www.dominicanoahora.com

Síguenos

Viernes, 17 de Aug 2018

Ultima Actualización:05:47:33 AM GMT

Ud. está aquí: OPINION Columnistas Las calles abiertas por la CASSD

Las calles abiertas por la CASSD

E-mail Imprimir PDF
nelsido

Jamás habíamos visto tantas calles abiertas al mismo tiempo en barrios de la capital por parte de la Corporación del Acueducto de Santo Domingo (CASSD) bajo el supuesto argumento de buscar matrices y empalmar tuberías para llevar el líquido a depauperados sectores, en especial a los ubicados en la Circunscripción 3 del Distrito Nacional.

Calles, aceras y contenes de sectores como Villa María, Guachupita, 27 de Febrero, Las Cañitas, 24 de abril, entre otros, han sido destruidas por la CASSD, cuyo propósito en el fondo es enseñar que esta entidad está trabajando “para los pobres”.

El caso es que haciendo un recorrido por páginas y medios digitales en las redes sociales confirmamos que el arquitecto Alejandro Montas, director de dicha institución, tiene montada una prematura precandidatura a algo por las mismas redes sociales.

Ya se escuchan voces que dicen que este político aspira a la alcaldía de Distrito Nacional, mientras otros argumentan que es por la senaduría que va a correr en la próxima contienda electoral.

De seguro que la dirección de relaciones públicas y comunicaciones de la CASSD estará cabildeando ahorita para que al señor Montás se le rindan pleitesías, con dedicatorias de torneos deportivos y encuentros comunitarios en los propios barrios destruidos por su gestión.

Es verdad que en los barrios populosos de la capital confrontan serias dificultades para conseguir agua, dada la gran escases, pero ello no es motivo para que de repente una brigada de obreros se desmonte de una de una camioneta y sin mediar inicien el rompimiento de la calles, en las que al no encontrar lo que se busca la dejen rota y con los escombros tirados del otro lado.

Don Alejandro, no es con el método de la destrucción de calles y aceras que están hechas, la forma como usted ha de conseguir votos y adeptos, la que en vez de cosecharles simpatías lo que está es agenciándole repulsa de las vecindades.

Por Nélsido Herasme

Compatir