Todo lo que no es normal…

Tuve un maestro que siempre afirmaba: “Todo lo que no es normal, es anormal”, en ese caso hacía referencia a los comportamientos psicológicos.

Hoy he pensado en algo parecido, cuando en muchas ocasiones repito, que todo lo que no es igual es diferente, y aunque parezca raro, las personas que actúan distinto a los demás que les rodean, muchas veces son menospreciadas, criticadas, envidiadas o ignoradas.

Algunas veces se marca la diferencia por la formación hogareña, otras por el elevado nivel de inteligencia que se posee, otras debido simplemente a que la naturaleza, Dios o quien sea nos regaló dones que muy pocas personas poseen.

Ser diferente muchas veces es un castigo ya que generalmente los demás asumen que debes comportarte como el común de las personas.

He observado tantas cosas, que en algunos momentos pienso que nuestros semejantes  quisieran vernos mal, quizás para demostrarse a sí mismos que tienen el poder sobre nosotros, pero otras veces, siento que no nos valoramos lo suficiente, vendemos la idea de derrota, la otra persona la compra, y eso le da ventajas sobre nosotros.

En ocasiones, la diferencia inspira burla, pero siempre le oí a un compadre mío decir: “La burla es el homenaje que el vulgo le rinde al culto…”. Debemos seguir marcando la diferencia, adornando esto de grandes principios y valores que nos hagan merecedores del respeto de todos.

Por Epifania de la Cruz (epifaniadelacruz@ gmail.com / www.renacerparatodos.net)
*La autora es psicóloga clínica