www.dominicanoahora.com

Síguenos

Domingo, 12 de Jul 2020

Ultima Actualización:07:08:57 AM GMT

Ud. está aquí: Opinion Columnistas La economía no funciona igual para todos

La economía no funciona igual para todos

E-mail Imprimir PDF
daniel-rodriguez4

Confieso que hay ramas del conocimiento que nunca han llamado mi atención, tal es el caso de la Economía. Nunca me he detenido a analizar las razones, pero no hay nada como la necesidad, para que emprendamos caminos insospechados, siempre en busca de respuestas a una situación apremiante.

He de confesar, sin embargo, que no ha sido posible, el caso de mi relación con la economía no tiene solución, no hay forma de que me sumerja en ese pozo, pues no saco más que rabia, impotencia y, hasta decepción. Pienso que quizás puede tratarse de una condición preconcebida, es decir, mi animadversión por esta rama es definitiva.

Creo que mi antipatía por la economía, desde un punto de vista lógico, no es del todo correcta, porque no ha sido consecuencia de un estudio crítico, tampoco ha sido el fruto de un proceso de análisis de ésta, en tanto ciencia, sino, más bien, de lecturas relacionadas con situaciones coyunturales, de medidas asumidas por los organismos y unidades de intermediación financiera que, en gran medida, han afectado la calidad de vida de los ciudadanos.

Cuando, por alguna razón, grandes empresas fracasan, el estado acude en su auxilio para rescatarlas y tratar de salvar su capacidad productiva y minimizar así los efectos desastrosos causados a la economía del país de que se trate.

Tal como ocurrió en los Estados Unidos en el año 2008, cuando el banco de inversión Lehman Brothers, se declaró en bancarrota.

O el caso de la quiebra del Banco Intercontinental (BANINTER), que fue intervenido por las autoridades en la República Dominicana, en abril de 2003. Y todos recordaremos que la manera como se enfrentaron estos sucesos, en ambos países, fue con la intervención del estado.

Pero resulta que, en principio, el estado es el administrador de los fondos públicos, es decir, los dineros del pueblo. Lo que significa que es el pueblo, que realmente aporta los recursos para los rescates económicos de los ricos.

Me importa un carajo lo que digan los economistas más destacados del milenio, lo cierto es, que la economía no funciona de la misma manera cuando el caso es contrario, es decir, cuando la quiebra colectiva afecta a los que componemos al estado (el pueblo), los ricos no acuden a rescatarnos.

Por Daniel Rodríguez González

Compatir