Ud. está aquí: OPINION Columnistas La corrupción ciega, sorda y muda

La corrupción ciega, sorda y muda

E-mail Imprimir PDF
salvador

Cuando el licenciado Danilo Medina Sánchez desarrollaba su campaña presidencial en el 2012 con mira a alcanzar la presidencia de la República, fue muy enfático en decir que corregiría lo que estaba mal, seguiría lo que estaba bien, que iba a hacer lo que nunca se había hecho y que hasta por rumor actuaría con sus funcionarios en cuanto a la corrupción se refería, pidiéndoles explicación y el que no se la rindiera de forma clara y convincente lo iba a destituir, pero para desgracia del país nada de eso ha pasado.

Estamos viendo a un presidente actual como si fuera ciego, sordo y mudo ante los escándalos de corrupción que manchan su gobierno, porque sus colaboradores le han fallado a él y al pueblo dominicano, debido a que la mayoría están en corrupción, no en gobernar el país bajo el esquema de la visión de estadista de Danilo, de ciudadano comprometido con su gente, trabajando de domingo a domingo en el Palacio Presidencial y recorriendo todo el territorio nacional a través de las Visitas Sorpresas, todo eso es en vano porque se ha hecho acompañar de colaboradores corruptos.

Ha sido para nosotros los dominicanos una gran decepción y preocupación ver cómo el gobierno de Danilo Medina ha estado envuelto en los más grandes escándalos de corrupción que administración alguna haya tenido en tan sólo cinco años de gestión, qué habrá pasado con Danilo que se muestra indiferente ante tanta putrefacción que daña los logros de desarrollo obtenidos por los gobiernos anteriores del Partido de la Liberación Dominicana, qué espera el presidente Medina para sentar un precedente que salve al país y de paso a él, y así poder quedar en la historia como un referente moral para las nuevas generaciones.

He aquí algunos de los escándalos de corrupción que han estremecido al gobierno de Danilo Medina: Caso Planta de Carbón de Punta catalina, Pro Competencia, Ministerio de Educación, Dirección de Aduanas Santiago, Odebrecht y Ángel Rondón con los 92 millones de dólares en sobornos, sobrevaluación en la remodelación del hospital Darío Contreras, la OISOE que provocó el suicidio del arquitecto David Rodríguez García, la Corporación Dominicana de Empresas Estatales (CORDE), la venta del sector Los Tres Brazos en Santo Domingo Este a la empresa Titulatec, así como también el Consejo Estatal del Azúcar (CEA), donde fueron asesinados en San Pedro de Macorís dos comunicadores.

La descomposición ha cruzado fronteras con el diplomático dominicano y miembro del PLD Francis Lorenzo el cuál se declaró culpable por estar involucrado en una red de sobornos en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y el más reciente es el de la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA) y su director Manuel Rivas, acusado de haber mandado a matar al profesor Yuniol Ramírez porque denunció la corrupción que había en esa institución durante su gestión.

Esta semana estalló el primer escándalo de corrupción de este año 2018 y fue en el Plan Social de la Presidencia bajo la dirección de Iris Guaba, con la venta de las cajas navideñas y las raciones alimenticias que son destinadas para los pobres, malversación de fondos que veníamos denunciando desde la gestión de Cesar Prieto y hasta la actual de Iris, ya que teníamos y tenemos informaciones privilegiadas de cómo ha operado la mafia en esa institución en ambas administraciones, según nuestra fuente en contubernio con un empresario muy poderoso que es a quien Prieto y Guaba le daban, y hasta prueben contrario, le dan todas las compras y ordenes de la institución en una especie de sociedad.

Lo mismo está pasando en el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI) y Olgo Fernández pero con modo operandi y actores diferentes. El gobernante Danilo Medina ha cometido un gravísimo error y es llenar su gobierno de amigos, empresarios y cuñados, no de peledeistas, eso ha desfigurado su administración y proyecta terminar mal si no hace los correctivos de lugar, acuñando la muy conocida frase que dice: “En la vida no es como se comienza, sino como se termina”.

Por Salvador Holguín

Compatir