www.dominicanoahora.com

Síguenos

Viernes, 28 de Jul 2017

Ultima Actualización:06:36:42 PM GMT

Ud. está aquí: Opinión Columnistas A RAJATABLA: La izquierda delirante

A RAJATABLA: La izquierda delirante

E-mail Imprimir PDF
orion

En vez de elevar el contenido del debate público, sectores de la derecha política y de la izquierda delirante alientan el canibalismo político para que la discusión no se sustente en posiciones reflexivas, sino en el odio, en la afrenta y la infamia.

Juan Bosch nació tres veces: en 1909, cuando lo alumbró su progenitora; en 1935, cuando recopiló la obra de Eugenio María de Hostos y en 1970,

cuando estudió las obras de Marx, razones que lo definieron como un dominicano, patriota, humanista, educador y maestro de la política.

Desde antes de definirse marxista, Bosch enseñó al pueblo a definir el comportamiento político a partir del lugar que cada quien ocupa en las relaciones de producción, por lo que no utilizó las expresiones burguesía o proletariado, sino las de “tutumpotes” e “hijos de machepa”.

El fundador del PLD no inventó la lucha de clases en la sociedad dominicana, sino que la explicó científicamente, en palabras y conceptos que las masas pudieron asimilar, razón por la cual, cualquier chiripero de barrio era capaz de discutir de política con un izquierdista universitario.

Los libros “Crisis de la Democracia de América en República Dominicana”, “Composición Social Dominicana” y “Dictadura con Respaldo Popular”, son textos fundamentales para poder entender la realidad política y social al día de hoy e identificar quienes pueden ser aliados del pueblo y quienes sus enemigos.

Un segmento importante de las izquierdas de Brasil y de Venezuela sirvieron de punta de lanza a los propósitos de las oligarquías de esas naciones y de sus tutores imperiales. Creyeron que combatían la corrupción en tierra carioca y la dictadura en tierra de Bolívar.

En Brasil, destituyeron a la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, condenaron a Inacio Lula, el presidente que liberó de la pobreza a 40 millones de brasileños, mientras que el presidente actual representa la más abyecta corrupción.

En Venezuela, la oligarquía se aprovecha de la torpeza e ineptitud del presidente Maduro, para retrotraer esa sociedad a tiempos de la más cruenta explotación del hombre por el hombre, y los pobres retornarán a los cerros.

Aquí una izquierda acrítica, que recién estrena perfume Cartier, se ha aliado a la extrema derecha, a tal punto que copian su propio lenguaje político, basado en la campaña sucia, afrenta, infamia, con propósitos de interrumpir políticas públicas aplicadas por un gobierno de centro izquierda.

Muchos anos después, don Juan Isidro Jiménez Grullón admitió el grave error que cometió en 1963 al unirse a la extrema derecha en el golpe de Estado contra Juan Bosch, y escribió su tesis sobre la “falsa izquierda”. Estos pequeños burgueses, con ropaje izquierdista no tendrían ese valor cívico.

Por Orión Mejía

Compatir