Ud. está aquí: Opinion Columnistas De propuestas, fondos y funditas

De propuestas, fondos y funditas

E-mail Imprimir PDF
daniel

La propuesta del diputado reformista, Pedro Botello, de que se entregue el 30% de los Fondos de Pensiones a los trabajadores afiliados, ha causado gran revuelo en algunos sectores de la vida nacional, que se oponen a la misma bajo el argumento de que crearía una crisis económica de mayor magnitud que la actual, provocada por el coronavirus COVID-19.

El pasado lunes 4 de mayo, los periódicos publicaron el enfoque que a este respecto ofreció el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, donde planteaba su oposición a tal medida, calificándola, además, de “desafortunada e improcedente”, ya que, según él, se produciría un aumento desproporcionado de la demanda de bienes, lo que se traduciría en una elevación de la inflación, que reduciría sin dudas, el poder adquisitivo de los dominicanos.

Más recientemente, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) también hizo pública su oposición al retiro de dichos fondos, en el entendido de que esa propuesta sería totalmente contraria a los intereses de los trabajadores.

Por si no fuera suficiente con la oposición del Banco Central y de la Junta Monetaria, en la persona de su titular, el Lic. Héctor Valdez Albizu, a ella se suma una parte del sector empresarial, representada por el presidente de la Asociación de Industrias de República Dominicana (AIRD), Celso Juan Marranzini. Todos unidos por el bien de los pobres trabajadores dominicanos.

En mi caso particular, cuando escucho a algún político, empresario, religioso, funcionario público, etc., pretendiendo en su discurso, venderme la idea de que su único interés es salvaguardar el mío, de inmediato me pongo a la defensiva, pues sé que me quieren engañar.

Me sorprende este interés repentino en “proteger” el futuro de los afiliados a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), sobre todo, cuando todos sabemos que, en el mejor de los casos, la única garantía (no muy segura para nosotros) sería la de recibir unos 5 mil pesos mensuales. ¡Excelente futuro!

Los beneficios que pudieran tener las clases más vulnerables (trabajadores), han sido siempre como resultado de grandes luchas, en otras palabras, son conquistas, no han sido nunca el resultado de un ejercicio en favor de las mayorías. Y si no es así, los remito a los debates entre sindicatos de trabajadores, gobierno y empleadores a la hora de discutir un aumento salarial, cuando toca reunirse al Comité Nacional de Salarios.

Las propuestas que, en principio, suponen un interés para las mayorías, casi siempre provienen de sectores de la oposición política y coinciden con tiempos de campaña, en los cuales todas las acciones buscan conquistar votos, porque nadie da nada, por eso las “reparticiones altruistas y desinteresadas”, están siempre acompañadas de periodistas, fotógrafos y camarógrafos.

En mi opinión, lamentablemente no hemos avanzado en la forma de hacer política, nuestra clase política, en sentido general, no ha hecho el esfuerzo necesario por superar el atraso político que, según la opinión de varios analistas, significó para nuestro país la presencia del Doctor Joaquín Balaguer, durante tantos años ejerciendo el poder, tras la caída del dictador Rafael L. Trujillo Molina.

Y una muestra de lo que digo, es el hecho de que, a casi 18 años de la desaparición física de Balaguer, aún seguimos repartiendo funditas, lo cual se traduce en un insulto a la dignidad humana.

Por Daniel Rodríguez González

Compatir