal en un país que carece de un registro de tierras o de reglas de construcción.

El terremoto destruyó cientos de miles de hogares, así como edificios administrativos y escuelas, sin mencionar el 60% del sistema de salud. Más de una década después, la reconstrucción del hospital principal del país sigue estando incompleta, y las organizaciones no gubernamentales luchan para compensar las muchas deficiencias del Estado.

El terremoto de hoy se produce poco más de un mes después de que el presidente Jovenel Moise fuera asesinado en su casa por un comando armado, lo que conmocionó a un país que ya lucha contra la pobreza, una creciente violencia de las bandas criminales y la pandemia de COVID-19.

El juez de instrucción designado el lunes para dirigir la investigación judicial sobre el magnicidio de Moise anunció el viernes que abandona el caso. La policía dice que ha detenido a 44 personas en relación con el asesinato, incluidos 12 policías haitianos, 18 colombianos que supuestamente formaban parte del equipo del comando y dos estadounidenses de origen haitiano.

El jefe de seguridad de Moise se encuentra entre los detenidos en relación con el complot supuestamente organizado por un grupo de haitianos con vínculos en el extranjero. La policía ha emitido avisos de búsqueda de otras personas, entre ellas un juez de la Corte Suprema de Haití, un exsenador y un empresario.

Con información de AFP