Ud. está aquí: Opinión Columnistas Todo pasa

Todo pasa

E-mail Imprimir PDF
candida

La vida es muy efímera, pero nos envanecemos y creemos superiores a Dios. En ese ínterin de nacer y crecer hasta llegar a la adultez ocurren muchas cosas buenas y otras no tan halagüeñas. Es entonces cuando despertamos para llegar a la conclusión de que todo pasa.

Es bueno que durante ese paso por la vida el ser humano contribuya a que sus congéneres sean

cada vez mejores en las relaciones no sólo de pareja, sino con sus semejantes y por un mejor país fruto del trabajando.

No hay necesidad de que una sola persona lo quiera todo para él o ella. No se debeser egoísta. Es bueno contribuir a que los demás se abran camino al andar sin necesidad de embarrarse en nada negativo.

Si se reflexionase comprenderá que todo pasa. Muchas veces esos que disfrutan de todo el quehacer dejado por otros, forzosamente por el devenir de la muerte, son ascendientes muy lejanos y ajenos a lo poco que dormía el propietario inicial por estar trabajando en tus proyectos.

No es malo trabajar si se toman sus descansos- a pesar de que abundan quienes sostienen que trabajar es tan malo que hay que pagar para realizar gran parte de las faenas que mueven al mundo de manera tangible.

El fenecido Alberto Beltrán, un artista oriundo de Palo Blanco, de La Romana, refería en su canción “El Negrito del Batey” que “el trabajo lo hizo Dios como castigo”. Es obvio que si no se trabaja sería peor.

En ese trajín por la vida, sin dar mucha mente a que todo pasa para no caer en la “locura”, están los que gustan vivir “recostados” cogiéndolo suave y otros fajados de sol a sol. Los extremos no son buenos.

Lo primero es vivir en salud. Abundan quienes tienen abundancia material, pero una salud resquebrajada y sin solución porque “aparentemente” los principales problemas de salud no tienen cura o se estudia sobre el particular desde que cuba bailaba.

No se debe confundir con la falta de iniciativa y energía,lo que en el argot de la neurología se conoce como abulia, el trastorno de disminución de la motivación. La psiquiatría también refiere que la incapacidad de para tomar decisiones y ponerlas en práctica es “una alteración patológica de la voluntad, caracterizada por una ausencia total o parcial de la misma”.

Al margen del planteamiento precitado por la neurología y la psiquiatría, de lo que no tiene bagaje esta humilde servidora, lo importante es reflexionar en que todo pasa, que debemos ser solidarios y contribuir por un país mejor.

Un país mejor se consigue si todos trabajamos por su bienestar en las áreas respectivas a que estemos dedicados. Se debe cuidar el país como si fuera el propio hogar.

El país el propio hogar y por tanto debes cuidar sus ríos, sus árboles, las calles y avenidas limpias…y hacerlo tan tuyo que sea tu principal orgullo. En fin amarlo como se ama a la madre, porque aunque todo pasa se debes dejar una buena contribución como ciudadano. No destruyendo, sino haciendo. Cuando siembras un árbol, por ejemplo, estás contribuyendo. Lo mismo que cuando cierra el grifo para que el agua no se desparrame en tu hogar. Todo pasa, pero dejas tus frutos.

Por Cándida Figuereo

Compatir