Si no ganamos tampoco perdimos (2 de 2)

Imprimir
julieta

Con lo siguiente damos por concluido este trabajo que a manera de opinión viene hacer un recordatorio histórico que a los más jóvenes le servirá de consulta y orientación de algunas cosas que aún quedan vivas en la mente de todo buen dominicano, esperando sea del agrado del lector que le gusta indagar de sus raíces y saber de sus héroes.

El 24 de abril citan al palacio, a los coroneles que habían sido delatados y los cancelan, entre ellos, Guido Pérez, Héctor Lachapelle Díaz, Ernesto González González, Miguel Fernández Ramírez, quienes se sublevan y llaman al pueblo a que los respalden.

Robert Reid Cabral, pide que los militares depongan sus armas, pero los gremios, sindicatos, asociaciones de odontólogos, ingenieros, médicos, locutores, artistas, todo un pueblo comienzan a organizarse y forman los comandos, haciendo prisionero a Robert Reid Cabral e iniciando un ataque a las tropas de San Isidro encabezada por el traidor Wessin y Wessin.

El 26 de abril, aviones de la fuerza aérea bombardean el Palacio Nacional, el Cefa y Wessin, principales aliados del triunvirato se anotan un importante triunfo, la Marina se inclina por las tropas de San Isidro, los constitucionalista toman la Fortaleza Ozama y recuperan una gran cantidad de armas, la muchedumbre ven a Caamaño y le gritan que quieren armas, a lo que él contesta que "Las armas la tienen los enemigos, vamos a quitárselas" , éstas palabras fueron cómo adrenalina para estos jóvenes.

Como aparece en los anales de la historia, a raíz de los acontecimientos, el coronel Francisco Alberto Caamaño Denó, es elegido presidente constitucional de la República Dominicana, un 3 de mayo de 1965 por el Congreso y amparado por la Constitución y tomando posesión al día siguiente en la emplanada del Parque Independencia.

Los enfrentamientos se agudizan y los constitucionalistas con el control de la Fortaleza Ozama y la contienda en el puente Duarte hacen que los traidores golpistas y sus aliados se acobarden y piden ayuda a los Estados Unidos, que tenía como presidente a Lyndon B. Johnson.

En ese entonces, La Organización de Estados Americanos (OEA), en reunión consulta de ministros de Relaciones Exteriores, aprueba la invasión a República Dominicana. Fue la primera vez en el continente americano dónde actuó una fuerza multinacional integrada por norteamericanos y países Iberoamericanos, la aprobación se efectuó en Washington el 6 de mayo. Votaron a favor de la resolución, Estados Unidos, Argentina, Haití, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Salvador y Paraguay, en contra de dicha resolución estuvieron Venezuela, Uruguay, México, Chile y Ecuador; Perú se abstuvo a ésta afrenta donde los Estados Unidos enviaron 42 mil marines, quienes fueron humillados y derrotados.

Asimismo, los habitantes de la República Dominicana en ese entonces, enfrentó y derrotó en la guerra civil, el poderío militar más fuerte que tenía el país, qué era el de Wessin y Wessin, quien fue derrotado en 6 horas de combates por el pueblo, Estados Unidos tenía dolor, pues en 1916 segunda invasión estadounidenses, el pueblo pelió y no permitió que los gringos convirtiera a República Dominicana en su colonia. "La patria chiquita se agigantó" cuando sus mejores hijos sé hicieron presente.

La guerra civil que después de la invasión yanqui pasa hacer guerra patria tubo cómo ideólogo al teniente coronel Rafael Fernández Domínguez quien es asesinado por la espalda, (cómo matan los cobardes) cuando intentaba tomar el palacio nacional, hay mucho para escribir y analizar de ésta heroica gesta sin dejar de mencionar a emblemáticos héroes como ,Juan Miguel Román, Rafael (Fafa) Taveraz y Lora Fernández están entré las personas que jugaron un papel crucial, pero el verdadero liderazgo desde mi humilde opinión.

Junto al pueblo, con ese liderazgo colectivo, altísima moral y disciplina, formando comando, Claro, sin dejar de detallar otras personalidades que también jugaron papel preponderante como es el caso de Miguel Ángel Portorreal González, quien llegó desde Ojo De Agua (Salcedo) pagando pasaje de su propio bolsillo,las amas de casa, los chiriperos, y los desempleados. La guerra patria fue la mayor y más bella demostración de humildad jamás vista, por eso podemos decir como dijo Claudio Caamaño Grullón "Si no ganamos tampoco perdimos.

Por Julieta Peña Pichardo

Compatir