Ud. está aquí: Opinión Columnistas A RAJATABLA: El año clave

A RAJATABLA: El año clave

E-mail Imprimir PDF
orion

Insisto en señalar que 2018 será un año decisivo que signará el comportamiento de la economía y de la gobernanza para el próximo decenio a partir del 2020 cuando la población concurra a las urnas a elegir nuevo Presidente, Congreso y poder municipal.

De lo que haga o deje de hacer el Gobierno y el partido oficial va a incidir grandemente en la bitácora del año electoral, más aun si se toma

en cuenta que en el 2019, los agentes económicos disminuyen su ritmo para determinar hacia donde se moverían los vientos.

En vez de unificar criterios en torno al ejercicio de una gestión de gobierno que cumpla cabalmente con las expectativas ciudadanas y de propios postulados partidarios, en el litoral oficial se ha instalado un Coliseo Romano donde gladiadores de tendencias opuestas pelean sin que los líderes coloquen el pulgar en dirección al cielo.

Son muchos los funcionarios que sobreponen propias agendas a la lealtad que juraron a la nación, al Presidente y al Partido, en tanto que el Comité Político y la dirigencia del PLD no cumplen con su papel de vanguardia en defensa del Gobierno.

Gobierno y Partido se dispersan cada uno por su lado, cada vez que la oposición política o intereses corporativos y mediáticos disparan fuego de distracción o cuando enrarecen el ambiente con gases sediciosos, como si uno expresara temor y el otro, complacencia.

Si el cuadro actual de confrontación y dispersión intrapartido y partido gobierno se prolonga o se agrava en 2018, entonces, unos y otros tendrán que recoger sus motetes mucho antes de 2020, por lo que desde ahora se aconsejaría que levanten sus propios muros de lamentos.

La gestión de Gobierno del Presidente Danilo Medina posee méritos de sobra para ser defendida por el Partido en todos los escenarios, con la condición quizás de que en 2018, el Palacio voltee rostro hacia el PLD.

El de Danilo es un gobierno democrático, respetuoso y promotor de libertades, que ha democratizado el crédito, impulsado la educación, la agropecuaria, el servicio hospitalario, la vivienda de bajo costo, al sector de intermediación financiera, instalado el servicio 911 y consolidado el crecimiento económico y la estabilidad monetaria.

En 2018, el Gobierno tiene el compromiso de cumplir con las expectativas ciudadanas referidas a sancionar la corrupción y el peculado, público y privado; imponer mayor control migratorio y garantizar seguridad ciudadana, mediante el combate a la delincuencia y criminalidad.

Partido y Gobierno deberían saber que 2018 es el año clave para reconciliarse con los sectores de la población que reclaman del PLD y de Danilo cumplir cabalmente con la promesa de promover una patria próspera, soberana, donde impere la ley, la democracia y la equidad.

Por Orión Mejía (orion_mejia@ hotmail.com)

Compatir