Ud. está aquí: Opinion Columnistas Ni una más, ni una menos

Ni una más, ni una menos

E-mail Imprimir PDF
epifanida

Hace algunos días, un amigo muy querido, me pidió mi opinión con relación a la ola de feminicidios que en los últimos tiempos ha arropado a nuestro país.

Confieso que el tema no es de mi agrado, ya que a pesar de ser una profesional de la conducta, pierdo los estribos cuando veo que un desgraciado golpea a una mujer y esta se queda de brazos cruzados, y encima de todo esto, lo perdona.

Pero a lo mejor no se imaginan, que más que una mujer enamorada, sea una mujer enferma, la cual muchas veces arrastra muchísimos traumas de su niñez, y con una autoestima tan baja, que a veces cree que ese monstruo que la maltrata, es más de lo que ella se merece.

En ocasiones, uno cree que ese tipo de cosas sólo se ven en el país de uno, pero esta mañana, en la madrugada, vi un drama en un programa de la televisión colombiana, donde una jovencita (estudiante) se enamoró de un delincuente. El título de este artículo es el mismo de la dramatización.

Cuando ella intentó dejarlo, él la violó, luego empezó a acosarla, a amenazarla, y a pesar de las tantas denuncias que ella elevó ante la justicia, siempre terminaban dejándolo en libertad.

¿Resultado?...El tipo la mató, sin temblarle el pulso ni un momento, entonces encontraron la justificación para apresarlo.

Como no me gusta abordar este tipo de temas, hago una pregunta aprendida en el libro “Cosas Añejas”, de César Nicolás Penson: ¿Quién mató al padre Canales?...! La justicia de Santo Domingo!

No tengo más palabras…

Por Epifania de la Cruz
*La autora es psicóloga clínica

Blog:renacerparatodos.blogspot.com

Compatir