Ud. está aquí: Opinion Columnistas Día internacional de la juventud

Día internacional de la juventud

E-mail Imprimir PDF
rafelito

El 12 de agosto se celebra el Día Internacional de Juventud, fecha designada por la ONU a solicitud de la Conferencia Mundial de Ministros encargados de la juventud realizada en Lisboa del 8 al 12 de agosto de 1998, El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas en la resolución 54/120 crea el día internacional de la juventud.

El Secretario General de la ONU, António Guterres expresa en su mensaje a los jóvenes que “Las esperanzas del mundo están puestas en la gente joven. La paz, el dinamismo económico, la justicia social, la tolerancia: todo esto y más depende, hoy y mañana, de que aprovechemos la energía de la juventud. Más de 400 millones de mujeres y hombres jóvenes viven en entornos de conflictos armados o violencia organizada”.

Este mensaje conecta con el objetivo 11 de la agenda 2030 “Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles” necesitan los jóvenes de espacios de desarrollo sostenible, donde puedan realizar sus sueños, enmarcados en la educación, la cultura, el deporte, la salud, la vivienda, la tecnología, en un ambiente de paz y seguridad.

Es momento de asumir nuestra responsabilidad con la energía que nos caracteriza, transformar el entorno y la sociedad que nos ha tocado vivir, conquistando los espacios que nos corresponden y exigiendo las oportunidades que merecemos. En manos de la juventud está el presente y el futuro, la patria nos espera, es por eso que no podemos reusarnos a asumir la antorcha de la democracia, la justicia, la transparencia, La Paz, la creación de empleos y la Tecnología como fuente de creación de riqueza y conocimiento.

Para aprovechar las oportunidades es necesario prepararnos, formarnos en las áreas del conocimiento que necesita el país para su desarrollo, son necesarias también políticas públicas claras que impacten a los jóvenes generando empleos y oportunidades, eliminando la desigualdad; el estado y las empresas deben confiar en los jóvenes, crear plazas exclusivamente para ellos y aumentar los programas de pasantías, no exigir experiencia laboral cuando apenas se inicia en el área.

Construyamos juntos, caminos de esperanza, sueños, amor, tolerancia, seamos los puentes que facilitarán el camino a la juventud para alcanzar la felicidad.

Por Rafelito Valenzuela
*El autor es presidente de la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED)
.

Compatir